jueves. 27.01.2022 |
El tiempo
jueves. 27.01.2022
El tiempo

Arte y ciencia para niños

David Ballesteros
David Ballesteros
‘Experimenta’ y ‘Tecnología creativa’ son dos de los talleres que se encuadran en la iniciativa Mini Pazo Club y que tienen como objetivo fomentar la autonomía, la proactividad, la crítica o la sensibilidad entre los niños participantes

La posibilidad de adentrar a los niños en el mundo de la ciencia o el arte existe gracias a dos de los cinco talleres que ofrece el Mini Pazo Club: ‘Experimenta’ y ‘Tecnología Creativa’, para los que aún quedan plazas disponibles.

El primero de ellos contará con 30 sesiones, mientras que el segundo dispondrá de 22 clases y ambos serán impartidos durante las mañanas de los sábados. Su cuota de inscripción es de 80 euros y se puede realizar en dos pagos.

EXPERIMENTA’. Itziar Ezquieta Llamas es la encargada de dirigir el obrador ‘Experimenta’, un proyecto que nació hace dos años y que "pretende ser un laboratorio de ensayo en torno al arte, en donde se provoque un continuado desarrollo de autoaprendizaje, de autonomía creativa, de asombro y de juego. En él no se fija la atención en el producto resultado, sino que se promueve el desarrollo de los procesos, haciendo intervenir diversas técnicas cognitivas".

El acercamiento de los niños al lenguaje artístico contemporáneo y a la cultura visual son dos de los objetivos que se buscan en el taller, el cual se posiciona como innovador dentro de su campo ya que intenta ir más allá del dibujo, del modelado y de la construcción. A pesar de que estos son aspectos que también se trabajan en el mismo, lo que realmente se pretende es "crear un espacio que produzca un conocimiento interdisciplinar abierto", porque la finalidad principal es "fomentar la sensibilidad, la mirada de personalidades activas, creativas, curiosas, críticas y reflexivas... ávidas por descubrir, experimentar y conocer" siempre a través de la disciplina del arte.

Tal y como señala Ezquieta, ‘Experimenta’ crea un ambiente que tiene varias singularidades, entre las que se hallan la particularidad de las instalaciones o la figura del docente-artista como mediador. Destaca, además, que la ubicación en la que se sitúa el Pazo da Cultura supone algo muy beneficioso porque su cercanía con la Illa das Esculturas propicia que se lleven a cabo actividades vinculadas con este entorno, además de muchas otras, como pueden ser los trabajos propiamente plásticos o diversos proyectos de intervención urbana. Por otro lado, el obrador se imparte cerca de una sala de exposiciones, lo que conlleva muchos aspectos positivos, puesto que se puede disfrutar de un acercamiento directo con las obras, además de tener la posibilidad de contactar con diversos artistas. En general, se trata de un cómputo de elementos que ayudan a crear una vivencia enriquecedora con la que los participantes pueden disfrutar y aprender.

‘Experimenta’ ya cuenta con experiencia de años anteriores, algo que, como apunta Ezquieta, ha servido para "construir un lugar dinámico, un espacio creado por y para los niños y que está en continua transformación. Se trata de un taller de arte diferente".

TECNOLOXÍA CREATIVA’. El Mini Pazo Club incluye como gran novedad este año el espacio de ‘Tecnoloxía Creativa’ impartido por David Ballesteros, quien anima a apuntarse a esta actividad, puesto que, según indica, se trata de una "oportunidad única". Ballesteros muestra su satisfacción con la propuesta del Pazo da Cultura por "abrir la puerta para todo tipo de alumnos inquietos intelectualmente. Aquí no buscamos crear expertos, sólo ofrecer a los estudiantes la posibilidad de descubrir un mundo fascinante y que en el futuro será una de las principales salidas laborales. Es importante fomentar las vocaciones tecnológicas desde que los chicos son pequeños y estamos convencidos de la validez de nuestro modelo formativo".

Lo que ‘Tecnología Creativa’ ofrecerá a los participantes será la posibilidad de iniciarse dentro del mundo de la tecnología de una forma manipulativa y experimental. Para lograr eso, se realizarán experiencias prácticas, algo que conseguirá que los alumnos estén en contacto directo con esta disciplina desde un primer momento: "Cada día de actividad los alumnos tendrán que enfrentarse a un desafío tecnológico que les permitirá adquirir nuevos conocimientos a la par que juegan e indagan".

De hecho, tendrán la posibilidad de crear robots, fabricar plastilina conductora o crear videos en ‘Stop Motion’. Uno de los puntos fuertes de este taller reside en los métodos utilizados, pues se emplea el concepto innovador STEAM (acrónimo de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas), que impulsa uno de los museos más importantes del mundo en relación con estas ciencias: el Exploratorium de San Francisco. Además, la propuesta también "sigue el modelo educativo que promueve la Lomce".

Ballesteros incide en la idea de que este taller no se centra en potenciar ciertas habilidades, sino que lo que realmente interesa es "fomentar una serie de valores y aptitudes en los estudiantes. Queremos formar alumnos solidarios, que sepan trabajar en equipo, que sean curiosos y que demuestren ganas de aprender. Además, uno de los objetivos es que estos vayan ganando autonomía en su capacidad de toma de decisiones". Para eso, estarán guiados por un profesional proactivo y que minimiza en todo momento el miedo al error y que sabe captar la atención de los participantes.

Arte y ciencia para niños
Comentarios