La Artesa regala galletas a cambio de adornos de Navidad

La idea de este intercambio, que se llevará a cabo este miércoles, surgió hace cinco años y se ha convertido ya en una tradición en la ciudad 
 
La dueña de La Artesa con las galletas que se regalarán este años y los adornos de ediciones anteriores. GONZALO GARCÍA
photo_camera La dueña de La Artesa con las galletas que se regalarán este años y los adornos de ediciones anteriores. GONZALO GARCÍA

Con el objetivo de implicar a sus clientes en la decoración navideña del establecimiento, La Artesa puso en marcha hace cinco años la iniciativa de regalar una galleta de mantequilla a cambio de un adorno de Navidad

"La idea se le ocurrió a mi hermana, Sabela, que dijo que estaría guay para interactuar con la comunidad", explica la propietaria del establecimiento, Lidia Fariña.

Un proyecto que surgió de imprevisto y que se ha convertido ya en una tradición en este negocio. "Nos dimos cuenta de que era una muy buena iniciativa, tanto para los clientes como para nosotros. Al final los niños nos pueden hacer dibujos y es algo muy divertido que genera espíritu navideño comunitario, que, además, hace más falta que nunca porque está todo muy triste y la calle no está nada decorada", añade la dueña.

"Hace más falta que nunca porque está todo muy triste y la calle no está nada decorada"

Y con el propósito de no convertir la tienda "en un mercadillo", todo el que quiera participar debe ceñirse a un requisito: los adornos tienen que ir a tono con la tienda, es decir, tienen que ser de madera, de color rojo o blanco.

"Yo al principio pensé que esto sería un caos porque cada uno iba a traer lo que quisiese y después yo me volvería loca ordenándolo todo por colores, pero mi hermana me dijo que era buena idea marcar unas pautas de cómo queríamos que fuese, y así lo hicimos. Fue algo sorprendente", asegura Fariña.

Los adornos tienen que ir a tono con la tienda, es decir, tienen que ser de madera, de color rojo o blanco

Y es que además de que esto no deja de ser "un cariño que tenemos con nuestros clientes", al final la ciudadanía se vuelca con la iniciativa y dedica gran parte de su tiempo a buscar adornos navideños para llevar a La Artesa.

"La gente nos trae unos adornos preciosos. Los mayores los compran pero los peques se lo curran mogollón porque los hacen ellos mismos".

"Los mayores los compran pero los peques se lo curran mogollón porque los hacen ellos mismos"

Entre los elementos más repetidos entre los más pequeños, "hacen muchas cosas con madera, pintas las pinzas de la ropa, las cucharas de madera, traen bolas transparentes y les meten dentro algún detalle, como palomitas...", señala la propietaria.

Entre los recuerdos más destacados, "una niña que el año pasado trajo unas castañuelas hechas con foam, u otros peques que les pusieron una foto nuestra a uno de los adornos".

"Está muy guay porque ves que la gente piensa en ti, que les hace gracia la iniciativa, y que se vuelcan en encontrar algo que nos vaya a gustar", añade.

"La gente se vuelca en encontrar algo que nos vaya a gustar"

La mayoría, clientes habituales

Lo que más enorgullece a Fariña es que la gente que más se implica en adornar su negocio son sus clientes habituales, que sienten esta iniciativa como si fuese suya. 

"A veces viene gente que no conocemos, que se pasa por la tienda este día y nunca más, pero el 90% de las personas que vienen son de las que vienen a tomar el café todos los días o a desayunar los sábados", asegura la empresaria, que reconoce que "al final conseguimos hacer esa reciprocidad con la gente".

Con forma de cascanueces

En cuanto a las galletas, estas son de mantequilla y cada año Fariña innova una nueva decoración. En esta ocasión, la propietaria de La Artesa ya ha elegido el diseño. "Cada Navidad vamos variando y esta hemos decidido hacer galletas con forma de cascanueces", explica.

"Cada Navidad vamos variando y esta hemos decidido hacer galletas con forma de cascanueces"

Además, para quienes sean unos amantes de estas fiestas, el establecimiento pontevedrés ofrece infinidad de productos ambientados en la Navidad.
"Somos de las pocas tiendas de la ciudad en la que todos nuestros dulces están tematizados con la Navidad". "Aquí es como si hubiera vomitado un unicornio navideño", bromea Fariña.

"Aquí es como si hubiera vomitado un unicornio navideño"

La previsión es hacer entre 100 y 120 unidades
El primer año que Lidia Fariña puso en marcha esta iniciativa, se superaron con creces sus expectativas. "Dejé una viga de la tienda para decorarla con los adornos que nos trajesen y al final tuve que poner tres vigas. De hecho, al mediodía tuve que repetir galletas porque no llegaban".

Ante tal acogida, la propietaria de La Artesa confía en que este año "se regalen entre 100 y 120 unidades", pero si hiciesen falta más "las haríamos al momento".

Por el momento, las ganas de participar están muy latentes entre los clientes, ya que "hay gente que ya lleva dos o tres semanas diciéndome que están buscando adornos". Esto podría significar que este año se superarán de nuevo todas las previsiones.

Cabe señalar que el establecimiento pontevedrés solo recogerá hoy los adornos navideños, y, "en cuanto me los traen, ya los colgamos en la pared".

Estos se unirán a los de años anteriores, "que ya los fui colocando por las paredes".

En este sentido, Fariña insiste en que "es una pena que no se hagan más cosas así, y más en una ciudad tan pequeña como la nuestra".

Comentarios