'Telebrindis', radio y ordenador: así despiden el año los pontevedreses con covid

La pandemia deja un récord de más de 4.500 personas infectadas y confinadas en la víspera de Nochevieja ► Marisco a domicilio y muchas videollamadas son algunos de los antídotos contra la soledad para los que pasan las fiestas aislados
Julio Piñeiro en su habitación. CEDIDA
photo_camera Julio Piñeiro en su habitación. CEDIDA

Cenar con el ordenador sobre la mesa con la familia y los amigos al otro lado de la pantalla, comprarse un cotillón por Internet, poner la radio para escuchar las campanadas en la habitación o recibir un centollo en la puerta en la Nochevieja más extraña son algunas estrategias que utilizarán los contagiados por covid para despedir el año.

La sexta ola de la pandemia por coronavirus deja ya más de 4.500 personas contagiadas y, por lo tanto, confinadas en sus casas, en la víspera de la celebración del Fin de Año.

Los hay que no pierden el sentido del humor y optan por el 'telebrindis', otros prefieren dejar pasar las fiestas sin demasiadas celebraciones confiando en que en la despedida de 2022 haya más motivos para celebrar.

"No meu caso estou confinado polo risco de contaxio unicamente, porque os síntomas que teño son como os dun catarro normal, así que vou cear igual", cuenta Julio Piñeiro, pontevedrés aislado en su habitación de la casa en la que convive con su familia, que ha dado negativo aunque su padre comienza a tener síntomas compatibles con el covid.

Quienes viven acompañados pueden escuchar las conversaciones de sus familiares a través de las paredes, o incluso verlos a distancia y con mascarilla. "No meu caso podo saír ao xardín e airearme un pouco cos cans", explica Piñeiro.

Laura Rilo, también de Pontevedra, pasa la cuarentena con su pareja y sus dos gatos, que le hacen compañía. Aunque no está para celebraciones, sí se muestra impaciente por comenzar un nuevo año y su mayor preocupación ahora mismo, más que las fiestas, es la tienda que regenta, Capsula Studio, y que ha tenido que cerrar.

A la enfermedad en sí misma se unen las pérdidas en plena campaña de Navidad. "Llevaba mucho tiempo yendo de casa al trabajo, sin más relación, porque sabía que si me contagiaba tenía que cerrar", lamenta. 

Por su parte, Marcos Silva, de Marín, tratará de mantener el espíritu navideño todo lo que pueda. "Compraré un cotillón por Internet, me pondré el gorro y el matasuegras y haré videollamadas", cuenta.

Su Nochebuena ya fue más reducida de lo habitual por el incremento en los contagios y el Fin de Año lo pasará solo en casa. "Tengo un piso amplio y por lo menos voy a estar cómodo", se consuela.

Julio Piñeiro, diagnosticado de covid en Nochebuena: "Escoitaba aos meus paisno salón, non me sinto só"

A Julio Piñeiro el covid lo pilló justo un día antes de la Nochebuena. Un test de antígenos positivo, cuyo diagnóstico luego confirmó una PCR, lo mantuvo encerrado en su habitación durante toda la Navidad.

"Non me sentín só, meus pais cearon no salón e eu escoitábaos e incluso fixemos algunha videochamada", cuenta Piñeiro sobre la noche del 24 de diciembre. "O que cambiou con respecto ao menú doutros anos é que non puiden brindar", explica.

Pese al confinamiento, tomó marisco y vino que sus padres le dejaron en la puerta de la habitación. "Non perdín o olfato nin o gusto nin o apetito", explica Piñeiro, que pasa la enfermedad con los síntomas propios de un catarro y sin más complicaciones.

Aunque tiene hoy una segunda revisión telefónica con su médico de cabecera, Piñeiro cree que también tendrá que pasar el Fin de Año confinado, al no cumplirse todavía el período de diez días de cuarentena (que ahora será reducido a siete).

Además, cuenta que su padre ha comenzado a sentir síntomas y está pendiente de hacerse una PCR. Sus planes para Fin de Año son similares a lo que ya hizo en Nochebuena. "O que estou pensando é que para tomar as uvas vou tratar de escoitar as badaladas pola radio, para ir máis sincronizado porque a televisión por internet vai con algo de retraso".

Aunque no pueda salir en Fin de Año, confía poder estar recuperado para Reyes. "Para min esa noite é como un sábado calquera, aínda que te arregles un pouco máis", cuenta. Lo que sí lamenta es no poder encontrarse con algunos amigos que viven fuera y con los que solo puede verse en estas fechas.

Laura Rilo, confinada desde el martes: "Me preocupa cerrar mi tienda por las pérdidas"

Laura había reducido sus contactos al máximo desde antes de la Nochebuena con la esperanza de librarse del coronavirus. "Lo que más me preocupaba era tener que cerrar mi tienda por las pérdidas, y más en esta época. Solo trabajo yo y, si no estoy, no ingreso, pero el alquiler hay que pagarlo igual...", cuenta.

Sin embargo, la propietaria del estudio de piercings Capsula Studio comenzó a sentirse mal hace unos días. Tenía dolor de estómago y el martes, en Urxencias de Montecelo, tras dos tests de antígenos dudosos, una PCR confirmó que tenía covid.

undefined

"Mi primera reacción fue montar un drama, solo pensaba en la tienda, pero el personal del hospital me trató muy bien", cuenta. Sus planes para Nochevieja consistían en cenar con unos amigos.

Ahora "nos dejarán una centolla en la puerta a mí y a mi pareja, que se ha confinado conmigo porque seguramente también esté contagiado", explica Rilo que no tiene ganas de fiesta.

"Por un lado estoy deseando que se acabe 2021, aunque también me han pasado cosas buenas, pero ya no tenía previsto salir de fiesta, iba a estar solo con unos pocos amigos", explica la joven , que asegura haberse cuidado mucho en las últimas semanas.

"Solo iba de casa al trabajo y aun así me he contagiado, tengo el cuerpo raro y Laura Rilo junto a sus gatos. cedida me duele todo", lamenta.

Marcos Silva, de Marín: "Me compraré un cotillón por internet y practicaré el 'telebrindis'"

‘Telebrindis’. Es el nuevo término que acaba de acuñar Marcos Silva. Tras dar positivo en un test de antígenos el pasado lunes, este miércoles esperaba la confirmación de una PCR con la certeza de que pasará la Nochevieja confinado.

"Me compraré un cotillón por Internet, haré videollamadas a mis amigos y telebrindaré", explica. Sus planes para el 31 de diciembre eran pasar la noche con su familia directa, pese a que otros años se juntaban hasta 30 personas entre primos y tíos.

MARCOS SILVA

"Ahora mi familia directa ya está valorando no reunirse por si hay alguien más contagiado", explica. Por otra parte, asume con filosofía que la celebración del fin de 2021 no podrá ser ni parecida a otras veces. "Ya sabemos como funciona este virus, ya el año pasado tuvimos que adaptarnos a las nuevas circunstancias" cuenta.