Así será el futuro de Santa Clara

El viejo convento será la séptima sede del Museo de Pontevedra y expondrá fondos arqueológicos, pinturas y esculturas guardadas en salas de reserva, además de nuevas colecciones. También exhibirá los hallazgos que explican la transformación y la historia del recinto desde su origen en 1271.

Las autoridades del Concello y la Deputación, este miércoles en Santa Clara. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Las autoridades del Concello y la Deputación, este miércoles en Santa Clara. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Santa Clara se transformará en museo. Los estudios arqueológicos confirman que el antiguo convento reúne las condiciones necesarias para convertirse en la séptima sede museística de Pontevedra. El anuncio lo hizo este miércoles el vicepresidente de la Deputación, Cesáreo Mosquera, en una comparecencia conjunta en la vieja iglesia en la que también estaban el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores; la presidenta de la Deputación, Carmela Silva; el director del Museo, Juan Manuel Rey, y la jefa de Xestión Administrativa del Museo, Sonia Mateos. 

"O uso museístico practicamente é obrigado. Todo o que apareceu aquí fai que Santa Clara en si mesmo sexa un museo e foi levando a que esa primeira hipótese sobre a que estabamos traballando se confirmase. É unha inmensa noticia", destacó Mosquera, que se mostró "contento e emocionado" por la nueva etapa que afrontará el cenobio.

El Concello transferirá todo el conjunto monacal a la Deputación, que será la encargada de la gestión y el mantenimiento del recinto. Para ello, ambas instituciones firmarán un convenio de cesión. El acuerdo no solo contempla el uso museístico de Santa Clara. También permitirá que el Ejecutivo municipal pueda utilizar las instalaciones para otras actividades. 

 El Concello cederá todo el conjunto a la Deputación, que lanzará un concurso internacional de ideas para su rehabilitación integral

Una vez formalizado el traspaso de la titularidad, el siguiente paso será el lanzamiento de un concurso de ideas internacional para la rehabilitación integral del edificio. "Queremos que sexa canto antes", indicó Mosquera, que evitó poner fecha a esta licitación. El borrador, que ya está listo, está pendiente de los correspondientes informes técnicos. Entre ellos, el de Intervención. 

Lo que sí hará la Deputación es reclamar un gran pacto institucional para la reforma de Santa Clara. Su presidenta, Carmela Silva, avanzó que en los próximos Orzamentos provinciales habrá partidas para las obras. La socialista instó a la Xunta y al Gobierno central a aportar fondos para este proyecto. "Este é un espazo único para a provincia que se vai recuperar para a xente. Non será un museo da Deputación, senón un museo para Pontevedra, para a provincia e para toda Galicia. Queremos que a rehabilitación que se faga aquí sexa un referente a nivel mundial", afirmó. 

¿Cuál será el coste?

La restauración del convento también se presentará a alguna convocatoria de fondos europeos. Aunque todavía no se han hecho los estudios preliminares, Mosquera dijo este miércoles que el presupuesto de la intervención en todo este ámbito podría igualar o superar al del Edificio Castelao, la sexta sede del Museo, que se adjudicó por algo más de 12,8 millones de euros, pero que acabó costando más. En todo caso, el objetivo es que el proyecto se ejecute "canto antes" y de una tacada, para evitar que los plazos se alarguen si se realiza por fases. 

Al igual que Silva, el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, animó al resto de administraciones a participar en las obras del conjunto monacal, que el Concello compró a la Orden de las Clarisas el 1 de diciembre de 2021 por 3,2 millones de euros. "É responsabilidade de todos poñer en valor este patrimonio que temos no centro da cidade", dijo tras aplaudir la colaboración institucional "excepcional" entre el Concello y la Deputación, que quiere reproducir al mismo nivel con el resto de las instituciones. 

El regidor del BNG dijo estar "como un neno con zapatos novos" por los futuros usos de Santa Clara, cuya incorporación al patrimonio público definió como "a maior operación urbanística de Pontevedra dende o século XIX", cuando la Alameda y sus zonas verdes se abrieron a la ciudad. También agradeció públicamente al exedil nacionalista Vicente Legísima García y al actual concejal de Urbanismo y Patrimonio Histórico, Xaquín Moreda, sus gestiones para negociar la compra del cenobio con las clarisas. 

¿Qué se exhibirá en el convento?

Por su parte, el director del Museo de Pontevedra, Juan Manuel Rey, confirmó que en paralelo al convenio de cesión, su equipo trabajará en el futuro plan funcional y de usos de Santa Clara. El objetivo es que la institución que dirige "dea un salto ao museo do século XXI e vexa subsanadas as taras que aínda ten dende o punto de vista do espazo e do funcionamento".

Aunque todavía está en una fase "embrionaria", la idea que manejan los técnicos es que el convento no solo albergue los fondos arqueológicos de la provincia, como estaba previsto, sino que también se pueda exhibir obras de arte guardadas en salas de reservas (como pinturas o esculturas) y nuevas colecciones artísticas. El nuevo museo también aspira a exponer las piezas halladas en el recinto explicando a los futuros visitantes la transformación y la historia del cenobio desde su fundación en el año 1271.

Más de doce hectáreas en el centro urbano

El antiguo convento de Santa Clara ocupa más de doce hectáreas en el centro de Pontevedra. La planimetría hecha por el Concello revela que el recinto se levanta sobre una superficie de 12.787,89 metros cuadrados. De ellos, 12.575,21 se encuentran dentro de la zona amurallada y los 212,68 restantes extramuros, es decir, que se corresponden con los accesos y con los jardines que hay al lado de la calle. 

Santa Clara tiene una superficie construida de 5.602,84 metros cuadrados. Son 1.183,84 más de los que figuraban en los registros.

Actividades culturales y de ocio en la iglesia

La antigua iglesia de Santa Clara mantendrá su programa de actividades culturales y de ocio. Es uno de los acuerdos que han alcanzado el Concello y la Deputación en el marco del convenio de cesión del conjunto monacal, que pasará a manos del Museo. 

El vicepresidente provincial, Cesáreo Mosquera, aseguró que el templo podrá ser utilizado durante ciertos días al año. Los detalles de cómo y cuándo se podrá emplear este espacio todavía no han trascendido. 

El recinto dejó de acoger misas y otros actos religiosos en 2017, año en el que la Orden de las Clarisas abandonó el convento tras el traslado de sus dos últimas inquilinas. Tras cerrarse la compra del cenobio, el Concello abrió la iglesia a su primer acto público: una conferencia sobre urbanismo. En ella participaron responsables de la fundación Placemaking Europe. La música, el cine, la danza y teatro regresarán al templo en programaciones futuras.

Los jardines se abrirán al público con dos accesos

Los jardines de Santa Clara se abrirán al público. En total, 10.005,3 metros cuadrados de espacios verdes, que representan cerca del 80% de la superficie total del antiguo convento, y en los que hay al menos una docena de árboles de todo tipo. Entre ellos, cuatro secuoyas iguales a las que se plantaron en el Bosque de Colón (Poio) en 1992 para conmemorar la llegada a América. El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, confirmó que esta zona dispondrá de dos accesos: uno por la Praza de Barcelos y otro por la propia calle Santa Clara

Esta última entrada será posible gracias a la negociación que el Concello ha abierto con el Arzobispado de Santiago para habilitar un paso a través de la vivienda que Obras Misionales Pontificias tiene al lado del convento. La casa es propiedad de la Iglesia y el Gobierno local ha mostrado interés por comprarla, una operación que las autoridades eclesiásticas en Compostela no contemplan por el momento. Su adquisición no entró en la operación de compra del cenobio porque no era de la Orden de las Clarisas. 

Vista de la casa de las misiones. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Vista de la casa de las misiones. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"O noso obxectivo era mercar o edificio. Pero está a cousa máis dura. O que si hai é un compromiso de abrir unha entrada por esta zona", aseguró Lores al ser preguntado por la prensa. 

La casa de las misiones es del siglo XVIII y de estilo neoclásico. Tiene dos plantas y en su día servía de alojamiento al obispo cuando visitaba la ciudad y de residencia para el capellán de la iglesia de Santa Clara. Según la Vicaría, las asociaciones católicas Legión de María y Adoración Nocturna emplearon el edificio para sus reuniones. Las cofradías de fieles guardaban allí andas y prendas de Semana Santa. 

En la actualidad, el edificio tiene oficinas desde las que se impulsan campañas para recaudar fondos para financiar el trabajo que los misioneros de la Iglesia realizan en distintos países del mundo. La principal es la del Domund.