Sábado. 18.08.2018 |
El tiempo
Sábado. 18.08.2018
El tiempo

El auge de peregrinos obliga a usar el pabellón del Sagrado Corazón como albergue

Hospitaleros atendiendo a peregrinos. CHRISTIAN FERNÁNDEZ
Hospitaleros atendiendo a peregrinos. CHRISTIAN FERNÁNDEZ

"Cuando vi que no tenía plaza me quedé muy sorprendida", explica una caminante asturiana, que reivindica un servicio de reservas de camas

El auge de peregrinos que realizan el Camiño Portugués obligó este sábado a utilizar el pabellón del colegio Sagrado Corazón como albergue. La instalación central, situada en la calle Otero Pedrayo, registró un lleno total debido a la llegada masiva de caminantes. El centro, de carácter público, dispone de 56 plazas, que suelen llenarse durante el verano y en algunos períodos del otoño y la primavera.

"Cuando llegué al albergue y me dijeron que estaban completos me quedé muy sorprendida. Es la cuarta vez que hago el Camiño y, salvo en una ocasión, en Ribadeo, nunca me habían derivado a otro lugar", comenta Aida Fernández Rubio, una joven asturiana que el pasado viernes inició la ruta xacobea desde Tui y que reivindica un servicio para reservar plazas en los albergues públicos.

Aida y un grupo de compañeros procedentes de Canarias tuvieron que ser realojados en el Sagrado Corazón, uno de los dos pabellones que se habilita en la capital para hacer frente al repunte de peregrinos durante la época estival. El otro es el de A Xunqueira.

"Finalmente optamos por quedarnos aquí porque irnos al siguiente punto de descanso, en Barro, era demasiado", señala la joven peregrina, que destacó el "trato fenomenal" de la Policía Local, que fueron los encargados de abrir la instalación para dormir.

El albergue de Pontevedra dio cobijo a 13.647 personas durante el año pasado. A ellas se sumaron otras 2.410 que durmieron en los pabellones de A Xunqueira y el Sagrado Corazón.

El Camiño Portugués sigue estando de moda. En 2017 eligieron la ruta lusa 65.951 personas, un 21% más que durante el ejercicio anterior

El Camiño Portugués sigue estando de moda entre los caminantes. En 2017, la ruta lusa batió un nuevo récord. Un total de 65.951 peregrinos pasaron por la capital de las Rías Baixas, lo que supone un 21% más de las 52.138 que lo hicieron durante el ejercicio anterior.

El repunte de este itinerario obligará a la Xunta a mejorar su seguridad vial para prevenir accidentes. Turismo de Galicia prevé eliminar los puntos negros de las carreteras de la provincia de cara al próximo Año Santo, esto es, 2021.

El Gobierno gallego trabaja en la señalización y mejora del firme en muchos ámbitos de esta ruta, que cuenta con unos once tramos de riesgo para los peatones. Las zonas más sensibles se encuentran en ayuntamientos como Redondela, Pontevedra, O Porriño, Mos, Barro, Soutomaior y Caldas de Reis.

El auge de peregrinos obliga a usar el pabellón del Sagrado Corazón...