Aumentan los diagnósticos de cáncer de mama, pero "la supervivencia ha mejorado"

El Chup detecta una media de cuatro casos a la semana y asiste a pacientes cada vez más jóvenes, por debajo incluso de los 40 años ► Más del 90% se operan y una de cada cinco se somete a una mastectomía, pero el pronóstico es cada vez más esperanzador ► Cuando la enfermedad está localizada "la supervivencia a cinco años supera el 99%" y los tratamientos "han avanzado mucho", asegura la doctora Teresa Fernández, coordinadora de la Unidad de Mama
Trabajadoras de la unidad de Oncología se visten de rosa para hacer un llamamiento a la "lucha por la vida". DP
photo_camera Trabajadoras de la unidad de Oncología se visten de rosa para hacer un llamamiento a la "lucha por la vida". DP

El diagnóstico de tumores de mama ha aumentado en todo el territorio comunitario y, como uno podría presagiar, Pontevedra no corre la suerte de ser una excepción. El Complexo Hospilatario Universitario de Pontevedra detecta una media de cuatro casos a la semana y, según el Observatorio del Cáncer, el año pasado 758 mujeres de la provincia fueron diagnosticadas de cáncer de mama, el tumor con más incidencia en el sexo femenino.

La cirujana coordinadora de la Unidad de Mama del Chup, Teresa Fernández, precisa que los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) dicen que en 2022 se localizaron en el país 35.000 casos nuevos, lo que permite presagiar que "aproximadamente una de cada nueve mujeres vamos a tener un cáncer de mama". En el caso concreto del Chup, el año pasado se diagnosticaron 227 tumores de este tipo, un 18% más que en 2020, pero con un importante matiz ya que, según advierte la doctora Fernández, "no todo es negativo", sino que en los últimos años "la supervivencia ha mejorado". En los casos en los que la enfermedad está localizada en la mama, "la supervivencia a los cinco años es del 99%", y en los casos en los que la enfermedad es invasiva pero sin metástasis la supervivencia es del 84% a los diez años; "unos buenos resultados tratándose de un cáncer", subraya la especialista.

Ahora se detectan casos con menos de 40 años

La edad media de diagnóstico se situó el año pasado en Pontevedra en los 58 años, la cifra más baja de los últimos tres ejercicios. Y aunque no hay "datos significativos" que confirmen el descenso de la edad, la percepción de los profesionales es que ahora la enfermedad también se descubre en personas más jóvenes. "El año pasado tuvimos diez pacientes menores de 40 años y en 2021, once. Hace una década, este grupo de edad casi no existía", advierte Fernández.

El 31% de los diagnósticos llegan a través del plan de cribado del Sergas, mientras que otro 40% llega a través del plan de vía rápida que tiene implantado el Sergas para distintos tumores, incluido el de mama. En este caso, las pacientes acceden a la Unidad de Mama derivadas desde el médico de familia o cualquier consulta de hospital, y la mayoría son examinadas en el plazo de siete días.

Una de cada cinco mujeres se someten a una mastectomía

El grueso de los cánceres de mama, más de un 90%, son intervenidos quirúrgicamente, y el tipo de operación varía en función del tamaño, tipo, localización del tumor y las condiciones médicas de la paciente.

La mastectomía (extirpación de la glándula mamaria) también es bastante frecuente. De hecho, fue indicada en 49 pacientes pontevedresas el año pasado (el 22% del total), aunque Fernández subraya que "esto no siempre va ligado a un peor pronóstico". En muchos casos la mastectomía se lleva a cabo en tumores muy iniciales "porque su extensión en la mama no deja otra elección", y en otros casos por las características del pecho.

En cualquier caso, siempre que oncológicamente sea posible y la paciente quiera, el equipo de cirugía pontevedrés realiza una reconstrucción inmediata con prótesis de la mama en la misma intervención, con el fin de "reducir el impacto psicológico y no someter a la paciente a una espera y otra intervención para reconstruirse".

La quimioterapia se personaliza y se anticipa a la cirugía

Los tratamientos de quimioterapia también han experimentado cambios. Cada vez es más frecuente que las sesiones se realicen antes de la cirugía y que las indicaciones sean más personalizadas, mientras que "los tratamientos más agresivos se indican menos", explica la coordinadora de la Unidad de Mama del Chup.

Excepto la hormonoterapia, que se mantiene durante una media de cinco años, la radioterapia suele ser el tratamiento final para los tumores que son tratados con cirugía conservadora y algunos de cirugía radical. En estos casos, las pacientes son derivadas al hospital de referencia (en este caso al área sanitaria de Vigo) aunque en este campo también se esperan cambios con la apertura del nuevo hospital Gran Montecelo. Fundamentalmente, por la puesta en marcha de los servicios de Radioterapia y Medicina Nuclear, con los que se podrá poner fin a los desvíos que se hacen en la actualidad para realizar radioterapia y marcajes isotópicos (una técnica que permite localizar ganglios centinela).

La doctora Fernández añade que en los últimos años "se ha avanzado mucho" en el abordaje del cáncer de mama y que los avances se aplican día a día. Actualmente los tumores se pueden clasificar con más precisión, lo que permite individualizar los tratamientos, y al mismo tiempo han aparecido fármacos que atacan las células tumorales y dejan indemnes a las células sanas. "Ahora ya nos parece normal usar los fármacos diana y en breve nos podrá parecer normal usar la biopsia líquida o hablar de la aplicación de la terapia de CAR-T, que se ensayará a partir del 2024 en España", afirma la especialista.

La Asociación Española Contra el Cáncer pide "no bajar la guardia"

En el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) volverá a reivindicar que El Rosa es más que un color con el objetivo de devolver la identidad movilizadora asociada a este color.

Fuentes de la organización indican que, gracias al "rosa", se han conseguido grandes avances frente al cáncer de mama, pero que es necesario contar con "más investigación, detección precoz y apoyo para responder a la realidad de los pacientes que conviven con esta enfermedad y sus familias".

La asociación subraya que el cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer en todo el mundo y que tiene "especial incidencia en mujeres en edades comprendidas entre los 45 y 65 años". Gracias a los programas de cribado, afirma que se ha conseguido mejorar la detección y el diagnóstico de forma temprana, aumentando así la esperanza de vida. Sin embargo, subraya que " no hay que bajar la guardia" y que, entre otras cosas, es clave participar en los programas de cribado, destinados actualmente a la población de entre 45 y 69 años.

Además, considera necesario "mejorar el conocimiento sobre el cáncer de mama triple negativo, el cáncer más agresivo y que cuenta con mayor capacidad de crecimiento y proliferación".

2.927: Es el número de personas de la provincia que atendió el año pasado la delegación de Pontevedra de la AECC, de las que el 20% están relacionados con cáncer de mama. Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, varios voluntarios han repartido información y lazos conmemorativos en farmacias, centros de salud y los servicios de Oncología, Ginecología y Paliativos del Hospital Provincial.

Este jueves, coincidiendo con la efeméride, la entidad ubicará mesas informativas en el Hospital Provincial, la Residencia Ballesol de Poio y puntos de venta de Carrefour e Hiperfroiz y Gadis. Además, se formará una cadena humana en los Soportales de la Praza da Ferrería a las 12.00 horas, el domingo el Club Cisne Balonmano y el Pontevedra FC lucirán camisetas conmemorativas.

Primera causa de muerte: Según datos de la AECC, el año pasado se diagnosticaron en la provincia 6.413 tumores, siendo los más numerosos los de colon y recto (937), próstata (791), mama (758) y pulmón (664). En los países avanzados el cáncer ya es la primera causa de muerte, superando a las enfermedades cardiovasculares. En España se calcula que la mortalidad subirá un 41%, llegando a las 160.000 muertes en 2040.

¿Cómo funciona la Unidad de Mama?

La Unidad de Mama del Chup es un grupo multidisciplinar que fue impulsado hace dos décadas por la doctora Gutiérrez Solana y que ahora mismo está coordinado por la cirujana Teresa Fernández. Cada semana varios de sus integrantes participan en un comité, que evalúa cada caso positivo y consensúa el que considera el mejor tratamiento.

Acto seguido, una de las cirujanas informa a la paciente sobre el tipo de tumor que padece y de qué forma se va a abordar. Por norma general, esa primera consulta suele rondar los 45 minutos aunque, según precisa la coordinadora, "no tiene límite de tiempo, porque consideramos que la información y el acompañamiento son pilares fundamentales". Las consultas de oncología también tienen un peso muy importante en todo el proceso, pues son las que se encargan de controlar y hacer un seguimiento del tratamiento oncológico.

Una red de apoyos: El equipo intenta aligerar el peso de la burocracia, agilizando todo lo relacionado con papeleo y citas. Además, cuenta con una enfermera especializada en salud mental para las pacientes que lo necesitan y facilita el acceso a servicios como rehabilitación o ginecología, incluso después de recibir el alta. "Las adoptamos para casi toda la vida", asegura Fernández. La Unidad, que acaba de ser acreditada como un área multidisciplinar, está integrada por profesionales de Cirugía, Radiología, Oncología, Radioterapia, Anatomía Patológica y Enfermería. Además, cuenta con la colaboración de especialistas de la Unidad del Dolor, Rehabilitación, Ginecología y Psiquiatría, de técnicos y de personal de quirófanos y salas de tratamiento.

Comentarios