sábado. 25.09.2021 |
El tiempo
sábado. 25.09.2021
El tiempo

Las auxiliares de Ence empiezan a hacer números: "Esto será el desastre"

El presidente del Grupo Nogar, Víctor Nogueira, y el copropietario de Montajes Rías Bajas, Cándido Farto. DP
El presidente del Grupo Nogar, Víctor Nogueira, y el copropietario de Montajes Rías Bajas, Cándido Farto. DP
Advierten de que "la amenaza del cierre es seria y puede ser inmediata" y auguran que la salida de la pastera detonaría "una crisis sin precedentes" en toda la comarca ►El comité de Navia comparte que "el traslado no es una posibilidad"
La amenaza del cierre que planea sobre la planta de Ence suscita una enorme preocupación en el grupo de empresas externas que trabajan con la pastera, en las que ya se empiezan a echar cuentas sobre el impacto de un posible cese.

El Grupo Nogar, una de las mayores generadoras de empleo en la Autoridad Portuaria de Marín, forma parte de las sociedades que resultarían damnificadas por la marcha de Ence, aunque según advierte su presidente, Víctor Nogueira, la magnitud del golpe sería mayor y colectivo: "El cierre tendría impacto en toda la comarca, que es la gran perjudicada. Si se va Ence, Pontevedra perderá una industria con una enorme capacidad de generación de puestos de trabajo y de rentas, y no solo se notará en las empresas con las que trabaja. Se notará en los restaurantes, las tiendas, las panaderías... Las consecuencias serán terribles", advierte el empresario.

El Grupo Nogar es el actual concesionario de la terminal que utiliza Ence para exportar la pasta de celulosas, por lo que se vería abocado a buscar alternativas para cubrir este nicho de negocio. No obstante, Nogueira insiste en que más que un problema individual, en realidad la hipotética salida de la pastera pondría en jaque la economía de toda la comarca. "No conozco ninguna alternativa al cierre y tenemos ejemplos muy claros y muy cercanos de que cuando una empresa como esta cierra lo que llega es la pobreza", añade.

Nogueira, presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar, considera que "todavía hay opciones" para revocar la sentencia de la Audiencia Nacional en el Supremo, pero también estima que "la amenaza del cierre es seria y puede ser inmediata". De hecho, insta al PSOE y BNG, los partidos que considera que "han generado esto", a que presenten algún plan para paliar el cese de Celulosas. "No vale tirar la piedra y esconder la mano. Si hay alternativa en el entorno, que la planteen. Lo demás es una trampa", subraya.

REAJUSTES DE PLANTILLA. Cándido Farto, uno de los propietarios de Ingeniería y Montajes Rías Bajas secunda la opinión de que el cierre de Celulosas tendría una "enorme repercusión". En su caso particular, la empresa tiene en la pastera un equipo fijo de entre 15 y 20 personas que se ocupa de labores de mantenimiento, a las que suma un refuerzo puntual de entre 120 y 140 trabajadores que se desplazan a Lourizán todos los años para participar en la parada técnica. "Además, realizamos para ellos trabajos en taller y también nos contratan para labores de reparación y mantenimiento en las plantas de Huelva y Navia", indica el portavoz.

Montajes Rías Bajas factura a Ence Pontevedra "varios millones de euros", que representan un 15% de la facturación total. Por eso Farto no oculta que un supuesto cierre de la empresa "nos afectaría mucho" y "seguramente provocaría un reajuste de la plantilla", integrada actualmente por 150 trabajadores. Además, el empresario comparte con Nogueira el tipo de repercusiones que tendría en la comarca: "¿En qué se convertiría Pontevedra? ¿En un parque para venir a pasear y sentarse en las terrazas?", plantea a preguntas de este periódico. La empresa, que realiza labores de mantenimiento y grandes reparaciones, trabaja en España y otros países, como Francia, Portugal o Eslovaquia.

PLATAFORMA. La plataforma proindustria, en la que están representadas las auxiliares de Ence, augura que la marcha de Celulosas "llevaría a Pontevedra y a la comarca a una crisis sin precedentes". "Esto será el desastre. Y no solo en términos de empleo o economía, donde el impacto será brutal, sino también a nivel social. Ence cuenta con un fondo social que representa una ayuda muy importante para asociaciones de todo tipo y, si se va, todo eso desaparecerá", indica el vicepresidente de la plataforma Agustín Nogueira.

La organización comparte con la compañía que "el traslado es inviable" y brinda "todo el apoyo" a la empresa en la batalla judicial.


El 28% del PIB de Pontevedra
Según "los últimos datos" que ha recabado la compañía, Ence representa el 28% del PIB de Pontevedra y aporta más de 33 millones de euros en impuestos a las arcas púbicas. Es uno de los principales exportadores de Galicia, con ventas al extranjero superiores a los 200 millones, cada año reporta 122 millones a 35.000 productores gallegos de eucalipto.

434.718
Es el número de toneladas que puso el año pasado en el mercado, la mayor parte a través de la Autoridad Portuaria, donde representa el 19% del tráfico portuario.

Empleo
Ence tiene en plantilla a 450 trabajadores, de los que cerca de 250 trabajan en la fábrica y casi 200 en oficinas. A estos se añade un montante similar de empleados de empresas que trabajan en la fábrica de forma regular y cerca de 4.000 indirectos que se reparten entre el ámbito forestal, (unos 2.100), el área industrial y logística.

El comité de Navia comparte que "el traslado no es una posibilidad"

La plantilla de la fábrica que tiene Ence en Navia (Asturias) ha recibido como una "muy mala noticia" la sentencia de la Audiencia Nacional que ha declarado nula la prórroga de la concesión de Lourizán. "Es un palo para todo el grupo, pero sobre todo para los trabajadores", señala el presidente del comité de la fábrica, Javier Rodríguez, perteneciente a CC OO.

El portavoz del plantel asturiano asegura que, al igual que ha ocurrido en Pontevedra, nadie en Navia se esperaba "este veredicto" y que, a expensas de conocer qué decide el Tribunal Supremo, "creemos que Ence ha defendido bien su postura". "Se ha explicado muchas veces que el traslado de la fábrica no es una posibilidad, porque trasladar significa construir una planta nueva y eso implica hacer una inversión que ahora mismo no es posible asumir a nivel del grupo", explica Rodríguez, quien todavía se muestra "sorprendido por cómo la justicia se ha alineado de esa manera, sugiriendo que la factoría se puede trasladar a otro lugar".

El sindicalista considera que "en el peor de los casos" los trabajadores de Pontevedra podrían trasladarse al complejo fabril asturiano, situado a 280 kilómetros de la ciudad del Lérez. El problema es que ni habría espacio para los 450 empleados que trabajan de forma directa en Lourizán ni sería una recolocación inmediata.

La factoría está trabajando a pleno rendimiento y al máximo de su capacidad, y el único proyecto que está ahora mismo sobre la mesa es la construcción de una planta para la fabricación de viscosa en la que está prevista la contratación de entre 120 y 150 trabajadores y la producción de 200.000 toneladas anuales de viscosa de celulosa para productos de carácter higiénico-sanitario.

La previsión de la empresa de ampliar producción en Navia si los tribunales confirman el fin de la concesión de Lourizán quizás podría modificar la hoja de ruta prevista, pero por el momento en la planta asturiana no se ha evaluado la posibilidad de aumentar la fabricación de pasta de papel. En todo caso, Rodríguez considera que el cierre de la planta de Pontevedra "no será inmediato", sino que la factoría seguirá activa mientras no obtenga una sentencia firme en contra. "El precio de la pasta está muy alto, con lo cual no interesa parar la producción".

Las auxiliares de Ence empiezan a hacer números: "Esto será el...
Comentarios
ç