El bar del Club Naval de Pontevedra se convertirá en un local de ocio nocturno

Los empresarios Carlos Fontán y Javier Mori transformarán la cafetería del Club Naval de Pontevedra en un espacio polivalente donde habrá sesión vermú, 'tardeo' y discoteca ► Las restricciones del Peprica han llevado a ambos empresarios a tomar la decisión de abrir nuevas puertas fuera del casco histórico
Carlos Fontán y Javier Mori, en la cafetería del Club Naval de Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera Carlos Fontán y Javier Mori, en la cafetería del Club Naval de Pontevedra. DAVID FREIRE

La cafetería del Club Naval de Pontevedra cambia radicalmente su imagen. El propietario del Bruc, Carlos Fontán, y el dueño de Ítaca Copas y Artik Club, Javier Mori, reabrirán en verano este establecimiento, pero lo harán como un local polivalente donde habrá sesión vermú, tardeo y discoteca.

Los hosteleros han tomado esta decisión a raíz de los problemas que está sufriendo el ocio nocturno en el casco histórico por el Peprica

 

"Sabemos cómo está la legislación actual en Pontevedra y pensamos que había que ser ágiles y moverse a las afueras de la zona monumental, y la ubicación perfecta es esta. Es un puerto deportivo que no tienen todas las ciudades, que es un auténtico privilegio, y que aquí no estaba explotado", afirman.

El local tendrá el nombre de Sala Zennet, en alusión a "cenet, que es paraíso en turco, y a cenit, que es el punto más alto del sol". 

Sesión vermú, 'tardeo' y horario nocturno

"La idea es abrir en tres sesiones, a las 12 horas en sesión vermú; también el tardeo, que es algo que está muy de moda en todas las ciudades y que aquí tenemos una laguna porque no se está focalizando como debería; y también la noche, como local de ocio nocturno”, explica Fontán.

"Habrá reservados, un escenario y un camerino para traer artistas de nivel nacional", añade Mori.

El objetivo, reconocen, "es recuperar la capitalidad comarcal que tenía Pontevedra, porque no se están trayendo grandes artistas. Esta ciudad se ha quedado fuera de las giras de grandes artistas, todos se van a las afueras, a Vigo, Vilagarcía, Poio, Sanxenxo… pero no Pontevedra".

Para conseguirlo, tratarán de llevar a cabo un amplio programa cultural, más allá del ocio nocturno. "Intentaremos que nos den la licencia con el horario de apertura más amplio posible", apuntan.

Los empresarios tienen una concesión por 10 años y, aunque dependen del proyecto técnico —que "presentaremos la próxima semana"—, prevén que el local tenga capacidad "para más o menos 450 personas". En cuanto a las características del establecimiento, "habrá una barra grande y otra premium, que estará al lado de la zona vip, donde habrá reservados".

A mayores, explican, "vamos a acristalar toda la terraza para que la gente no tire nada a la ría y la cubriremos también con un toldo para poder utilizarla los 365 días del año".

Mensaje de "tranquilidad" a los vecinos

Como son conscientes de la preocupación que puede generar entre los vecinos la reforma del Club Naval, los hosteleros quieren enviar un mensaje de "tranquilidad".

"Para que nos den la licencia del horario de apertura más amplio posible, tenemos que cumplir una normativa súper exhaustiva, cumpliendo, entre otros requisitos, una acústica adecuada", aclaran.

Aunque teniendo en cuenta "lo estricto que es el Peprica", los hosteleros advierten de que "o se modifica la ley o todos los que están en el casco histórico van a acabar yéndose a las afueras, porque ahora mismo es muy complicado convivir con el resto de negocios que hay y con los vecinos".

Comentarios