Blanca Ana García se convierte en la nueva presidenta de la AECC en Pontevedra

La nueva dirigente tratará de reforzar el reto de la entidad, que es alcanzar el 70% de supervivencia para el próximo 2030
Blanca Ana García. DP
photo_camera Blanca Ana García. DP

El Consejo Nacional de la Asociación Española Contra el Cáncer ha aprobado el nombramiento de Blanca Ana García como presidenta de la Asociación en Pontevedra en sustitución de Carmen Abeledo. Desde la Asociación pontevedresa han querido agradecer la labor y el esfuerzo realizado por la anterior presidenta quien estuvo al frente de su mandato con gran dedicación y trabajo.

"Salvar vidas es el objetivo de nuestra Asociación y por este motivo se ha propuesto el reto de superar el 70% de supervivencia para el año 2030. Desde Pontevedra vamos a contribuir a este reto aumentando nuestra actividad en la prevención del cáncer, en el apoyo y acompañamiento a la persona enferma y su familia e impulsado la investigación oncológica. Estamos seguros de que con el apoyo de nuestra sociedad, solidaria y comprometida, vamos a poder conseguirlo", afirma la nueva presidenta.

Al igual que su antecesora, Blanca Ana García tiene formación sanitaria, ya que es A.T.S. (Ayudante Técnico Sanitario) por la Universidad de Santiago y ha dedicado gran parte de su carrera al mundo de la gestión en el sector de la salud.

Ejerció durante 21 años como directora gerente de la red de clínicas de fisioterapia Fimega y ocupó puestos directivos en el grupo Vithas o en Valorar-T.

Además, Blanca Ana García ha compatibilizado su trabajo con la Vicepresidencia de la Asociación Nacional de Clínicas Privadas sin internamiento (ANCSSI) y la presidencia honorífica de la rama gallega de dicha asociación (ACESGA).

El trabajo de esta entidad en la comarca pontevedresa

La Asociación Española Contra el Cáncer en Pontevedra trabaja diariamente por y para el paciente, ofreciendo de manera gratuita, sus servicios como acompañamiento a pacientes y familiares, atención social, apoyo psicológico, logopedia y fisioterapia.

En la provincia de Pontevedra, el pasado año, 6.448 personas fueron diagnosticadas de cáncer.

Todo esto es posible gracias a la implicación de sus más de 600 voluntarios, a la solidaridad de los 13.675 socios en la provincia y al compromiso de las entidades público-privadas que se solidarizan con los pacientes con cáncer y sus familias.

Además, desde la asociación se trabaja visibilizando la realidad de los pacientes, respondiendo a sus necesidades y paliando las desigualdades socioeconómicas que agrava el cáncer.

Actualmente, la AECC de Pontevedra tiene su sede en la calle Eduardo Pondal número 64 bajo y, desde el pasado 15 de noviembre cuenta con un rastrillo solidario en A Peregrina, un comercio efímero donde vende todo tipo de productos donados por la población con el único objetivo de recaudar fondos para sufragar las distintas actividades que ofrece la entidad, a coste cero, a todos los pacientes oncológicos que así lo necesiten.

El local, que abre de lunes a sábado de 10.30 a 13.30 horas y de 17.30 a 20.30 horas estará abierto hasta mediados de enero. Este cuenta con la colaboración de 60 voluntarios.

Salvo ropa, calzado y enciclopedias (que no se aceptan en esta edición), el rastrillo tiene a la venta todo tipo de productos: bolsos, libros, juguetes, pequeños electrodomésticos, bisutería...

Los precios parten desde un euro y, al margen de la causa solidaria, la oferta reúne auténticas gangas.

El mercadillo lleva años consolidado en la agenda de acciones que desarrolla la entidad, pero habitualmente cambia de ubicación y este año se ha situado en el corazón de la zona monumental, en el número dos de la calle A Peregrina. El establecimiento es algo más pequeño que otros emplazamientos utilizados en ediciones anteriores, pero como contrapartida, la organización confía en sacar rédito a la localización y elevar la recaudación.

El año pasado la caja cerró con 12.698 euros, el mejor dato tras la pandemia, aunque el récord está fijado en los 18.000 euros.

Comentarios