El BNG reclama a la Xunta la reforma total de la carretera vieja de Marín

Bará eleva al Parlamento la exigencia de una senda peatonal en el margen derecho de la PO-546, soluciones al tráfico ciclista, mejoras en las intersecciones y un mirador hacia la ría
Ciclista circulando por la carretera vieja de Marín. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Ciclista circulando por la carretera vieja de Marín. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El estado de la carretera vieja de Marín regresa al Parlamento gallego. El BNG acaba de presentar una iniciativa para reclamar a la Xunta la reforma integral de toda la PO-546, cuya situación sigue provocando quejas por parte de los vecinos.

"O estado da estrada autonómica PO-546 é moi deficiente ó paso polo concello de Pontevedra. Trátase dunha vía con moitas eivas en materia de seguridade, sobre todo para o tránsito peonil e ciclista; carece de beirarrúas e arcéns transitables; ten carencias en materia de sinalización e alumeado e as marxes presentan un estado de absoluto abandono", afirmó este lunes el diputado del Bloque, Luís Bará, a través de un comunicado de prensa, en el que compara la situación del vial entre Pontevedra y Marín. "En tanto o treito pontevedrés leva practicamente 40 anos sen que se lle puxese a man enriba, máis alá duns metros de beirarrúas que incumpren a normativa de accesibilidade, na zona de Marín estase a realizar a urbanización do treito da PO-546 que corresponde coa avenida de Concepción Areal mediante un convenio entre a Xunta e o Concello, cun investimento de 1,6 millóns de euros, dos que a Administración autonómica pon o 80%", señaló.

El BNG quiere que el Gobierno gallego cree una senda peatonal de entre 1,5 y 2,5 metros de ancho en el margen derecho de la carretera, en dirección Marín. Para ello plantean el uso de arcenes en algunos tramos o la creación de un paseo volado debido a los desniveles que habría que salvar. Esta alternativa podría hacer necesaria la expropiación de algunos terrenos, una opción que los nacionalistas piden que se estudie.

En la reforma integral de la carretera, que soporta una importante intensidad de tráfico debido a los camiones que van a Ence, también se solicita la mejora de las intersecciones con otras vías. Concretamente en cinco ámbitos: la zona de Mollavao entre el puente del tren y la urbanización de Ponte Muíños; el tramo del núcleo de A Igexa, "no que existe moi pouco espazo dispoñible entre a calzada e as vivendas"; el lugar de O Roxo, de acceso a este núcleo, a la sede de O Areeiro y a la Carballeira; el núcleo de Os Praceres, "no que compre reordenar o estacionamento e dotar de beirarrúas" esta área, y el paso por la traza urbana de Estribela, "no que é necesaria a urbanización completa".

La iniciativa del Bloque también reclama un tratamiento específico para el margen derecho entre Mollavao y Ponte Muíños; la creación de un mirador hacia la ría cerca de la gasolinera; el estudio de soluciones para garantizar la movilidad ciclista por el vial y la posibilidad de renovar las redes de agua y alcantarillado.

La situación de la PO-546 ha generado distintos enfrentamientos entre el Concello y la Xunta. La Consellería de Infraestruturas cedió en junio de 2018 un 590 metros de este vial, denominado Rosalía de Castro, entre la rotonda de Manuel del Palacio y el puente del ferrocarril. Aquel traspaso obligaba a Pontevedra a mantener dicho tramo, que será objeto de una reforma. La ampliación de aceras y la apertura de un nuevo vial hacia la PO-11, que aún no tiene el permiso de Costas, se anunció en 2017.

Comentarios