Boa Vida se zambulle en las rebajas tras superar sus desafíos navideños

Las tres tiendas de la asociación distribuyeron 7.800 juguetes dentro de la campaña solidaria, superando los 6.000 que se habían fijado en diciembre
Personal de Boa Vida durante la preparación de los juguetes en la campaña navideña. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Personal de Boa Vida durante la preparación de los juguetes en la campaña navideña. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La asociación Boa Vida ha superado con creces sus expectativas más optimistas y ha destrozado la barrera de los 6.000 juguetes vendidos el pasado año en la campaña solidaria, que era el desafío de esta edición. Finalmente, fueron 7.800 los artículos vendidos entre un amplio abanico de clientes llegados desde diversos puntos de la provincia.

"Confiamos en que la cifra no se quede ahí y que ahora aún pueda crecer más, gracias a la promoción que tenemos en marcha", indica Lourdes Bustamante, coordinadora de las tres tiendas de la oenegé, situadas en A Seca, 3, Santa Clara, 35 en Pontevedra, y San Roque, 11 en Vilagarcía.

Se refiere a las rebajas de enero, que también han llegado a Boa Vida. "Nos quedan unos 1.500 juguetes en nuestros almacenes y los ofrecemos con un 50% de descuento hasta el 31 de enero", señala la voluntaria, tras reiterar su satisfacción por la respuesta ciudadana recibida durante las últimas semanas.

Esta temporada de descuentos se lleva a cabo porque, según detalla Bustamante, "nuestra intención no es guardar los juguetes en un almacén hasta el año que viene, sino que llegue a los máximos destinos posibles. La verdadera ganancia radica en que los regalos estén en casa de quienes los quieren utilizar".

En cuanto a las preferencias de los clientes, hay un producto que se lleva la palma de largo: el patinete, que se podía conseguir desde 10 euros. También triunfan los puzzles, los cuentos infantiles, los coches eléctricos, las construcciones de Lego y los Playmóbil.

Boa Vida recibe las donaciones efectuadas altruistamente por la población y sus empleados se encargan de adecentar, limpiar, arreglar y embalar los juguetes para ofertarlos en sus tiendas a precios mucho más asequibles que en los negocios de primera mano.

Sobre el perfil de cliente, la coordinadora matiza que "no tiene nada que ver con lo de hace años, cuando mayoritariamente se trataba de familias con bajo poder adquisitivo. Hoy en día por la puerta entran personas de todas las clases sociales, que están comprometidas con el medio ambiente y que ven que esta es una compra responsable".

Comentarios