Los bomberos hacen cantera a base de solidaridad y simpatía con los más pequeños

El Parque Municipal celebró una jornada de puertas abiertas con la que recaudó alimentos y otros productos para los niños que más lo necesitan

Un bombero ayuda a una niña a sostener la manguera en una jornada de puertas abiertas. GONZALO GARCÍA
photo_camera Un bombero ayuda a una niña a sostener la manguera en una jornada de puertas abiertas. GONZALO GARCÍA

PONTEVEDRA. Si hasta ahora la de bombero ya era una de las profesiones preferidas por los niños, desde ayer en Pontevedra esa afición se ha multiplicado por mil. El motivo: una jornada de puertas abiertas celebrada en el Parque Municipal de Bombeiros de la capital del Lérez, con la que los efectivos del cuerpo de emergencias se ganaron la simpatía y la admiración de unos cuantos centenares de pequeños y pequeñas.

Hace ya seis años que la entidad empezó a llevar a cabo esta iniciativa con el objetivo de mostrar el parque desde dentro a los ciudadanos y que estos sepan cómo trabajan sus integrantes, cuáles son las tareas que desempeñan y cómo utilizan sus equipamientos.

«Una vez al año abrimos las puertas del Parque para que la gente sepa lo qué hacemos y vea cómo se invierte una parte de sus impuestos», relató Darío Gil, uno de los bomberos que participó en la actividad.

Aunque la convocatoria atrajo a familias completas, sin duda los más impresionados fueron los niños y niñas, que no dudaron en aprovechar la ocasión para sentirse bomberos por un día. Para eso, los efectivos del parque pontevedrés no solo les explicaron cómo hacen para apagar fuegos, rescatar a personas atrapadas, excarcelar a víctimas de accidentes y realizar otras labores de emergencia, sino que también les dejaron ponerse sus cascos, subirse a sus camiones e incluso manejar las mangueras con las que sofocan los incendios, eso sí, con ayuda para controlar la presión del agua.

«A los niños les encanta todo lo que les mostramos, pero con lo que más disfrutan es manejando la lanza de agua. En esta edición, como en las anteriores, la respuesta de la gente está siendo magnífica y, de hecho, la actividad gusta tanto que muchos pequeños repiten todos los años», añadió Darío Gil.

Además de para abrir las puertas del Parque, la jornada sirvió para conseguir un objetivo solidario, puesto que los Bombeiros pontevedreses aprovecharon para llevar a cabo una recogida de productos infantiles que se entregarán a Redeaxuda Pontevedra (que aglutina a diversas ONG) y a la Asociación Boa Vida, que se encargarán de distribuírlos.

El resultado no defraudó, pues fueron muchos los bienes reunidos (alimentos, artículos de higiene, ropa, calzado, juguetes...) todos ellos dirigidos exclusivamente a los niños.

Comentarios