Los Bomberos de Pontevedra reclaman más personal para atender el servicio

Los profesionales denuncian varias situaciones en las que tuvieron que desdoblarse para atender varias emergencias a la vez ► El Concello asegura que la dotación es "suficiente" para el municipio
Una intervención reciente de los Bomberos en Pontevedra. GONZALO GARCÍA
photo_camera Una intervención reciente de los Bomberos en Pontevedra. GONZALO GARCÍA

En la madrugada del 24 de febrero, a las 4.30 horas, la dotación de guardia del Parque Municipal de Bomberos de Pontevedra recibió una llamada de alerta sobre un incendio en la calle Virxe do Camiño. De inmediato, un equipo compuesto por un cabo, dos bomberos y dos conductores se movilizó con la autobomba y la autoescalera.

En ese fuego se rescató a una persona del interior de la vivienda, con graves quemaduras e inconsciente, al cual se le realizaron las maniobras de reanimación hasta la llegada de los servicios sanitarios. Mientras el personal sanitario prestaba atención médica a la víctima, la dotación de bomberos, sin perder tiempo, se dedicó a extinguir el incendio en una habitación y a ventilar la vivienda siniestrada.

Justo en ese momento crítico, una nueva llamada de emergencia llegó a la central, por un accidente de tráfico en la N-550, con víctimas atrapadas dentro de un vehículo. En ese instante, la dotación de guardia se vio obligada a redoblar sus esfuerzos, abandonando temporalmente el lugar del incendio, volviendo al parque para coger el vehículo de rescate y dirigirse a toda prisa hacia el lugar del accidente, en el cual rescataron, junto con los servicios sanitarios, a dos personas del interior del vehículo. Al finalizar esta intervención volvieron al piso incendiado para realizar las tareas de remate y recoger el material.

Esta arriesgada maniobra, sin embargo, dejó constancia de una realidad preocupante: la falta de personal que, según señalan los protagonistas, se da en el servicio de Bomberos de Pontevedra. "La necesidad urgente de dejar atrás el material de extinción en el edificio para cambiar de vehículo en el Parque representa un grave obstáculo en situaciones de emergencia, provocando retrasos en la llegada de los equipos, escasez de seguridad y una exposición innecesaria a riesgos", afirman.

"En momentos de emergencia, cada minuto cuenta y puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte"

En esa misma guardia, por la tarde, se dio de nuevo el caso de dividir la dotación: un conductor y un bombero en un incendio en una vivienda en Cotobade y un mando con un bombero y un conductor cortando un árbol que corría riesgo de caída en Ponte Sampaio, dejando la ciudad de nuevo sin bomberos durante casi una hora.

"Esta lamentable situación no es nueva, y ha sido denunciada en repetidas ocasiones ante eventos críticos pasados, como el trágico accidente del autobús en Pedre o el devastador incendio de Pontesa. Es evidente que el personal de guardia disponible no es suficiente para hacer frente a los desafíos que surgen, y la ciudad de Pontevedra, confiada en recibir un servicio de calidad, se encuentra lejos de obtener la respuesta adecuada ante estas situaciones, con un servicio de bomberos con la menor dotación de guardia de todas las ciudades gallegas. En momentos de emergencia, cada minuto cuenta y puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte".

El Concello, sin embargo, mantiene que la dotación "é suficiente para o municipio".

Comentarios