viernes. 23.04.2021 |
El tiempo
viernes. 23.04.2021
El tiempo

La Brilat mantiene a punto la base Gabriel de Castilla en medio de la Antártida

Imagen del sargento Lobato en plena faena en la XXXIV Campaña Antártica. BRILAT OC
Imagen del sargento Lobato en plena faena en la XXXIV Campaña Antártica. BRILAT OC
La campaña militar y de investigación anual de Isla Decepción tiene a un sargento de la base pontevedresa al frente del mantenimiento

En 1988 se desarolló la primera edición de la Campaña Antártica, la misión militar más antigua de cuantas llevan a cabo de forma sostenida las Fuerzas Armadas españolas. Pocos efectivos, condiciones meteorológicas extremas y un nivel de aislamiento fuera de lo común son características de la actuación en Isla Decepción, en la que un grupo de científicos e investigadores apoyado por miembros del Ejército de Tierra llevan a cabo una labor fundamental a la hora de anticiparse a lo que puede ocurrir en el planeta en un futuro más o menos lejano.

En 2021 son 13 los militares que conforman la aportación de las Fuerzas Armadas en el seno de la Campaña. Todos ellos operan en la base Gabriel de Castilla, en la citada isla del Polo Sur, que solo puede abrirse durante unas pocas semanas cada año, en la estación más benévola en lo climático en aquellas latitudes. El 24 de enero, el sargento primero David Abdón Lobato Martín, miembro del Grupo Logístico VII de la Brilat, dio su ok para abrir las instalaciones a los científicos e investigadores en condiciones de seguridad. El integrante del acuartelamiento de Figueirido es el responsable del mantenimiento de todas las instalaciones de la mencionada base española en la Antártida, asegurándose de que cada uno de los módulos tenga todos los recursos necesarios a punto para el día a día en las condiciones extremas que allí se presentan.

La misión tuvo su aperitivo en una dura fase de preparación en España que se extendió durante varios meses, y en la que la Brilat, como cada año, tuvo un papel esencial. La base Gabriel de Castilla dispone de seis embarcaciones tipo zodiac, perfectas para el trabajo a temperaturas extremas, y necesarias tanto para el movimiento diario de los investigadores que operan sobre el terreno (algunos de ellos realizando proyectos para la Universidade de Vigo, por ejemplo) como para realizar la evacuación completa de toda la isla, en caso necesario, si se diese una erupción volcánica que así lo aconsejase. Para conocer bien el manejo de estos medios acuáticos, todos los militares que forman parte de la misión acuden a la playa de Pedras Negras, en San Vicente do Mar, para entrenarse en embarcaciones muy similares que aporta el Batallón de Zapadores de la base "General Morillo. Lo llevan haciendo así desde hace ya seis años, con notable éxito.

Los posibles avances del cambio climático se prevén investigando las fluctuaciones en este enclave del Polo Sur 

Tras el entrenamiento llegó el turno del viaje al Polo Sur, que se produjo en varias fases. Primero, una estricta cuarentena domiciliaria antes de las pruebas PCR. Después, avión hasta Chile, y desde allí, en el buque Hespérides, travesía marítima hasta Isla Decepción.

El mantenimiento de la base, labor del sargento Lobato, se antoja fundamental, pues la sensación térmica en la zona oscila entre los 5 y los 20 grados bajo cero durante toda la campaña. Su formación permite a los científicos realizar un completo estudio de la flora y de la fauna en aquellas latitudes con total seguridad.

La Campaña Antártica que se desarrolla en la base española Gabriel de Castilla es un ejemplo claro de la cooperación e integración entre distintos actores del mundo científico, universitario y militar, obteniendo resultados muy valiosos para la sociedad.

La Brilat mantiene a punto la base Gabriel de Castilla en medio de...
Comentarios
ç