viernes. 06.12.2019 |
El tiempo
viernes. 06.12.2019
El tiempo

Se buscan vigilantes para las Rías Baixas

Las inmediaciones de la playa fluvial acogieron un simulacro de rescate en el agua. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Las inmediaciones de la playa fluvial acogieron un simulacro de rescate en el agua. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Dirigir su futuro profesional hacia el ámbito sanitario o simplemente trabajar en verano son algunas de las motivaciones que llevaron a quince jóvenes a prepararse para ser vigilantes de las Rías Baixas

NOEMÍ LOVEIRA tiene 23 años, ha estudiado el ciclo superior de Turismo en el CIFP Carlos Oroza. Adrián Mato ha cumplido 20 años. Voluntario de Cruz Roja, duda entre estudiar un ciclo formativo de Integración Social o dirigir su carrera hacia el sector forestal. Miryam Tilve, pontevedresa de 19, prepara selectividad. En el futuro le gustaría formarse por la rama deportiva y/o sanitaria.

Son tres de los quince alumnos del curso de Socorrismo en Espacios Acuáticos Naturales que promueve Cruz Roja a través de su programa para personas desempleadas y que, si superan el curso, este verano vigilarán las playas de las Rías Baixas. Les mueve las ganas de trabajar "y de ganar algún dinero en verano", dice Noemí. Pero también "realizar una actividad relacionada con la salud y el deporte", apunta la más joven, que tiene clara su vocación. Adrián Mato, por su parte, ya formaba parte del equipo de salvamento y socorrismo de Pontevedra. No es la primera vez que trata de realizar este curso que tiene por objetivo formar a personas para que velen por la seguridad de los usuarios de zonas de baño público en espacios acuáticos naturales. Este curso es uno de los pocos de estas características que está homologado por la Xunta y cofinanciado por la Consellería de Economía. Sin subvención puede rondar los 1.200 euros, una cantidad inasumible para muchos jóvenes sin trabajo, tal y como explican los organizadores. En total, 25 personas se presentaron a las pruebas de acceso que incluyeron varias pruebas físicas y una entrevista personal.

"No son pruebas fáciles", explica Miryam. Así, los aspirantes tuvieron que superar una prueba de apnea a 17 metros de profundidad y recorrer 200 metros en menos de cinco minutos, entre otras.

"El objetivo del curso es formar a quince jóvenes para que puedan velar por la seguridad de los usuarios de las zonas de bño público en espacios acuáticos naturales", señala el monitor del curso

Once chicos y cuatro chicas de entre 18 y 40 años, procedentes de distintos puntos de la provincia se preparan desde el pasado mes de febrero para ser los vigilantes de las playas de las Rías Baixas. El curso tiene una duración de 420 horas teóricas prácticas y su objetivo es "facilitar un nivel adecuado de formación que acredite las competencias correspondientes para desarrollar su actividad profesional", desde Cruz Roja Pontevedra.

Así, esta semana los alumnos realizaron una de las prácticas de salvamento en las inmediaciones de la playa fluvial de Pontevedra. Se trataba de un simulacro de rescate en la que los aspirantes hicieron las veces de víctima y de socorrista y se emularon distintas escenas de peligro. "Nuestro objetivo es prevenir riesgos, y actuar cuando hay personas en situación de peligro", señala Adrián.

Con la ayuda de una zodiac dirigida por los monitores, se llevó a cabo el simulacro de rescate en el Lérez. Pero no fue la única actividad.

También la piscina de Pontemuíños acogió alguna de las actividades y diferentes espacios naturales habilitados para el baño en la provincia. El curso incluye formación en primeros auxilios y atención sanitaria para casos de picaduras y heridas. Tendrá continuidad con un módulo de prácticas que se llevará a cabo en Sanxenxo en los próximos días. La obtención del certificado de profesionalidad de Socorrismo en Espacios Acuáticos Naturales les habilitará para trabajar durante el verano.

"Es un curso muy dinámico. Tenemos horas de teoría, pero también bastantes prácticas para que puedas dominar situaciones de peligro dentro del agua", explica Adrián Mato, un alumno del curso

Aunque todavía no han concluido el curso, los aspirantes a vigilantes tienen previsto ir a las pruebas de selección que convocan concellos como el de Sanxenxo en los próximos días. Este municipio incrementará este verano el número de efectivos que velarán por la seguridad de sus arenales hasta llegar a un total de 70 profesionales entre socorristas y sanitarios. Nueve arenales sanxenxinos contarán con vigilantes a partir del próximo día 15.

En Pontevedra y Poio también se espera la contratación de numerosos profesionales en los próximos días para los arenales de Cabeceira o Lourido y las playas fluviales del Lérez y Pontesampaio.

Se buscan vigilantes para las Rías Baixas
Comentarios