La búsqueda de Moli se refuerza con más voluntarios y un dron: "Esto no parará hasta que aparezca"

El despliegue se focaliza ahora en Verducido y el Pontillón do Castro, donde varios transeúntes aseguran haber visto a la perra desaparecida hace una semana
El turista alemán desaplazó su autocaravana hasta O Pontillón para intentar que la perra encuentre su rastro. FRANCISCO PAPIRI
photo_camera El turista alemán desplazó su autocaravana hasta O Pontillón para intentar que la perra encuentre su rastro. FRANCISCO PAPIRI

"Están más cerca el uno del otro, solo falta que se encuentren". Con esta emotiva frase resumía Marta Sinés, una de las coordinadoras de la búsqueda de la perra Moli, la intensa jornada vivida este sábado. Justo cuando se cumple este domingo una semana de la desaparición de la mascota del turista alemán Guenter Storm, la ilusión por un desenlace feliz está más cerca que nunca. "Ya falta muy poco. Estoy segura".

Y es que la llamada a la implicación lanzada este fin de semana por los implicados en este gesto solidario tuvo gran repercusión y la batida organizada al mediodía del sábado desde el parque de autocaravanas contó con un notable refuerzo de colaboradores: hasta 60 llegaron a participar en los distintos rastreos desarrollados en turno de mañana y tarde.

Uno de los participantes incluso reforzó el despliegue con un dron, para tener una perspectiva aérea que contribuyese a localizar al asustado animal.

Moli lleva un llamativo arnés rojo alrededor de su cuerpo. CEDIDA
Moli lleva un llamativo arnés rojo alrededor de su cuerpo. CEDIDA

Aunque se peinaron distintas zonas de la ciudad próximas al parque de autocaravanas (donde desapareció Moli), el epicentro del despliegue estuvo en Verducido, concretamente en los aledaños del Pontillón do Castro. Allí fue donde se recibieron las últimas pistas sobre su ubicación. "Una voluntaria afirmó haberla visto desde su coche y, ya por tarde, dos ciclistas nos garantizaron que la localizaron en un prado. Pero cuando llegamos a ese punto, ya no estaba", explica Marta.

Varios voluntarios utilizaron prendas de Guenter Storm para dejar un rastro que el can pueda encontrar y seguir. El propio turista estacionó su autocaravana en el Pontillón en la confianza de que su mascota pueda detectar su olor y regresar 'a casa'.

Mientras, los ciudadanos que participan habitualmente en los rastreos volverán a peinar este domingo el entorno. "Esto no va a parar hasta que aparezca. Porque va a aparecer", afirma la voluntaria.

Comentarios