Ocho de cada diez nuevas viviendas en la Boa Vila ya tienen propietario

La oferta va de los 100.000 a los 700.000 euros y el perfil del comprador es muy variopinto: hay muchas familias jóvenes y mayores que abandonan el rural, pero también inversores y vecinos de otras urbes que se "enganchan" a Pontevedra
Obra de la promoción de Terrazas de La Parda. DAVID FREIRE
photo_camera Obra de la promoción de Terrazas de La Parda. DAVID FREIRE

Cerca de un 80% de las viviendas que están en fase de construcción en Pontevedra ya están vendidas. La comercialización de obra nueva atraviesa un momento dorado, y eso que ahora mismo hay unos cuantos factores que aparentemente juegan en contra como, por ejemplo, el estirón que han pegado los tipos de interés, el impacto de la inflación en la economía doméstica y el propio encarecimiento de la construcción, que no solo acusa la subida de materiales y equipos, sino también la revalorización del personal cualificado, en estos momentos un bien escaso.

Importes y compradores

Los precios de adquisición se mueven en una horquilla de importes muy amplia, que parten de los 100.000 euros y que llegan a superar los 700.000 euros en los casos más exclusivos. La diferencia se debe sobre todo al tamaño de la propiedad y a la ubicación, aunque también hay elementos que ayudan a engordar la factura, como la calidad de los materiales y los extras que se ofrecen puertas adentro del domicilio.

Del mismo modo, el perfil del adquiriente es muy variopinto. Los portavoces de las promotoras que están en estos momentos en faena señalan que, dentro del colectivo de compradores, hay muchas parejas jóvenes con hijos pequeños o con "ganas de formar familia" y bastantes personas mayores que vivían en una casa en el rural y que "ahora prefieren mudarse al área urbana", más cerca de los servicios.

También abundan los "inversores particulares", que compran con la idea de alquilar, mujeres y hombres divorciados que necesitan una nueva residencia, y un grupo cada vez más nutrido de personas foráneas que compran vivienda en Pontevedra para residir de forma habitual o estacional.

El barrido por el sklyline del ladrillo en la ciudad data de finales del pasado mes.

El promotor Daniel Casais, de Kuha Soluciones, asegura que varios de sus clientes que han comprado vivienda en Terrazas de La Parda "vienen de Vigo y Santiago y ven Pontevedra como una alternativa con mejor calidad de vida, sobre todo si tienen pensado formar familia".

A esos casos añade el de muchos otros compradores de Madrid que se mudan a Pontevedra por "vínculos familiares" y unos cuantos ejemplos de trabajadores de otros países que también han elegido la ciudad del Lérez para trabajar a distancia. "Por ejemplo, ingenieros de software de empresas americanas que deciden mudarse a A Parda, una ubicación cada vez más valorada, porque es otro centro urbano con los mismos servicios que hay en el centro de A Peregrina y porque tiene muy buena conexión con las entradas y salidas de la ciudad", subraya.

De las 34 viviendas que integran la promoción Terrazas de La Parda, el 93% ya tienen propietario. Únicamente quedan tres disponibles, con capacidad para dos y tres habitaciones, si bien su promotor augura que no tardarán en ser vendidas. Las viviendas, valoradas entre 175.000 y 228.000 euros, forman parte de una promoción poscovid que, si se caracteriza por algo, es por los grandes espacios y las terrazas, un extra que se ha convertido casi en imprescindible después de una pandemia.

Zona este y centro

Muy cerca, en la manzana que forman las calles Ludeiro y Bacelar, hay otras dos promociones en marcha que, como el resto, arrojan unas tasas muy elevadas de ventas. Una de ellas, la promovida por Marco A04, alberga 34 viviendas de las que más del 90% se han despachado a una velocidad inusitada. "La comercialización fue muy rápida, porque empezamos en agosto y solo faltan tres por vender. Sin duda, hay demanda de obra nueva", indica uno de los responsables de esta promoción, cuyos precios se mueven entre los 150.000 euros y los 350.000.

Construcuatro ya ha comercializado más del 60% de las casi 120 viviendas que ha empezado a levantar en el solar situado entre Eduardo Pondal y Doce de Novembro. Y en el centro, aunque la obtención de suelo residencial es bastante más compleja, tampoco faltan casos de nuevos gigantes de hormigón. En Virxe do Camiño están proyectados áticos de 700.000 euros con piscina y zona ajardinada y en Cobián Roffignac está en construcción un bloque de 14 viviendas de alto standing que, a pesar de los precios (cuestan entre 295.000 y 660.000 euros), están teniendo una gran aceptación en el mercado pontevedrés: "Llevamos cinco meses de obras y cerca de un 50% de las viviendas ya están vendidas", indica Julio Fernandez, administrador de la Galiame Promociones.

Entorno del Lérez

Los terrenos de la antigua Tafisa también denotan la demanda de obra nueva en Pontevedra. La promoción Novo Lérez II, impulsada por Metrovacesa, consta de 85 viviendas con una y dos habitaciones y, según indican las fuentes consultadas, el 83% de todas ellas ya están vendidas. Libres quedan "aproximadamente 15", con precios desde los 163.000 euros.

A unos metros Culmia está a punto de iniciar las obras de Aires da Ponte, una promoción de 45 pisos de los que el 47% ya están oficialmente reservados. La oferta disponible comprende viviendas de dos habitaciones (desde 179.000 euros) y de cuatro dormitorios (desde 322.000), y según indican los portavoces de la compañía, la previsión es acabar la obra "en el primer trimestre de 2026".

Al cruzar el río Lérez también se palpa el resurgir y la demanda de obra nueva. Una de las promociones en marcha es el Edificio Ponte do Burgo, un bloque que cuenta con 44 viviendas y del que solo quedan en el mercado un 20%. En este caso, la horquilla de precios se mueve entre los 100.000 y los 340.000 euros y, aunque la comercialización de las propiedades lleva más de año y medio en marcha, las fuentes consultadas aseguran que no se ha notado en demasía el encarecimiento de los tipos de interés. "Es verdad que ha habido momentos más al alza y a la baja, pero no notamos una recesión especial por el tema de la hipoteca", responden a preguntas de este periódico. La previsión de promotora es iniciar obra después de Navidad.

Comentarios