Cajamar prepara la apertura de su primera oficina bancaria en la ciudad de Pontevedra

La llegada de la caja frena el progresivo cierre de sucursales en la Boa Vila
Obras en Michelena 3 para abrir una sucursal de Cajamar. GONZALO GARCÍA
photo_camera Obras en Michelena 3 para abrir una sucursal de Cajamar. GONZALO GARCÍA

Nuevo movimiento en los bajos comerciales de la ciudad. Cajamar proyecta la apertura de su primera oficina bancaria en Pontevedra, concretamente en el local vacío que está situado en el número 3 de la calle Michelena, que antes ocupaba Caixabank.

Las obras de acondicionamiento ya están en marcha, después de que el Concello otorgase la correspondiente licencia el pasado mes de mayo. La entidad financiera, considerada la primera caja rural española y la primera cooperativa de crédito a nivel estatal, tiene presencia en todas las urbes gallegas, salvo en la capital de las Rías Baixas. Vigo, Ourense, Lugo, A Coruña, Ferrol y Santiago forman parte de la red de su red de oficinas, que ascienden a 870 en todo el país.

La llegada de Cajamar frena el progresivo cierre de sucursales en Pontevedra. La reestructuración del sector ha provocado que la ciudad haya perdido más de la mitad de sus oficinas en la última década, al pasar de las 74 contabilizadas en 2011 a las 34 que hay en la actualidad

Los nuevos recortes en el mundo financiero, que se han justificado en base a la pérdida de rentabilidad y al incremento de operaciones por vía electrónica, han propiciado distintas protestas en distintos puntos de la comarca. Las movilizaciones en la capital provincial siguen estando lideradas por la Federación de Veciños Castelao, que denuncia que los bancos han metido la tijera en los servicios de atención presencial, sobre todo desde que se declaró la pandemia del coronavirus, además de imponer nuevas comisiones que el colectivo vecinal considera "abusivas".

La Federación de Veciños Castelao mantiene las movilizaciones por el tijeretazo del sector bancario a servicios que antes prestaban a su clientela

DESDE 2021. El cese de actividad de los bancos ha sido sostenido. Desde 2021, los cierres de oficinas han sido notables. Abanca dejó de despachar en la filial que tenía en Ferreiros y en la que mantenía dentro de la sede del Concello, en Michelena 30. Ambos servicios pasaron al número 13 de esta última calle, donde la firma se estableció tras comprar parte de Caixa Geral.

El Santander, Caixabank y Banco Sabadell abandonaron Loureiro Crespo y BBVA clausuró su oficina de García Camba. A pesar de los cierres, la banca lidera el ranking de empresas que facturan más de un millón de euros al año.