Campolongo celebra este domingo el 40 aniversario de la festividad de San José en su templo

La iglesia inaugurada en octubre de 1983 por Rouco Varela acogió meses después los actos religiosos en honor a su patrón
Imagen exterior de la iglesia parroquial de San José de Campolongo. DP / ARCHIVO
photo_camera Imagen exterior de la iglesia parroquial de San José de Campolongo. DP / ARCHIVO

El arzobispo de Santiago, Francisco José Prieto Fernández, oficiará este domingo, a las 12.30 horas, una misa solemne en la iglesia parroquial de San José de Campolongo con motivo del fin de las obras realizadas en el templo y para conmemorar el 40 aniversario de la primera festividad que se celebró en la iglesia inaugurada el 23 de octubre de 1983.

Al finalizar la ceremonia tendrá lugar una procesión y posteriormente una jornada de convivencia entre los feligreses, tal y como relata su párroco Casimiro Fernández.

El aniversario coincide con la finalización de las obras de reforma llevadas a cabo en la iglesia para acabar con los problemas de humedad existentes, sustituir el tejado, acondicionar un columbario y repintar el templo.

Aunque, tal y como señalaba el párroco Casimiro Fernández, todo está listo, estos días los operarios apuran los últimos detalles y este miércoles aún se escuchaban los taladros en un nuevo salón parroquial.

Los obras realizadas durante este tiempo en la iglesia tenían un presupuesto de alrededor de 300.000 euros y fueron sufragadas con distintas donaciones y ayudas, aunque al final la parroquia tuvo que solicitar un préstamo de 170.000 euros, del que todavía adeudan unos 130.000 euros, si bien el párroco señala que gracias a los feligreses hacen frente a las cuotas mensuales.

Casimiro Fernández, que lleva al frente de la parroquia diez años, puso en valor los distintos servicios que prestan tanto desde el punto de vista religioso como social y subrayó que a día de hoy siguen manteniendo los desayunos a personas necesitadas.

La iglesia parroquial, construida en un solar del antiguo polígono de Campolongo de una superficie de 2.665 metros cuadrados, supuso una inversión de 40 millones de pesetas de la época, que equivalen a 240.000 euros.

El templo, que fue inaugurado y consagrado por el entonces arzobispo de Santiago, Rouco Varela, siendo párroco Arturo Caamaño, vino a sustituir al provisional que ocupa ahora el Instituto Nacional de Estadística.

Comentarios