La carretera vieja de Marín tendrá aceras y carril-bici desde Mollavao hasta Os Praceres

El itinerario peatonal y ciclista medirá 3,51 kilómetros ►Infraestruturas pactará el diseño de la obra con el Concello
Uno de los tramos que se acondicionara en Estribela. GONZALO GARCÍA
photo_camera Uno de los tramos que se acondicionara en Estribela. GONZALO GARCÍA

La carretera vieja de Marín tendrá aceras y una especie de carril-bici entre Mollavao y Os Praceres. La Consellería de Infraestruturas trabaja en "un ambicioso" itinerario peatonal y ciclista continuo que discurrirá por el margen derecho (hacia el mar) de la también llamada PO-546. La obra, que diseña el departamento que dirige la conselleira Ethel Vázquez, permitirá crear una senda segura para viandantes y usuarios de bicicletas que medirá 3,51 metros de longitud y que comunicará ambos núcleos.

La obra contará con un presupuesto de 6,5 millones de euros y se pagará con cargo a fondos europeos Next Generation. La actuación también contempla la creación de una parking disuasorio con 250 plazas.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aseguró este martes que el proyecto se diseñará en consenso con el Concello. Y el motivo es que Pontevedra asumirá en el futuro la titularidad de este tramo de vial. "É un paso adiante", destacó el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores.

La intervención entre Mollavao y Os Praceres será una de las tres obras incluidas en la reforma integral de la carretera vieja de Marín. Las otras dos se centrarán en el paso de la PO-546 por Estribela.

Variante de Alba

El "proyecto estrela" de la variante de Alba no será una prioridad para la Xunta, tal y como este martes lamentó el alcalde. Aún así, Rueda abrió la posibilidad a recuperar el proyecto en el futuro. "Nestes momentos non temos consignación nin intención de executalo. Non o desboto no futuro", añadió.

La adjudicación para la reurbanización de los primeros 490 metros del vial que transcurre por este barrio está a punto de formalizarse. Los técnicos autonómicos han propuesto a la empresa viguesa Oresa como concesionaria de esta humanización, que costará 826.196,97 euros (IVA incluido). La firma tendrá un plazo de doce meses para rematar los trabajos, que han obligado a expropiar 477 metros cuadrados de doce fincas.

La intervención surge a raíz de las denuncias vecinales, que se hicieron más fuertes por un atropello mortal ocurrido en 2021. Aquellas quejas también fueron expresadas por el Concello, que urgió medidas para mejorar la seguridad vial en la zona.

La reforma consistirá en la ampliación de las aceras, de modo que tengan un ancho mínimo de dos metros. Además se acometerá la ampliación de la plataforma en dos de los puntos del trazado para que los peatones puedan circular sin peligro.

En paralelo, Infraestruturas está redactando la segunda fase de la humanización de la carretera vieja de Marín en Estribela, concretamente de un tramo de 170 metros. Para esta obra se prevé una inversión de 1,5 millones de euros.

Una vez ejecutadas las mejoras en el vial, la Xunta firmará un convenio de cesión de los 4,47 kilómetros pendientes de la PO-542, cuyo mantenimiento pasará a depender del Concello. Pontevedra ya gestiona la conservación de un tramo de dicho vial tras ser transferido en junio de 2018. Se trata de 590 metros de la calle Rosalía de Castro, entre la rotonda de Manuel del Palacio y el puente del ferrocarril.

Comentarios