Tráfico caza cada día a 23 personas en Pontevedra conduciendo bajo los efectos de las drogas o el alcohol

La Subdelegación del Gobierno informó este lunes de que en los primeros cinco meses de 2022 fueron interceptados 2.628 automovilistas ebrios y 735 bajo los efectos de sustancias estupefacientes
Campaña de control de velocidad de la DGT. ANXO LORENZO
photo_camera Un control efectuado en las inmediaciones de la discoteca La Luna, en Cerponzóns. ANXO LORENZO

La provincia está al frente en decomisos de cocaína y es una de las áreas de España donde se consume más alcohol, y eso se refleja en las carreteras. Así queda constatado tras los datos ofrecidos este lunes por la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, que hizo balance de los cinco primeros meses del año en materia de Tráfico.

La representante estatal, que apuntó que los accidentes crecieron en un 20 por ciento respecto al mismo período del año anterior, admitió que de los 97.000 controles de alcoholemia efectuados a automovilistas, 2.628 ofrecieron un resultado positivo, lo que se traduce en un 2,71 por ciento, casi tres veces más que la cifra que la Unión Europea señala como aceptable, fijada en un uno por ciento.

"233 conductores fueron puestos a disposición judicial", apuntó la subdelegada

A ello se añade, además, el incremento de la presencia de otras drogas en el organismo de los conductores en las carreteras de la provincia. En este caso se efectuaron menos controles, unos 1.400, de los cuales 735 fueron igualmente positivos. El porcentaje del 52 por ciento es muy elevado, aunque en este caso debe ser tenido en cuenta que estas analíticas se efectúan solo cuando los agentes de la Guardia Civil constatan la existencia de indicios que apuntan a consumo de drogas tóxicas por parte de los conductores que, además, han dado negativo, en algunos de los casos, al test de alcoholemia.

En términos cuantitativos, las cifras son muy altas: 23 personas al día fueron cazadas al volante tras consumir alcohol u otras drogas, con el consiguiente riesgo que conlleva no solo para su propia seguridad, sino para la del resto de los usuarios de la vía.

Campaña de control de velocidad de la DGT. ANXO LORENZO
Campaña de control de velocidad de la DGT. ANXO LORENZO

"233 conductores fueron puestos a disposición judicial", apuntó la subdelegada. Son casos extremos en los que los infractores superan las tasa de los 0,60 miligramos por litro de aire espirado, más del doble de la tasa máxima permitida. Larriba señaló como "lo más destacado" la cifra de positivos de las pruebas de estupefacientes, cuyo consumo antes de conducir se traduce, por el momento, en una simple propuesta de sanción por la vía administrativa.

En cuanto a las cifras anuales de víctimas, la subdelegada habló de "optimismo" al sumarse solo tres víctimas mortales en el período objeto de análisis. El número de heridos graves se mantiene estable, y ello es así a pesar del incremento de la movilidad.

"No hay nada más importante que volver a casa cuando nos sentamos al volante", concluyó.