El CEP Campolongo recupera su jardín vertical tras reciclar más de 300 botellas de plástico

De la mano del Anpa, el alumnado de 1º a 6º curso dio una segunda vida a viejas botellas y las convirtió en divertidos maceteros
Alumnado del CEIP Campolongo durante la instalación del jardín vertical en el patio este martes. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Alumnado del CEIP Campolongo durante la instalación del jardín vertical en el patio este martes. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El patio del CEP Campolongo luce este miércoles más primaveral que nunca. Desde este martes, 327 plantas cuelgan del jardín vertical que los niños y niñas de 1º a 6º curso prepararon durante toda la mañana. 

La iniciativa partió del Anpa, concretamente de la secretaria de la asociación, Maria Rodríguez Montegrifo, que recogió el testigo del que fuera presidente del colectivo de padres y madres del alumnado años atrás, Antonio José Rodríguez Fernández, y recuperó aquel primer jardín vertical que ya en 2019 daba vida al recinto. Representantes del Anpa y el equipo directivo decidieron recuperar la propuesta que tras la pandemia no había vuelto a florecer en Campolongo.

Crisantemos, prímulas, tulipanes, geranios y margaritas son algunas de las plantas que ya lucen en el patio del CEIP Campolongo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Crisantemos, prímulas, tulipanes, geranios y margaritas son algunas de las plantas que ya lucen en el patio del CEP Campolongo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO


"Esto ha sido posible gracias a Maria que removió cielo y tierra hasta conseguirlo", subraya la directora del CEP Campolongo, Reyes Carballo. "Es una crack. Tiene una energía fuera de serie. No sé que vamos a hacer sin ella", lamenta la también profesora del centro educativo.

Carballo cuenta que ya en Navidad el alumnado llevó de casa botellas partidas por la mitad que decoraron para la ocasión. En total, 327 botellas cuelgan ya de la pared del patio convertidas en divertidos maceteros. 

Esta semana, los miembros del Anpa agujerearon todas las botellas y las colocaron en la pared del patio y en la mañana del martes los pequeños plantaron las distintas especies que llevaron de sus casas. En la actividad participaron además dos técnicas de la Estación Fitopatolóxica do Areeiro que explicaron a los alumnos y alumnas la forma de hacerlo y dieron algunas recomendaciones. 

Alumnado del CEIP Campolongo durante la confección de un jardín vertical en el patio del centro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Alumnado del CEP Campolongo durante la confección de un jardín vertical en el patio del centro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"El objetivo era recuperar el jardín, pero también trabajar con los niños el reciclaje del plástico.  Que sepan que se puede reutilizar, darle otra vida, y este miércoles además había otra erre, la de responsabilizarse de una planta", indica la directora de Campolongo.

Caléndulas, cristantemos, helechos, tulipanes, pensamientos, margaritas, prímulas o geranios son solo algunas de las plantas que protagonizan el jardín vertical del colegio. Durante su confección los niños y niñas aprendieron que hay que enterrar bien la planta, facilitar el drenaje, así como la importancia de echarle abono, de colocar bien las cuerdas de manera que la botella quede estable, o de regarlas regularmente. 

Comentarios