Los celadores llegan a un principio de acuerdo con el Área Sanitaria pero mantienen el encierro

▶ La gerencia se compromete a mejorar los contratos temporales y a renovar equipamiento
Gustavo Olmedo
photo_camera Gustavo Olmedo

Los celadores del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés mantienen en pie la convocatoria del encierro anunciado para el próximo lunes 23 en el Hospital Montecelo.

La gerencia del Área Sanitaria ha llegado a un principio de acuerdo con sus portavoces, comprometiéndose a ejecutar algunas de sus reivindicaciones más importantes. Sin embargo, según explicó el viernes el portavoz del colectivo de celadores de Pontevedra y O Salnés, Gustavo Olmedo, los celadores han decidido conservar la convocatoria para "visibilizar" las "viejas reclamaciones" que se han puesto sobre la mesa, muchas de ellas ya planteadas a equipos directivos anteriores, así como la petición autonómica de que la Xunta les reconozca como categoría sanitaria. "El gerente ha sido receptivo frente a nuestras reivindicaciones y se mostrado predispuesto a resolverlas, pero de momento se mantienen y somos un colectivo bastante invisible, por lo que hemos decidido mantener la protesta", indicó el portavoz.

Uno de los cambios comprometidos por la gerencia tienen que ver con la "contratación digna" que exigía el colectivo. Según informaron fuentes oficiales, la dirección de Recursos Humanos del Área Sanitaria prevé "estudiar" la posibilidad de realizar las contrataciones temporales mediante la figura de acúmulo de tareas durante períodos mínimos de nueve meses. Y no solo con vistas a los celadores, sino de cara a "todas las categorías profesionales".

Además, la dirección de Recursos Humanos ha decidido formar una comisión para desarrollar un plan preventivo para la detección de conflictos internos cuando surja "algún tipo de casuística organizativa o logística puntual entre diferentes categorías profesionales".

Equipamiento

En cuanto a las peticiones de mejora del equipamiento, el Área Sanitaria también ha anunciado un programa de revisión de material que se traducirá en la renovación, en un plazo de dos meses, de las camillas y sillas de ruedas en los servicios de Urgencias y en las salas de quirófanos. Según los celadores, el estado de muchas de ellas es "deplorable" y, además, el stock resulta insuficiente cuando hay un mayor número de ingresos urgentes.

Por otro lado, la gerencia, que se reunió el pasado jueves con los celadores, confirmó que este colectivo de profesionales dispondrá de un espacio en el futuro Gran Montecelo, otras de las grandes reclamaciones de los trabajadores.

El encierro se llevará a cabo desde las 08.00 del lunes a las 08.00 del martes en el salón de actos de Montecelo. Cerca de 40 celadores se encerrarán durante el turno de mañana y otros tantos en el de tarde, mientras que en el horario nocturno se prevé una asistencia menor.

La protesta se llevará a cabo fuera del horario laboral, de modo que "no afectará al funcionamiento ni a la actividad de los servicios. Nos iremos turnando", avanzó Olmedo.

Comentarios