El centro histórico tiene más de una decena de inmuebles totalmente abandonados

La ciudad cuenta con un total de 1.528 viviendas dentro de la zona monumental ► Las calles César Boente, Isabel II y don Filiberto muestran inmuebles seculares en estado ruinoso y a la espera de rehabilitación
El número 28 de Isabel II y la finca colindante, situadas en el entorno de Santa María. ANXO LORENZO
photo_camera El número 28 de Isabel II y la finca colindante, situadas en el entorno de Santa María. ANXO LORENZO

El centro histórico pontevedrés sufrió una notable transformación en cuanto a rehabilitación y restauración de calles e inmuebles. Una mejora que se vio beneficiada con la peatonalización de toda el área y por el Plan Especial de Protección y Reforma Interior y Conservación Artística (Peprica) aprobado el 27 de febrero de 2003. Sin embargo, existen al menos, una decena de inmuebles en estado de abandono o muy deteriorados que afean un conjunto histórico de gran belleza.

El número 6 de la rúa César Boente. ANXO LORENZO
El número 6 de la rúa César Boente. ANXO LORENZO

La rúa César Boente alberga dos inmuebles seculares, el Pazo Mariño de Lobeira y el edificio de la antigua Barcia, este último en estado de total abandono. En el Pazo Mariño de Lobeira, un edificio del siglo XVII, se procedió a la limpieza interior y apuntalado después de años de petición vecinal para su rehabilitación, cuya autorización para hacerlo llegó por parte de Patrimonio en 2016, después de que propietarios y Concello declarasen el edificio en ruina. Sin embargo, el pasado mes de junio se produjo un desprendimiento en una parte del techo del arco ojival, perteneciente al Pazo y que da acceso a Mugartegui, un desperfecto más que se solucionó días después con un reforzado del arco.

La rúa Isabel II, en pleno centro histórico, cuenta con varios inmuebles en estado de abandono. Se trata de los números 9 y 13, situados frente al local La Fonda, otra casa rehabilitada destinada a uso turístico. Otro de los inmuebles que llama la atención por el estado en el que se encuentra es el número 28 de la misma calle Isabel II. La vivienda, vacía desde hace años, sufrió un incendio en 2015 y desde la fecha continúa en un estado de ruina, con una finca colindante llena de maleza entre los muros de una antigua construcción. Ambas están situadas en el entorno de la basílica de Santa María la Mayor y próximas al campillo. Además, una de las casas señoriales de tres plantas situada en don Filiberto, 7, se encuentra el mal estado, junto al número 5 (perteneciente a la Horta do Cura), que fue también objeto de polémica por situarse en una de las zonas más transitadas del centro histórico y que se encuentra vallada actualmente.

Resurgimiento

En la otra cara de la moneda, las calles Tetuán, Padre Sarmiento y parte de Isabel II también se impulsaron reformas de edificios con uso residencial y comercial, mientras que la casa situada en la Praza da Verdura, 5 se destinó a una vivienda de uso turístico manteniendo los elementos patrimoniales de la fachada como el escudo. La modificación del Peprica de 2021 aprobó la modificación de la emblemática Horta do Cura, que se corresponde con la antigua rectoral de San Bartolomé, en Don Filiberto.

El centro histórico de Pontevedra tiene 1.528 viviendas, según consta en el ARI y cuenta cada vez con más vecinos. Según los últimos datos disponibles por el Concello, el censo de la zona pasó de 2.062 a 2.170 habitantes entre 2017 y 2019, lo que supuso casi un 5% más en dos años y que aumentó tras la pandemia. A pesar de que cada vez más gente opta por vivir en el centro histórico, uno de los retos a los que se enfrenta la zona es la recuperación de edificios que están abandonados para lograr tanto una mayor dinamización y conservación de su belleza.

Inmueble deteriorado en la rúa Enfesta. ANXO LORENZO
Inmueble deteriorado en la rúa Enfesta. ANXO LORENZO

El Concello destina más de 4 millones de euros en ayudas

El centro histórico de Pontevedra fue declarada Área de Rehabilitación Integral (ARI) por el Instituto de Vivenda e Solo el 4 de octubre de 2012, lo que significa que es susceptible de recibir subvenciones para la mejora de viviendas.

La tanda de ayudas del programa ARI para este 2023, ya está en marcha. Las personas interesadas en acceder a estas subvenciones podrán presentar sus solicitudes hasta el próximo 16 de agosto.

La convocatoria de este año contará con un presupuesto total de 347.508,06 euros, de los cuales 243.467,85 euros se destinarán a subvencionar pequeñas reformas en el casco histórico y los 104.040,21 euros restantes para actuaciones en Estribela. Dichas partidas se corresponden con los remanentes del plan entre los ejercicios 2013 y 2016. Según el tipo de intervención, las ayudas para la rehabilitación de viviendas podrán alcanzar un máximo de 15.000 euros por vivienda.

En paralelo, el Concello lanzará una nueva convocatoria del ARI, con más fondos. En total, se esperan 3.594.166 euros para la rehabilitación de inmuebles del centro histórico, la mayor parte aportados por el Estado y el resto por parte del Concello y 500.000 para Estribela. En esta ocasión, la Xunta no aportará partidas para este proyecto de reformas, que aspiran a actuar en 75 viviendas de la zona vieja y de Estribela.

El centro histórico afrontó desde la pandemia un importante volumen de obras. El Concello tramitó en 2021 ayudas para rehabilitaciones en 133 viviendas y recibió 30 solicitudes para actuaciones de índole menor. Todas ellas fueron destinadas a la apertura de negocios o a viviendas.

Por su parte, la Xunta otorga ayudas para la adquisición de viviendas en los centros históricos. Entre los requisitos para obtenerlas figuran el que los ingresos de la unidad de convivencia sean iguales o inferiores a 6,5 veces el Iprem 2022 y la vivienda haya sido adquirida con posterioridad al 15 de noviembre de 2022. La cuantía de la subvención será, como máximo, de un 20% del importe de la venta.

Comentarios