jueves. 22.10.2020 |
El tiempo
jueves. 22.10.2020
El tiempo

Los centros de día de Pontevedra reabren con estrictas medidas anti contagios

Usuarios de Afapo en mesas con mamparas. CEDIDA
Usuarios de Afapo en mesas con mamparas. CEDIDA
Los usuarios de Amencer y Afapo regresan a sus respectivas instalaciones para recibir las terapias que requieren sus patologías

Protocolos rigurosos para la aplicación de estrictas medidas que tienen como objetivo la prevención de contagios por Covid-19. Los centros de día de la ciudad -entre ellos Amencer Aspace (asociación de familias de personas con parálisis cerebral y otros trastornos neuro-motores) y Afapo (asociación de familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias de la provincia de Pontevedra)- recuperan el pulso después de haber permanecido cerrados con motivo de la pandemia.

Amencer Aspace, que después de que se declarase la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus retomó la actividad el 15 de julio, inicia hoy el curso tras permanecer cerradas sus instalaciones en agosto por las vacaciones del personal. Lo hace con un protocolo muy riguroso. "Queremos retomar la actividad de la manera más normalizada posible", indica Mónica Touriño, gerente de la entidad.

Entre las medidas adoptadas para evitar contagios se encuentra la separación de los usuarios por "grupos burbuja" similares a los que se crearán en los centros educativos. "Se organiza todo de forma que haya el menor número de contactos posibles, acompañadas de todas las medidas higiénico-sanitarias correspondientes", subraya.

El centro de día de Amencer situado en el barrio de Campolongo cuenta con 17 usuarios, el de Lourizán tiene nueve y el de Vilagarcía 15. La mayoría tienen una lesión de carácter neurológica y algunos de ellos también tienen asociada una afección respiratoria. Casi todos (alrededor del 80%) están afectados a nivel motórico, o lo que es lo mismo, para desplazarse precisan de sillas de ruedas.

"Todos los usuarios están deseando volver porque la patología motórica conlleva a que precisen rehabilitación después de haber estado muchos meses parados"

VÍDEO. La asociación Amencer Aspace ha enviado a todas las familias de sus usuarios los protocolos que ha puesto en marcha para evitar contagios por Covid-19 "para que estén tranquilas" y les ha remitido un vídeo en el que la entidad muestra cómo van a ser las medidas de prevención e higiénicas que se aplicarán en las instalaciones. Aún así, algunas familias han decidido esperar a ver cómo transcurren estos primeros días.

"Todos los usuarios están deseando volver porque la patología motórica conlleva a que precisen rehabilitación después de haber estado muchos meses parados. Las familias quieren empezar cuanto antes", explica Mónica Touriño.

AFAPO. El centro de día de Afapo arrancó agosto con un 50% de sus usuarios y cerró el mes con un 75%. Desde ayer, primer día de septiembre, acuden al centro 22 usuarios de un total de 35 plazas, en su mayor parte (el 60%) personas en edades comprendidas entre los 70 y los 85 años. Durante la pandemia se registraron ocho fallecimientos por muerte natural (ictus y otras dolencias cardíacas) pero ninguno por Covid-19.

"Las personas con demencia si no realizan las terapias adecuadas (físicas, de psicomotricidad y memoria) suelen sufrir dolencias cerebrales al poco tiempo", explica José Manuel Fontenla, presidente de Afapo.

El Sergas facilitó a Afapo algún material necesario para desarrollar la labor asistencial con la máxima garantía de seguridad sanitaria posible

La entidad ha adoptado medidas "draconianas" para reducir al máximo posible el riesgo de contagio por coronavirus. "Nuestro centro de día parece un hospital", subraya Fontenla. "Hemos efectuado el esfuerzo de adecuar nuestras instalaciones a las medidas de prevención dispuestas por las autoridades sanitarias, y eso nos ha obligado a ocupar la totalidad de los espacios".

En este sentido, el centro de día de Afapo ha dividido sus distintas estancias para mantener la distancia entre sus usuarios y, cuando no es posible, echa mano de mamparas. De hecho, el espacio utilizado como comedor se habilitó también como sala de terapia para evitar la circulación de los usuarios.

Por lo que respecta a las trabajadoras, todas ellas utilizan los EPI, mascarillas, pantallas y guantes. En el mes de mayo habían participado en un curso formativo de tres días de duración impartido por la Xunta de Galicia. Además, el Sergas facilitó a Afapo algún material necesario para desarrollar la labor asistencial con la máxima garantía de seguridad sanitaria posible. Con todo, la entidad que preside José Manuel Fontenla tuvo que realizar un importante esfuerzo económico para comprar el resto del material que precisaba.

A LA ESPERA. A pesar de las medidas adoptadas por Afapo para evitar contagios por Covid-19, aún hay cinco usuarios cuyas familias tienen miedo a enviarles al centro de día y que prefieren esperar hasta el mes de octubre. Otras dos familias han manifestado a la entidad que esperarán hasta que haya una vacuna.

El presidente de Afapo considera que "el riesgo cero de contagio no existe en ningún lado"

"Las familias sopesan si es más importante que su padre o su madre pierdan la capacidad de valerse por sí mismos o si hay miedo al virus. La mayoría prefieren que vayan porque para las familias es un alivio importante ya que pueden seguir trabajando y porque han visto que el deterioro que sus familiares han tenido en casa durante los tres meses en los que ha estado cerrado el centro ha sido brutal", señala Fontenla. Precisa que personas que comían por sí solas ahora no lo pueden hacer, por lo que están en proceso de recuperación, mientras que otras personas que caminaban por sí mismas han dejado de andar por no hacer ejercicio.

El presidente de Afapo considera que "el riesgo cero de contagio no existe en ningún lado, pero es mayor en casa que en el centro de día, donde es prácticamente imposible que entre el virus por las medidas excepcionales que hemos adoptado. No podemos correr ningún riesgo porque si se registrase algún positivo tendríamos que cerrar el centro".

Afapo retomará la actividad en su centro terapéutico (situado en la Praza da Curtidoira) el próximo día 15. De los 32 usuarios regresarán 24 porque, según José Manuel Fontenla, "ven que hay seguridad y que es bueno para el tratamiento que están recibiendo".

Los centros de día de Pontevedra reabren con estrictas medidas anti...
Comentarios