lunes. 06.04.2020 |
El tiempo
lunes. 06.04.2020
El tiempo

Cerponzóns diseña un sendero de Pontevedra a los Milagros de Amil

Un grupo de mujeres peregrinando al santuario de los Milagros de Amil. DAVID FREIRE
Un grupo de mujeres peregrinando al santuario de los Milagros de Amil. DAVID FREIRE
La Comunidade de Montes pide al Concello colaboración para el acondicionamiento de una ruta de 10 kilómetros de longitud

Una nueva ruta de senderismo entre Pontevedra y el santuario de los Milagros de Amil (Moraña) pasando por el entorno del embalse de O Pontillón de Castro (Verducido). Ésta es la propuesta que plantea la Comunidade de Montes de Cerponzóns al Concello, un trazado de una longitud de 10 kilómetros que discurriría en su práctica totalidad por pistas forestales y caminos.

El presidente de los comuneros de Cerponzóns, Juan Romero, trasladó esta idea al concejal del Rural, Alberto Oubiña, en el encuentro que mantuvieron el jueves en el Consistorio.

La nueva ruta seguiría el trazado del Camiño Portugués. Partiría desde la desembocadura del río Rons y pasaría por zonas de molinos antiguos, muchos de ellos en estado de abandono y que, según Romero, "se podrían restaurar". El recorrido incluiría el puente Malvar, un antiguo viaducto de Cerponzóns cuya restauración es una de las principales reivindicaciones de la asociación de vecinos O Chedeiro.

Según Romero, el acondicionamiento de la ruta de senderismo no requeriría de una inversión muy elevada, por cuanto muchos de sus tramos están en perfectas condiciones, como lo comprueban las personas que durante los fines de semana recorren las pistas y caminos forestales que cruzan las parroquias de Cerponzóns y Verducido. "Solo precisaría de una señalización adecuada para dar visibilidad al trazado", subraya el directivo.

"Es un trazado fácil de andar en sus primeros cinco kilómetros, mientras que al llegar a la altura de O Pontillón comienza a tener mayor dificultad", apostilla Romero.

Para llevar a cabo este proyecto, los comuneros consideran "indispensable" la colaboración económica de las Administraciones local y autonómica.

Esta iniciativa permitiría que muchas de las personas que participan en la tradicional romería de los Milagros de Amil pudieran optar por un recorrido alternativo al de la carretera, sin coches y disfrutando del entorno natural.

RAPADIÑO. La preocupación de los vecinos por la situación en que se encuentra la parcela del antiguo vertedero de O Rapadiño (clausurado desde 1997 y sellado en 2005 por la Consellería de Medio Ambiente con una inversión de 2,8 millones de euros), con un volumen de residuos que superaba los 300 mil metros cúbicos, fue otro de los asuntos que expuso Juan Romero a Alberto Oubiña.

"El vertedero —utilizado en su día por los municipios de Pontevedra, Sanxenxo y Barro, que colaboraron económicamente en la operación de sellado— necesita ser inspeccionado. Con el paso de los años estamos intranquilos porque no sabemos cómo está el subsuelo, donde están enterradas 4.000 toneladas de basura".

El Concello reparó en 2009 las redes de desgasificación del antiguo vertedero. Las obras en el basurero ascendieron a 260.000 euros. Un informe de la Xunta había detectado deficiencias en O Rapadiño, en concreto la existencia de una gran acumulación de derivados de lejías en su interior que podría llegar a comprometer la estabilidad del basurero y, al mismo tiempo, impedía la generación y aprovechamiento del biogás (de hecho, las obras habían consistido en la reparación de las canalizaciones y de todas las tuberías de captación de biogás).

"Tenemos miedo de que las sustancias que están en el subsuelo acaben filtrando y afectando a los manantiales", señala el presidente de los comuneros de Cerponzóns.

Además, el directivo comunicó al concejal del Rural que las fincas que habían sido expropiadas en su día para la creación del vertedero de O Rapadiño "no están en unas condiciones óptimas" y que necesitan con urgencia trabajos de desbroce.

Reclaman un Plan de ordenación del monte "específico para cada zona"

Cerpozóns reclama al Concello la elaboración de un Plan de ordenación del monte "por zonas" de cuya financiación se encargue directamente la propia Administración local, en vez de financiarlo a través de la Mancomunidade de Montes de Pontevedra porque no todas las entidades parroquiales que gestionan los terrenos forestales pertenecen a ese colectivo.

"No es lógico que se establezca un sistema de financiación basado en un criterio que no contemple las características y condiciones específicas de cada zona. Hay que subvencionar a todo el área sin discriminar a ninguna comunidad", indica Juan Romero, presidente de la agrupación de Cerponzóns.

PARCELAS ABANDONADAS. El estado de abandono que presentan parcelas particulares cuyos propietarios son emigrantes que no residen en la parroquia es otro de los problemas expuestos por Romero al concejal del Rural, Alberto Oubiña.

Cerponzóns diseña un sendero de Pontevedra a los Milagros de Amil
Comentarios