Martes. 18.12.2018 |
El tiempo
Martes. 18.12.2018
El tiempo

Cientos de personas rechazan en Pontevedra el "machismo institucional" del alcalde de Vilanova

La concentración congregó a asistentes de diferentes puntos de la provincia. RAFA FARIÑA
La concentración congregó a asistentes de diferentes puntos de la provincia. RAFA FARIÑA

Carmela Silva ha justificado su ausencia en la concentración con un comunicado para que los populares no la puedan "acusar" de "protagonismo" 

Numerosos representantes institucionales de los ayuntamientos de la provincia de Pontevedra, cargos políticos a nivel provincial y autonómico, y ciudadanía de Pontevedra han participado en una concentración silenciosa de cinco minutos contra el "machismo institucional". 

Los participantes —varios centenares—, convocados por el Servizo de Igualdade de la Diputación de Pontevedra, han pedido la dimisión del alcalde de Vilanova de Arousa, Gonzalo Durán (PP), tras haber calificado a la presidenta provincial, Carmela Silva, de "chacha para todo" del alcalde de Vigo, Abel Caballero. 

Portando carteles lilas con el lema "Machismo institucional ni un minuto más", "Durán dimisión" y "Fuera machismo de las instituciones", los asistentes a la convocatoria han cerrado con una ovación la lectura del manifiesto firmado por una decena de colectivos feministas, leída por la jefa del departamento de Igualdade de la Diputación, Lucía Muradas. 

"No intimidan conductas como la suya, sino que reafirman la necesidad de más mujeres en las instituciones", ha indicado Lucía Muradas en este documento elaborado desde el Colectivo Feminista do Salnés, secundado por entidades como Soño de Lilith, Rede Galega pola Igualdade, Axentes pola Igualdade, Plataforma Feminista Galega y Mulleres Nacionalistas Galegas, entre otras. 

Además de calificar de "impresentables" y de ejemplo de "machismo rancio" las palabras de Durán, las promotoras del manifiesto han reprochado que "si le quedase dignidad se retractaría y dimitiría". 

Sin embargo, el regidor de Vilanova indicó que "se reafirma" en sus declaraciones bajo el argumento de que sus palabras son "un modismo". A este respecto, los colectivos feministas han replicado que "el lenguaje nunca es inocente" y "lo que para él es un simple modismo, es un modismo machista". 

El manifiesto ha reivindicado "la dignidad de los cuidados y las tareas asociadas" porque "cumplen un papel fundamental en tiempos de crisis". 

En el inicio del acto, Lucía Muradas ha expresado su "repulsa" por lo ocurrido y ha justificado la concentración silenciosa para "responder con el desprecio que supone el silencio", desde el "pacifismo" y para "no caer en la provocación de quien maltrata a las mujeres".

AUSENCIA DE CARMELA SILVA. La concentración, celebrada en la confluencia de las calles Daniel de la Sota y Peregrina, no ha contado con la presencia de Carmela Silva. "Los insultos machistas del alcalde de Vilanova, que pretendían ofenderme como mujer, en realidad a quien ofenden es a los miles de mujeres que todos los días tienen que aguantar comportamientos impresentables como el de este señor y no tienen las oportunidades que por mi cargo yo sí dispongo para denunciarlo", ha explicado Carmela Silva en un comunicado. 

También ha justificado que su intención ha sido no favorecer que "las mismas voces no tienen pudor alguno en faltar al respeto a las mujeres, denigrarlas, ofenderlas o amparar este tipo de actitudes incomprensibles en el siglo XXI, puedan utilizar" su presencia en la protesta para "acusar" a la presidenta de la Diputación "de cualquier tipo de protagonismo". 

Así, ha precisado que el objetivo de la concentración no era defender su "honorabilidad", sino "la dignidad de tantas mujeres invisibilizadas" que carecen del "altavoz" con el que cuenta Carmela Silva por su "puesto". 

Además de agradecer la "sororidad" del público asistente a la convocatoria, ha lamentado que "no es el primer ataque, el primer insulto" ni tampoco "será el último". No obstante, a pesar de que "el proceso será largo", se ha mostrado "optimista". 

Entre los participantes han estado alcaldes de los ayuntamientos de Pontecaldelas, Catoira, Nigrán, O Grove, Caldas de Reis, A Illa y Vilagarcía, entre otros; representantes de los Gobiernos locales de Pontevedra y Vigo, así como de la Diputación provincial; y dirigentes socialistas como la diputada María Pierres. 

Cientos de personas rechazan en Pontevedra el "machismo...
Comentarios