El cierre de una firma de transportes deja en la calle a seis autónomos y deudas de 140.000 €

Los afectados preparan la interposición de una denuncia frente a Translogic 98, empresa que prestaba servicios a Halcourier y GLS

Protesta celebrada en la sede de Pontevedra. DP
photo_camera Protesta celebrada en la sede de Pontevedra. DP

Seis autónomos de Pontevedra dedicados al transporte urgente de mercancías preparan la interposición de una denuncia contra la firma Translogic 98, una empresa que, según dicen, ha iniciado el cierre de su sede pontevedresa, donde ejercía como delegación de Halcourier y donde prestaba servicios a otras empresas del sector como GLS.

Los afectados trasladaron a este periódico que el cierre "ha dejado a seis familias en la calle" y unas deudas que, en conjunto, "superan los 140.000 euros". Los adeudos varían en función de los servicios prestados por cada uno de los transportistas, de modo que algunos reclaman 6.000 euros y otros más de 25.000. 

Según advierten las mismas fuentes, la empresa ha comunicado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) a la plantilla que empleaba de forma directa en las instalaciones, sitas en San Caetano (Alba). En estas cuantifican al menos otros cinco damnificados: tres administrativos, un repartidor y un operario de almacén que, según los autónomos, siguen por el momento presentándose en su puesto de trabajo.

Los autónomos aseveran que el cierre también ha afectado a la delegación que tenía esta misma empresa en Vigo, donde "hay más operarios afectados" y que, según han podido saber, también valoran la posibilidad de acudir a los juzgados. 

Los denunciantes explican que conocieron el cese de actividad el pasado 14 de marzo, a raíz de un escrito que remitió la empresa a las empleadas de la oficina "en el que comunicó el cierre".

Posteriormente, fueron informados los repartidores, a los que, al parecer, la empresa llegó a girar pagarés por los servicios prestados en los últimos meses, "pero sin fondos" y con el agravante de que "por cada pagaré de vuelta el banco nos cobra 300 euros".

Los afectados iniciaron pesquisas con abogados y pidieron explicaciones a la propia sociedad, cuyos representantes les trasladaron la imposibilidad de hacer frente a los pagos. "Nos dijeron que tienen deudas y las cuentas bloqueadas, y que van a intentar solicitar el concurso de acreedores. Según parece, las deudas con Hacienda y la Seguridad Social están al día. El calote nos lo han dejado a los trabajadores", señalan. 

Los transportistas, que han empezado a buscarse las castañas en otras empresas, precisan que la delegación de Pontevedra servía como punto de suministro de la mercancía con destino al centro de Pontevedra y otros concellos de la comarca. Y, según advierten, una de las cosas que más les irrita es que, supuestamente, "todos los clientes de la empresa están siendo atendidos a través de la delegación de Halcourier de Santigo y GLS", lo que les hace poner en tela de juicio el cierre en cuestión. 

La situación empujó a los trabajadores a celebrar un acto de protesta en las instalaciones de San Caetano, donde mediante pancartas reclamaron el abono de los pagos pendientes. "Estamos abiertos a llegar a un acuerdo, pero hoy por hoy ni siquiera se han sentado a hablar con nosotros y eso que muchos llevaban más de 15 años trabajando con ellos", concluye uno de los transportistas.

Comentarios