Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

La CIG da un "tirón de orellas" al BNG

Comparecencia de responsables y delegados de la CIG, en la sede que el sindicato tiene en la calle Pasantería. CHRISTIAN FERNÁNDEZ
Comparecencia de responsables y delegados de la CIG, en la sede que el sindicato tiene en la calle Pasantería. CHRISTIAN FERNÁNDEZ

El sindicato nacionalista cuestiona la gestión del Concello en la tramitación de la nueva Relación de Puestos de Trabajo y rechaza que la negociación con la plantilla se haga "en despachos ou por chiringuitos"

La CIG dio un "tirón de orellas" al Gobierno local del BNG. Lo hizo por boca de su secretario comarcal, Marcos Conde, que este miércoles compareció ante la prensa acompañado de sus delegados en el Concello para critica el devenir de las negociaciones con la plantilla municipal, formada por más de 500 personas.

El sindicato nacionalista puso en cuestión la gestión en la tramitación de la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), contra la que ha presentado alegaciones. El documento es fundamental para fijar, por ejemplo, las subidas salariales que le corresponden tanto a los funcionarios como al personal laboral. "A obriga do Concello é resolver esta situación. Non pode pretender que lle aplaudamos todas as iniciativas que tome", manifestó Conde, que evitó referirse Vicente Legísima García, el concejal encargado de lidiar con este conflicto.
 

Marcos Conde, secretario comarcal de la CIG: "A obriga do Concello é resolver esta situación. Non pode pretender que lle aplaudamos todas as iniciativas que tome"


La RPT en vigor data de 1999. Su actualización fue encargada a una empresa externa, que elaboró un informe que fue entregado a los trabajadores en octubre del año pasado. Desde entonces, poco o nada se ha avanzado en las negociaciones entre el Concello y la Xunta de Persoal, que es el organismo en el que están representados los 13 delegados sindicales del Concello. La CIG es la central minoritaria en esta mesa, pues cuenta con dos representantes. El resto se los reparten Comisiones Obreras (cuatro), la asociación Afunpo (otros cuatro) y UGT (tres).

La organización nacionalista sostiene que la negociación con la plantilla se está haciendo de forma sectorial, "en despachos ou por chiringuitos", todo lo contrario a lo que defiende el Concello.

Los agentes municipales han protagonizado en los últimos meses varias protestas en contra del Bloque. La última de ellas tuvo lugar en el inicio del pregón de las Festas da Peregrina, que precedió a otras campañas contra el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, con la instalación de distintos carteles en la ciudad.

Miguel Anxo Fernández Lores, alcalde de Pontevedra: "Somos conscientes de que os funcionarios perderon poder adquisitivo. Pero hai un intento de ‘pasarse’ que non é de recibo"

 

Estas movilizaciones no cuentan con el respaldo de todas los sindicatos. Y así lo dejó entrever este miércoles el líder comarcal de la CIG, que recordó que si se continúa por esta senda "mal vamos". Conde considera que lo urgente es que el Concello asume las reivindicaciones de los trabajadores. Lo mismo que la responsable de CIG-Administración, Dina Porral. "Sabemos que hai propostas que non van saír adiante. Pero o que se nos ofrece non pode asumirse", dijo.

La sindicalista sospecha que las líneas rojas del Gobierno local tienen que ver con los fondos disponibles. Por este motivo plantea soluciones como las planteadas en Marín, en la que se prevén subidas salariales a varios años.

El delegado de la CIG en el Concello, José Manuel Duarte, aseguró que la nueva RTP genera "discriminaciones" entre grupos de trabajadores del mismo nivel. Esto afecta a complementos como el de peligrosidad, penosidad o dispersión territorial. "Hai diferenzas que non entendo. Por exemplo, na dispersión territorial, un policía local recibe cero puntos; un bombeiro o cen por cen; a unha educadora familiar danlle unha puntuación alta e a unha traballadora social queda sen dispersión", señaló.

Por su parte, el alcalde lamentó este miércoles que las subidas salariales planteadas no satisfagan a los sindicatos. "Se non se chega a un acordo será por problemas políticos, non laborais", dijo en clara referencia al conflicto de los policías locales, los más activos en este conflicto. "Somos conscientes de que os funcionarios perderon poder adquisitivo. Pero hai un intento de pasarse que non é de recibo. Hai sindicatos que aquí se opoñen e, noutros sitios, asinan acordos para subir 50 euros a profesores", criticó.

La CIG da un "tirón de orellas" al BNG
Comentarios