martes. 28.01.2020 |
El tiempo
martes. 28.01.2020
El tiempo

La ciudad incorporó el pasado año dos perros por cada nuevo bebé

El único recinto específico para perros habilitado en todo el municipio se encuentra en A Xunqueira, pero lleva años infrautilizado.
El único recinto específico para perros habilitado en todo el municipio se encuentra en A Xunqueira, pero lleva años infrautilizado.
El censo canino supera ya al número de habitantes menores de 16 años ► La aprobación del Presupuesto municipal condiciona la puesta en marcha de al menos uno de los dos nuevos parques para canes comprometidos ► Se reforzará la vigilancia policial para la recogida de cacas

El crecimiento de hogares pontevedreses que adoptan un perro como animal de compañía aumenta exponencialmente cada año. Los últimos datos oficiales revelan que 2019 se cerró con un incremento de mil canes nuevos, lo que deja el total en 14.895. Una cifra que, según los responsables de su control, es bastante mayor teniendo en cuenta que muchos propietarios todavía desoyen el precepto legal de registrar a sus animales (desde el año 2003, la ley obliga a "chipear" a todos los perros, sin distinción de raza ni tamaño).

La estadística pone de manifiesto un dato, cuando menos, sorprendente, pues las altas en el censo canino prácticamente duplicaron el número de nacimientos registrados en 2019, que -a falta de que trasciendan los datos concretos- rondan los 590.

Los datos se reciben y gestionan en el Rexistro Galego de Identificación de Animais de Compañía (Regiac), que ha constatado un repunte del 7,4% en los últimos 12 meses sobre los 13.612 perros catalogados al cierre de 2018.

Otra curiosidad: el censo canino local (más de 15.000 ejemplares) supera de largo al de habitantes menores de 16 años, que a principios de 2019 era de 12.370. Aunque la actualización de 2019 podría situar el global en torno a los 13.000, siempre estaría por debajo del número de canes.

A nivel provincial, el montante se dispara hasta los 209.343, un 10% más que en el ejercicio anterior, siendo Vigo la urbe que más canes suma, con unos 45.000.

Este boom canino en la ciudad ha obligado a reaccionar al Gobierno local, consciente de que la dotación de servicios específicos para las mascotas es bastante deficitaria, una carencia de la que se vienen quejando los propietarios desde hace varios años.

El único recinto habilitado en todo el municipio se encuentra en la Xunqueira de Alba, pero desde el primer momento desató el rechazo de los usuarios, principalmente por la ubicación y por su dudoso atractivo.

El socialista Iván Puentes, al frente de la Concellería de Medio Ambiente, se marcó como una de sus prioridades poner en marcha dos nuevos parques, más céntricos y mejor dotados, para satisfacer la demanda ciudadana. A mediados del pasado año anunció que ambas instalaciones serían una realidad a lo largo de este año.

RETRASO OBLIGADO. Sin embargo, las pretensiones del edil se han dado de bruces con la burocracia, puesto que cualquier actuación en esta materia está supeditada a la aprobación del Presupuesto municipal. El portavoz del PSOE, Tino Fernández, apuntaba en una entrevista a este periódico a finales de año, que "las cuestiones de mayor calado ya están habladas y negociadas, y ahora solo quedan por cerrar pequeños detalles". Fuentes del partido reiteraron el miércoles que la luz verde a las cuentas del Concello "es inminente, cuestión de unas pocas semanas". Será a partir de entonces, cuando Puentes sepa de qué cantidad dispone para sus cumplir sus proyectos, cuando se ejecuten "los dos o, como mínimo, uno de ellos2, en función de la asignación otorgada.

La Ley establece sanciones de entre 100 y 500 euros para los dueños que dejen en la calle los excrementos de sus mascotas

Su compañera Paloma Castro, responsable de Benestar Animal, se suma a esa preocupación por el bienestar de los perros del municipio. "É reponsabilidade das persoas poseedoras dun animal mantelo dacordo coas normal de boa convivencia, evitando comportamentos incívicos que poidan molestar ó resto da cidadanía", asegura, al tiempo que anuncia "varias campañas de sensibilización en materia de protección animal, actividades educativas, formativas e informativas".

Entre estas medidas inminentes está una nueva campaña en materia de protección, respeto y cumplimiento de obligaciones. "Imos a concienciar sobre a adopción responsable e sobre as obrigas dos donos dos cans para recoller os seus excrementos", apunta.

Será la Policía Local la encargada de controlar las actitudes incívicas de los propietarios y, en caso de detectar alguna, tramitará el consiguiente atestado, que podría acarrerar multas de entre 100 y 500 euros para los dueños que dejen los excrementos de sus mascotas en la vía pública.

La ciudad incorporó el pasado año dos perros por cada nuevo bebé
Comentarios