Pontevedra roza la máxima gallega y se prepara para un domingo tórrido

Los 35 grados que alcanzó el mercurio animaron a muchos a acudir a las playas 
La imagen de Silgar evidencia el abarrote de este sábado en las playas. ANXO LORENZO
photo_camera La imagen de Silgar evidencia el abarrote de este sábado en las playas. ANXO LORENZO

Sol, calor y turistas recién llegados. Una combinación explosiva para que las playas de la costa se abarrotasen este sábado de bañistas, deseosos de calmar el sofoco con la frescura del mar.

Un alivio que no fue todo lo refrescante que más uno desearía, puesto que la temperatura del agua presenta valores poco habituales debido a la influencia de los vientos flojos del norte: 19 grados se registraron en Aguete por los 17 de Silgar.

En cualquier caso, el mercurio llegó este sábado en la Boa Vila a los 35,5 grados, la segunda temperatura más alta de Galicia, solo por detrás de los 37 grados alcanzados en Ourense.

Esta ola de calor motivó que desde primera hora los arenales fuesen un hervidero de visitantes, reforzados por los numerosos foráneos que aprovecharon el fin de semana para desplazarse hasta la costa pontevedresa e iniciar así sus vacaciones de agosto.

El panorama previsto para este domingo es aún más tórrido, con máximas que llegarán hasta los 36 grados en las Rías Baixas, situándose de nuevo como las más altas de Galicia. Una tendencia que se repetirá en los primeros días de la semana entrante.

El calor reinará también durante la noche, puesto que las mínimas no bajarán de los 20 grados, un valor muy alto para el verano pontevedrés.