Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Clamor contra Maduro en la comunidad venezolana de Pontevedra: "Nadie cree ya en las elecciones"

María Fernanda Ruiz, venezolana que lleva diez años en Galicia. DP
María Fernanda Ruiz, venezolana que lleva diez años en Galicia. DP

Tras los comicios del pasado domingo, los ciudadanos de la república bolivariana en la provincia muestran su desacuerdo con el resultado y denuncian falta de transparencia en el proceso Lamentan la deriva "dictatorial" del Gobierno venezolanpo y temen que el conflicto desemboque en una guerra

Descrédito, miedo y falta de esperanza. Las reacciones entre los venezolanos afincados en la provincia se repiten tras la jornada electoral del pasado domingo, cuando los comicios en el país caribeño provocaron protestas que llegaron a Galicia. Así, el consulado del país en Vigo fue testigo de una movilización que se prolongó durante todo el día. "Nadie cree ya en el resultado electoral de las elecciones de Maduro", explicaba este lunes Manuel Pérez, presidente de la Asociación de Amigos de Venezuela en Galicia.

Él, como tantos otros emigrantes gallegos retornados, manifiesta su oposición al Gobierno chavista de Maduro y desconfía de los resultados electorales que le dan la victoria. La postura de los opositores fue la abstención, de modo que la participación en las elecciones se situó en el 46%, con una abstención de récord.

La situación en el país provoca que quienes tienen antepasados en Galicia aprovechen para hacer el trayecto contrario al que realizaron sus padres o abuelos. Solo en el primer semestre de 2017, 1.472 personas provenientes de Venezuela llegaron a la comunidad, 450 a Pontevedra. En lo que se refiere a los datos de la ciudad, el número de personas venidas de la república bolivariana también ha crecido en los últimos cinco años.

A las dificultades que se encuentran los venezolanos en su país se unen las que surgen al emigrar. Los pensionistas en el extranjero llevan más de dos años sin percibir sus pensiones. Así, miles de gallegos que emigraron a Venezuela y volvieron se encuentran en la actualidad sin ingresos porque el Estado bolivariano dejó de pagar las pensiones a los extranjeros en 2015.

TESTIMONIOS

María Fernanda Ruiz: "Esperamos que el resto del mundo no reconozca los resultados"

"Yo espero que después de las elecciones del domingo haya sanciones a Venezuela y que el resto del mundo no reconozca los resultados". Así se manifestaba el lunes María Fernanda Ruiz, venezolana que lleva diez años en Galicia y que no tiene previsto volver a la república bolivariana debido a su situación política.

La venezolana desconfía del proceso electoral convocado por Maduro y señala su falta de transparencia. Como muchos otros miembros de la comunidad venezolana en Galicia, el domingo se manifestó ante el consulado del país en Vigo. "En toda la jornada electoral solo vimos entrar a un puñado de personas", cuenta.

En cuanto al futuro, Ruiz lamenta que la situación en Venezuela solo pueda arreglarse con la intervención de la comunidad internacional. "El pueblo venezolano no va a poder salir de esto solo", explica y admite que, para "reconstruir Venezuela, va a tener que haber muertes o incluso una guerra".

Manuel Pérez: "En Vigo votaron doce personas, y ocho de ellas son del cuerpo diplomático"

Manuel Pérez, presidente de la Asociación de Amigos de Venezuela en Galicia, no cree que los datos de participación sean ciertos. Así, manifiesta que la abstención fue mucho mayor de lo que indica el Gobierno de Maduro. "En Vigo votaron doce personas y, si tenemos en cuenta que solo el personal diplomático son ocho, es menos del 1% de la población venezolana de la provincia", explica Pérez.

Este ciudadano tilda las elecciones del pasado domingo como "inconstitucionales" y acusa al Gobierno de Maduro de "dictadura encubierta". "Ningún venezolano confía en el proceso electoral porque está viciado", cuenta.

Las consecuencias tras el resultado de los comicios del domingo serán un agravamiento de la situación en el país, tal y como vaticina Pérez. "La esperanza se está agotando entre la gente que vive allá, pero también entre los que estamos en el extranjero. Pedimos a los países del mundo que nos ayuden".

Mónica Janeiro: "En mi familia nadie fue a votar, ni los que están aquí ni los de Venezuela"

Mónica Janeiro, venezolana residente en la provincia desde hace dos años, se sumó el domingo al boicot a unas elecciones que considera manipuladas. "Nadie de mi familia fue a votar, ni los que vivimos en Galicia ni los que todavía están en Venezuela", asegura.

Por eso, Janeiro desconfía del resultado electoral y cree que la abstención fue todavía mayor que la que indica el Gobierno de Nicolás Maduro. El padre de Mónica, emigrante gallego que trabajó toda su ida en Venezuela, falleció el pasado mes de octubre, dos meses antes de la celebración del juicio por el cual se reconocía que no estaba cobrando pensión por parte del Estado venezolano. "Si él estuviese vivo habría ido al consulado a manifestarse", explica.

Janeiro habla de una situación límite en su país de origen. "Tengo un tío que tuvo que cruzar la frontera con Colombia con 80 años para poder recibir un tratamiento médico", lamenta.

Gabriela Monasteiro: "Esta situación no se solucionará con unas elecciones"

"Desde que vine a España, hace cinco años, sé que la situación en Venezuela no va a cambiar con unas elecciones. De hecho, mucha gente está pendiente de que otros países intervengan en el conflicto". Ese es el análisis que hace Gabriela Monasterio de la situación en su país.

Nieta de emigrante originario de A Estrada, la venezolana volvió a Galicia acompañando a su madre y desde hace un lustro vive en la ciudad del Lérez. Su padre tuvo que quedarse en Venezuela porque no tenía acceso al sistema de salud español al no cotizar su mujer. "Él tuvo un ictus, tenía que someterse a diálisis y necesitaba unos medicamentos que eran imposibles de conseguir en Venezuela", cuenta Monasterio. "Yo intenté conseguirle las medicinas aquí, pero era un tratamiento que no se proporciona en farmacias, por eso su enfermedad se agravó y acabó falleciendo", explica.

Casos como el de su padre son habituales en un país en el que cada vez es más complicado acceder a productos de primera necesidad, como comida y medicamentos. "La gente está muy decepcionada y estas elecciones poco transparentes solo contribuyen a que perdamos más la esperanza", lamenta Monasterio.

Clamor contra Maduro en la comunidad venezolana de Pontevedra:...
Comentarios