La cocaína ahora es más barata que nunca

Mercado inundado ▶ A 22.000 euros el kilo. Ese es el valor actual de la droga sudamericana en el mercado de las Rías Baixas al por mayor, una cifra nunca vista hasta este momento. La inundación del mercado internacional obliga a las mafias gallegas a vender más barato, pues los clientes compran a bajo precio en los puertos de Róterdam y Amberes.
Cocaína incautada en Vigo. POLICÍA
photo_camera Cocaína incautada en Vigo. POLICÍA

El mercado de la droga camina a una velocidad muy distinta al de los canales lícitos. Muestra de ello es que en un momento en el que la mayor parte de los bienes y servicios suben sin control, la cocaína baja, y mucho, en las Rías Baixas. Las cada vez más extendidas entradas, no solo mediante el sistema tradicional de barcos y planeadoras, sino también en velero y, muy especialmente, dentro de contenedores marítimos, han provocado un escenario en el que la sobreproducción en Sudamérica se ha traducido en una sobreoferta en las principales puertas de entrada de Europa. Distintas fuentes sitúan el precio del kilo de la cocaína en O Salnés en 22.000 euros (si se vende al por mayor, a gran escala), fijando mínimos históricos que no se marcaron ni siquiera a principios del siglo XXI. Los motivos son varios, pero el más importante es la competencia, que en 2022 es feroz.

Cada vez son más las personas y las organizaciones que se dedican a la introducción de cocaína en Europa, y el avance de las nuevas tecnologías hace que casi cualquier persona, con muy poca infraestructura física pero con buenos (y bien encriptados) contactos, pueda recibir la droga. Los contenedores marítimos se han convertido en el vector principal, y los narcotraficantes gallegos manejan varias entradas. Por una parte, el puerto de Marín y, principalmente, el de Vigo, con rutas regulares de grandes buques procedentes de las dársenas que dominan las organizaciones criminales de Sudamérica, especialmente la de Guayaquil, en Ecuador. En paralelo, los puertos portugueses, con Leixoes como el más cercano y utilizado, lugares con perfecta conexión con Ecuador, con Colombia y, especialmente, con Brasil, punto de partida que adquiere en estos tiempos tanta relevancia como los dos países anteriores.

Influyen la sobreproducción en Colombia y las entradas por vías tradicionales y por contenedores en Vigo, Marín y el Norte de Portugal

A todo ello se une un factor que hasta ahora no determinaba lo que ocurría en Galicia, pero que ya lo hace: los precios en los canales clandestinos de los puertos en los del Norte de Europa, tanto Róterdam como Amberes, y últimamente también Hamburgo. La cocaína que llega por las infraestructuras portuarias de Países Bajos y Bélgica, las más grandes de Europa, es incluso más barata que en las Rías Baixas, lo que provoca que los precios bajen. De lo contrario, los narcos que venden kilo a kilo cambian de proveedor y, en lugar de comprar a su tradicional contacto en el Noroeste de España, acude a mercados de Madrid, donde llega la droga directamente desde los citados puntos belgas y neerlandeses a precios sin competencia.

En este escenario, el daño a la salud pública de la sociedad se presenta mayor que nunca. Las nuevas generaciones tienen una escasa o nula conciencia de los riesgos de los consumos (esta sobreoferta puede extrapolarse igualmente al hachís), y la gran presencia de estupefacientes en los núcleos de población genera un claro incremento de consumidores y, a medio plazo, de adictos. Así lo reflejan los datos de la Unión Europea, que analiza las aguas residuales y que sitúa el consumo en Galicia tres veces más elevado que un quinquenio atrás.

Aniversario de la Brigada Central. DP
Aniversario de la Brigada Central. DP

Y como consecuencias, además de las patologías directas causadas por la drogadicción, destacan otras más "vistosas" y no menos graves: los accidentes de tráfico. Para muestra, la estadística de la Policía Local de Pontevedra que desveló este periódico hace escasas semanas, que indicaba que los positivos por conducción bajo los efectos de las drogas se duplican en 2022 respecto a lo reflejado el año pasado, y una realidad dramática: el brutal accidente protagonizado la semana pasada por el conductor de un Porsche 911 en la carretera que une la capital de la provincia con Vilagarcía de Arousa a su paso por Meis, con el resultado de una mujer fallecida y otra herida de gravedad. El causante del siniestro, detenido por un homicidio imprudente, entre otros delitos contra la seguridad vial, había consumido cocaína antes de ponerse al volante.

En el otro lado de la balanza están las autoridades, que esta semana han mostrado músculo en Galicia. Los fiscales antidroga de toda España se reunieron en el Pazo de Mariñán para trazar una estrategia común poniendo el foco en la lucha patrimonial como elemento clave, señalaron, para combatir el narcotráfico. Álvaro García Ortiz, puso sobre la mesa el compromiso de la Fiscalía en la lucha contra el narco, que ha calificado de lacra insoportable para cualquier sociedad y para la sociedad gallega en especial, "que lleva muchos años de recorrido en su lucha". El fiscal general asumió que el narcotráfico es un delito que afecta a toda la estructura social, económica y de salud de un país. "No es solo un problema de salud pública, es sobre todo una cuestión de dinero, se trafica para obtener una ganancia. Por eso es esencial incautar y gestionar los activos procedentes del narcotráfico con los instrumentos que proporciona el ordenamiento jurídico". La jefa de la Fiscalía Antidroga, Rosa Morán, presidió un encuentro al que no faltaron las cabezas visibles de Pontevedra, el delegado Antidroga Pablo Varela y el fiscal jefe Juan Carlos Aladro.

Encuentro de fiscales. FISCALÍA
Encuentro de fiscales. FISCALÍA

Precisamente la Memoria 2022 de la Fiscalía General del Estado volvió a poner el foco en las mafias gallegas, fuertes en la cocaína pero también en la fabricación de infraestructura naval para el hachís, tal y como quedó acreditado en las numerosas operaciones desarrolladas en los últimos meses.

Así, el texto que se publicó recientemente señala "el mantenimiento de organizaciones tradicionales, que recuperan sectores de actividad delictiva, como sucede con las llamadas mafias gallegas, dedicadas al desembarco de cocaína en dicha Comunidad Autónoma (Coruña y Pontevedra)".

La Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2022 añade que Galicia, "además de ser una zona que mantiene una importante actividad de tráfico de cocaína, parece ser un centro logístico de distribución de heroína, que procede de Holanda por carretera, y que extiende sus efectos a la propia comunidad autónoma, e incluso a Portugal y Andalucía", noticia de la que dio cuenta Diario de Pontevedra semanas atrás, a lo que la Fiscalía Antidroga añade que "en este punto parece que las organizaciones gallegas dedicadas a esta última actividad –y que parecen desconectadas de las dedicadas al tráfico de hachís o cocaína–, prescinden de Madrid como posible lugar de paso, y reciben la droga a través de vías de alta capacidad".

Sede permanente
Los fiscales antidroga estarán en Galicia
La semana de encuentros por parte de los fiscales Antidroga de toda España que tuvo lugar en el Pazo de Mariñán sirvió de aperitivo para lo que ocurrirá en el futuro, pues Álvaro García Ortiz, fiscal general, anunció que próximamente se va a firmar un convenio para que el citado Pazo de Mariñán sea un foro permanente de encuentro y discusión de fiscales antidroga, "una especie de escuela del Ministerio Fiscal". Así, los encuentros entre ellos tendrán lugar en Galicia.

Comentarios