El Colegio de Médicos de Pontevedra 'rompe' con la Xunta

Acusan a Sanidade de "incumplir" sus promesas y "no resolver" los problemas laborales y asistenciales
Imagen del reciente homenaje a los facultativos jubilados en el Colegio de Médicos de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Imagen del reciente homenaje a los facultativos jubilados en el Colegio de Médicos de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El estado de la sanidad vuelve a llevar la temperatura de las relaciones entre la Xunta y los médicos en Pontevedra a su punto de ebullición. Este miércoles, el Pleno de la Junta del Colegio Oficial de Médicos de la provincia de Pontevedra acordó, por unanimidad, "romper todo tipo de relación con la Consellería de Sanidade hasta que cambie el equipo de la misma". Ocurre en un momento especialmente delicado, con los ánimos de los sanitarios ciertamente revueltos por la falta de personal, las condiciones laborales y las dificultades de organización, sobre todo en las áreas de Urgencias extrahospitalarias y Atención Primaria. Los portavoces de los facultativos señalan que su búsqueda de interlocuciones "adecuadas" ha recibido como respuesta "la ineficacia, la falta de seriedad, planes que no se cumplen y, en ocasiones, respuestas que parecen más ocurrencias que soluciones reales".

La aparente radicalidad de esta ruptura sorprendió este miércoles en la Xunta, que ha venido manteniendo reuniones en las últimas semanas tanto con el Colegio de Pontevedra como con el resto de agrupaciones colegiadas gallegas.

"Sempre estivemos abertos ao diálogo", señalaron fuentes de la Consellería de Sanidade, que subrayaron su participación "en reunións constantes ao longo do ano, escoitando as demandas e necesidades de todos os profesionais e traballadores da sanidade pública galega".

La apelación del Ejecutivo autonómico al diálogo no convence a los portavoces del Colegio provincial pontevedrés, que aún reconociendo que la situación "es compleja", sostienen que se ha llegado a este punto "por las continuas deficiencias acumuladas durante años por un sistema sanitario gallego que tiene transferidas la totalidad de sus competencias en salud desde hace más de 30 años".

Señalan que no se puede señalar a los médicos como culpables y, entre otras cosas, tachan de "mentira" el documento pactado con el Consello Galego de Colexios de Médicos Por una atención primaria vertebradora del sistema de salud, suscrito en noviembre de 2019, donde según expresan se apuntaban "mejoras y soluciones, con diversos plazos, que nunca se han llevado a cabo". 

La Xunta refleja, por su parte, que la próxima semana está convocada una reunión entre o presidente del gobierno autonómico, Alfonso Rueda, y representantes del Consello Oficial de Médicos de Galicia "na que se abordarán diversas cuestións" relativas todas ellas a la situación de la sanidad y las posibles acciones a adoptar para solucionar los problemas.

"Este encontro é un exemplo da maneira máis axeitada de intercambiar opinións e chegar a acordos", señalaron las fuentes de la Consellería de Sanidade.

Los médicos, a través del colegio provincial, apuntan a su vez hacia "evidentes discrepancias" entre los datos que aporta la Consellería y los datos "de la realidad vivida, día a día, por profesionales y pacientes". Señalan también una "indebida normalización" de situaciones como la falta de médicos en los centros sanitarios de urgencias extrahospitalarios o "una Asistencia Primaria con listas de espera como las actuales".

Tras la publicación del duro comunicado de los médicos de Pontevedra, la Xunta reiteró "a súa aposta polo diálogo para fornecer a sanidade pública galega" y apuntó que seguirán contando con los profesionales en las reuniones para valorar las distintas soluciones a adoptar ante los problemas de la organización sanitaria.

Los médicos representados en el Colegio de Pontevedra se quejaron expresamente por los "intentos" de una atención a pacientes que acuden a los centros de salud "por parte de personal no sanitario, disfrazando este triaje en sistemas de ordenación de la demanda que no tienen validez clínica, ni jurídica".

También señalaron que en el momento actual es "evidente" que no existen las condiciones laborales apropiadas para médicos de Familia o pediatras de atención primaria. Recordaron que más de 400 médicos emigran todos los años y más de 200 plazas de Medicina Familiar y Comunitaria quedaron desiertas en el último MIR.

"Formar a un médico le cuesta a la sociedad más de 300.000 euros y, la mayoría, se marchan a trabajar a otras autonomías, países o a la medicina privada. En último término, aludieron también en su protesta a "las deficiencias en la formación MIR".  Como corolario a sus quejas, los médicos demandan "una dotación económica adecuada" para resolver todos estos problemas y concluyen que esta "no aparece ni en los presupuestos actuales ni en los del próximo año". El colegio pontevedrés, además de romper  las relaciones con la Xunta, anunció que "recurrirá a otras instancias, como las Judiciales, con el objeto de garantizar la salud de nuestros pacientes y las condiciones profesionales adecuadas a nuestros compañeros".

El Ejecutivo autonómico, pese a las críticas, insistió en que el Consello Galego de Colexios de Médicos, que preside actualmente el Colegio pontevedrés, tiene pendiente una reunión para tratar estos temas con el presidente de la Xunta y, "como siempre, estaremos dispostos a retomar todos os mecanismos ao noso alcance en aras do ben común".

Comentarios