El Colegio de Médicos de Pontevedra vuelve a declarar "rotas" las relaciones con Sanidade

El conflicto de los PAC fuerza, además, la dimisión de su portavoz, Isidro Lago, como presidente del Consello Galego de Médicos
Isidro Lago (centro) en la rueda de prensa celebrada en la sede del Colegio de Médicos de Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera Isidro Lago (centro) en la rueda de prensa celebrada en la sede del Colegio de Médicos de Pontevedra. DAVID FREIRE

Por segunda vez en poco más de un mes el Colegio de Médicos de Pontevedra ha decidido por "unanimidad" dar por "rotas todo tipo de relaciones con la Consellería de Sanidade". 

La primera vez sucedió el pasado 23 de noviembre, a seis días de reunirse con el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el titular de Sanidade, Julio García Comesaña. Y la segunda fue adoptada el 21 de diciembre, pero comunicada este miércoles en una rueda de prensa celebrada en la sede del Colegio.

La ruptura de las negociaciones ha forzado, además, que el presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, Isidro Lago, haya presentado su dimisión como presidente del Consello Galego de Médicos, pues considera una "incongruencia" que, habiendo esa rotura del diálogo desde Pontevedra, "tenga que hablar con el conselleiro sí o sí" cuando ejerce de portavoz de los galenos gallegos. "Es contradictorio (...), no puedo disociarme en dos personas", manifestó en su comparecencia. 

Lago comunicó su decisión al conselleiro en una reunión que mantuvo con él este mismo martes en calidad de representante del Consello Galego y entregó una carta al resto de presidentes de los colegios médicos con su determinación. Además, precisó que el plazo de vigencia de su cargo (dos años) había finalizado en marzo de este año, pero que mientras no haya sustituto seguirá ejerciendo "en funciones". Pero ¿cuáles son los motivos que han provocado la rotura de las negociaciones? 

Los motivos

En la primera ocasión, Lago precisó que "la gota que colmó el vaso" fue la decisión de dejar operativos los Puntos de Atención Continuada (PAC) del área sanitaria solo con personal de enfermería y personal administrativo cuando no hay facultativos para cubrir el turno médico. A su modo de ver, esto supone adjudicar "competencias médicas" al personal de enfermería y un riesgo para el paciente, a pesar de los cursos exprés de soporte vital avanzado que se ofrecieron a las profesionales de enfermería. "Es como si queremos dar un curso de dos horas a una azafata para que pilote un avión. ¿Alquien se sentiría seguro en ese viaje?", declaró. 

La segunda ruptura se produjo, según Lago, por las declaraciones que realizó el conselleiro tras la reunión del 29 de noviembre, en las que Comesaña dijo que se abría a "estudiar" la reestructuración del mapa de centros de salud sugerida por el Consello Galego de Médicos mientras no se logre completar la plantilla médica. 

Dicha propuesta fue trasladada por el propio Lago en una entrevista publicada el 13 de noviembre por este periódico. Sin embargo, según defendió el Consello y según reiteró el presidente del colegio pontevedrés, el órgano colegial no realizó esa propuesta en el encuentro en cuestión ni propuso el cierre de Puntos de Atención Continuada. 

Lago aseguró que "el presidente de la Xunta dijo que la línea roja era que los PAC no se cierran", pero que al margen de ese asunto el órgano colegial llevó a la reunión muchos otros temas, como "el estado de Atención Primaria, las agendas, la compatibilidad y el complemento específico, las competencias de los distintos sectores sanitarios, las sentencias que habían...". Según dijo, las partes reunidas quedaron en que, como eran cuestiones complejas, "no se tratarían posteriormente en ruedas de prensa". Por ello, acusó al conselleiro de "deslealtad" y tildó su actitud de "fracaso", "tanto por la pobreza de sus aportaciones" como por la "falsedad" de "sus declaraciones".

Frentes abiertos

El portavoz de los galenos pontevedreses indicó que los Puntos de Atención Continuada "tienen que estar con su dotación", pero que, "si hay que reorganizarlos", debe hacerlo "la Consellería en consenso con los profesionales".

Además, afirmó que, de todos los temas tratados en los últimos meses, solo llegaron a buen puerto dos: la posibilidad de que los médicos jubilados puedan tener un talón de recetas para uso personal y la renovación de Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), dirigido a facultativos con trastornos psíquicos y/o conductas adictivas que pueden interferir en su práctica profesional, y cuya dotación se elevó "un 70%". 

El portavoz esgrimió, además, otros frentes abiertos que motivan esa ruptura con Sanidade. Entre ellos, "la poca claridad sobre las competencias médicas" o el programa XIDE que, según la institución, "resulta un peligro" al dejar en manos del personal general administrativo (PSX) el triaje de los pacientes que acuden a los servicios de Atención Primaria. "El Colegio de Pontevedra seguirá estando en el Consello Galego (...) y estará dispuesto a retomar los mecanismos de comunicación a nuestro alcance (...) pero no hablamos con la Consellería porque consideramos que no aporta nada a la sanidad", concluyó Lago.
 

Comesaña se reúne "con espíritu constructivo con todas las partes"

Fuentes oficiales del Sergas replicaron este miércoles las acusaciones del Colegio de Médicos de Pontevedra, aseverando que el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, "se reúne con talante dialogante y espíritu constructivo con todas las partes", tanto con "asociaciones de pacientes" como con "colegios profesionales, sociedades científicas o sindicatos". " Y siempre con un buen clima de diálogo y por el bien de la ciudadanía y una mejor sanidad".

Por su parte, el Área Sanitaria de Pontevedra y O Salnés respalda la decisión de no cerrar PAC y hasta la fecha ha defendido que no hay médicos disponibles para ser contratados y que en ningún caso se extralimitan las competencias de enfermería.

Comentarios