sábado. 16.10.2021 |
El tiempo
sábado. 16.10.2021
El tiempo

La comarca se asoma a la normalidad

Con unos protocolos menos rígidos y la posibilidad de compartir. Así regresaron al colegio los niños y niñas de Pontevedra. Mascarilla y gel, sí, distancia algo más corta y la tranquilidad de haber superado ya un curso covid. GONZALO GARCÍA
Con unos protocolos menos rígidos y la posibilidad de compartir. Así regresaron al colegio los niños y niñas de Pontevedra. Mascarilla y gel, sí, distancia algo más corta y la tranquilidad de haber superado ya un curso covid. GONZALO GARCÍA
La buena progresión de los datos covid que firma el área sanitaria la acerca cada vez más a una situación de normalidad. Aunque hasta que la incidencia acumulada a 14 días no descienda de 25 (se sitúa entre 50 y 150) no se alcanza el hito formalmente, son muchos los signos que hacen presagiar que está muy cerca

Los abrazos están de vuelta. En las residencias de mayores se inicia este miércoles la tercera dosis de vacuna contra el covid; los niños pueden compartir material escolar y algunos municipios del área sanitaria han celebrado sus primeras verbenas en algo más de año y medio. Son solo algunos de los signos que –junto a las cifras covid– nos indican que la ansiada normalidad está cada vez más cerca.

Con mascarilla y distancia, y sin olvidar la reciente costumbre de higienizar las manos con gel hidroalcohólico, la vida prepandemia también trata de abrirse camino en las calles de Pontevedra. Aunque Galicia todavía no ha alcanzado esa nueva normalidad que marca el semáforo del Ministerio de Sanidad, y que viene determinada por una incidencia a 14 días inferior a 25, las buenas cifras registradas en las últimas semanas, la tendencia a la baja tanto en contagios como en presión hospitalaria y el aumento de la población vacunada, han devuelto escenas a la vida cotidiana que permanecían casi olvidadas.

Pese a todo, los epidemiólogos advierten de que el coronavirus no se ha ido y que las precaucaciones deben mantenerse igualmente. Recuperar la normalidad sí, pero con cuidado, distancia y mascarilla.


Colegios y universidad

Pese a que el Campus Remoto de la Universidade de Vigo fue todo un éxito el año pasado, la institución académica ha apostado este curso por la presencialidad. También los institutos y colegios han suavizado los protocolos covid. La distancia se reduce a 1,20 metros lo que ha permitido aumentar la ratio de las aulas de Eso y Bachillerato. Los más pequeños podrán compartir su material, realizar trabajos en grupo y excursiones. Aunque se mantienen los grupos burbuja. La vuelta al cole ha sido más tranquila también tras la experiencia del año anterior donde más del 90% de los casos registrados en los centros escolares se habían contagiado en el entorno familiar.


La vuelta a la presencialidad

Los trabajadores de las instituciones públicas están de vuelta. En el Concello y la Deputación de Pontevedra el teletrabajo se ha ido abandonando de forma gradual. Actualmente, salvo en los servicios donde no se puede mantener la distancia de 1,5 metros del ente provincial, todo el mundo está trabajando en modo presencial. Algo que lleva ocurriendo desde septiembre de 2020, excepto por el pico de la tercera ola registrada en enero. También en las dependencias municipales los trabajadores ocupan sus puestos de trabajo al que se incorporaron poco a poco. Y la Administración General del Estado (Age) vuelve a la oficina a partir del 1 de octubre, ante el control de la pandemia.

La presencialidad también empieza a ser una realidad en la Atención Primaria, donde hace solo unos días la Xunta anunció el regreso de las consultas cara a cara con el objetivo inicial de que el 60% de estas sean presenciales y a final de año la práctica totalidad.


Deporte

Vuelven las actividades extraescolares. Las academias y las escuelas deportivas tanto del Concello como de la Deputación se han puesto en marcha de nuevo. Por otra parte, el aumento de las matrículas en gimnasios, piscinas y centros de actividades cerrados da buena muestra del cambio de situación.


Ocio

De estar sentado y a distancia, a de pie y todos juntos. La nueva situación ha abierto la puerta a la celebración de conciertos de pie, e incluso a bailar pegados cuando la ocasión lo requiere. Las primeras verbenas que acogió Marín dieron buena muestra de ello. Ojo, sin bajar la guardia. RAFA FARIÑA
[De estar sentado y a distancia, a de pie y todos juntos. La nueva situación ha abierto la puerta a la celebración de conciertos de pie, e incluso a bailar pegados cuando la ocasión lo requiere. Las primeras verbenas que acogió Marín dieron buena muestra de ello. Ojo, sin bajar la guardia. RAFA FARIÑA]

Otro de los signos que indican que la crisis sanitaria podría estar remitiendo –o al menos es la sensación de muchos ciudadanos– es que aumentan las reservas de viajes organizados. Hasta el punto de que estas empresas confían en aumentar un 40% las ventas sobre el año pasado. La celebración de conciertos o las primeras verbenas, con aforos controlados pero con la posibilidad de bailar de pie y agarrados son imágenes que evocan los días prepandemia y que se recuperaron hace solo unos días en Cantodarea y en Marín.

Muchos han empezado a salir hasta tarde con no convivientes. Y las reservas de cenas, comidas y banquetes de boda han vuelto a activarse. Los hosteleros, pese a que desconfían del plan de hostelería segura implantado en Galicia, sí reconocen que cada vez algo se mueve más en la comarca.

La comarca se asoma a la normalidad
Comentarios
ç