El comercio local de Sanxenxo mira hacia el Mediterráneo

Las tiendas más punteras del centro turístico esperan aumentar sus beneficios
La estética es uno de los factores que priman en un comercio local sanxenxino en plena transformación. AMU
photo_camera La estética es uno de los factores que priman en un comercio local sanxenxino en plena transformación. AMU

Para todas ellas, este será el verano de la recuperación. Cada vez son más las tiendas de Sanxenxo que, en pleno centro de la villa turística, han decidido invertir en imagen, a imitación del modelo de comercio local ya plenamente consolidado en localidades del Mediterráneo punteras en turismo como son Marbella o Puerto Banús (Málaga), Benidorm, Altea o Xàbia (Comunidad Valenciana) e incluso Menorca (Islas Baleares). Con la vista puesta en un esperado aumento de ventas de entre un 30% y un 50% durante esta temporada estival, que no estará afectada por restricciones, muchas de ellas se han puesto ya manos a la obra, doblando los encargos de mercancía, primando la estética de sus escaparates y, en definitiva, transformando un modelo de comercio local que, ahora, busca la exclusividad para sus clientela, invierte en calidad y cuida al máximo cada detalle.

En el ámbito de los establecimientos comerciales punteros en el centro turístico de Sanxenxo por su dedicación casi en exclusiva a este público, ubicación en primera línea de playa o su apuesta por líneas de productos propias y originales, el escaparatismo es uno de los factores que más importancia ha cobrado en los últimos tiempos. En el caso de la tienda de decoración y gourmet O Faiado da Loba (Rúa de Madrid, 62), ganadora del último certamen de escaparates de Entretendas, tal y como afirma su responsable, Marta Gondar, la estética del local influye "tanto, que yo cambio los escaparates cada siete o diez días, continuamente, y es un motivo para que la gente entre en la tienda. Cada vez que hay un cambio de escaparate la gente sabe que hay novedades y echa un vistazo", explica. Un sistema similar es el que ha adoptado en la tienda de complementos Salotto (Praia de Silgar, 26) Cristina Casás, que dispone de "dos decoradoras impresionantes que nos cambian todo el escaparate una vez al mes", mientras que Marta Gil, de la tienda de ropa Amey & co, también en el Paseo Praia de Silgar, incluso ha efectuado una pequeña reforma con el cambio del letrero de cara al verano. "Damos mucha importancia a los escaparates y al color. La gente entra por el escaparate y, por eso, en invierno aprovechamos para hacer arreglos", asegura.

En el caso de Patricia Gallego, de la tienda de ropa y complementos Hypatia (Praia de Silgar, 2), "a ubicación é o máis importante, todo o mundo pasa por aquí. E tamén a estética, como están expostas as cousas e que sexan bonitas. A nosa rompedura de cabeza é ter produtos diferentes e orixinais, aínda que as vistas do noso escaparate xa o fan todo", afirma. Para Sharay López Losada, propietaria de la tienda de ropa Muñeca de Trapo (Praza Pascual Veiga, 4), la importancia de la estética va mucho más allá. "Es nuestra filosofía. El olor de la tienda, los vestidos de las dependientas, las diademas, todo envuelve al producto. Si veo una tienda como esta en cualquier sitio voy a entrar. Conseguir que la gente entre y vea tu producto es maravilloso y, en el pequeño comercio, es el handicap", explica.

En lo que respecta a las expectativas para este verano, todas ellas coinciden: "Muy altas". En Hypatia y Salotto tienen claro que el aumento deberá situarse entre el 30% y el 50% teniendo en cuenta la cadencia ascendiente que ya comenzó a principios de junio, y que tuvo un primer pico durante esta Semana Santa, mientras que en Amey & co esperan "vender por lo menos el doble que el año pasado", si bien han notado una frenada en el ritmo de ventas con respecto a la prepandemia. A pesar de ello, en Muñeca de Trapo ven en el verano que está al caer "una temporada maravillosa. La Semana Santa ya fue espectacular, sin precedentes a otros años anteriores a la covid, y nos estamos preparando para no quedarnos dormidos", aseguró Sharay López. Pese a las altas previsiones de ventas y, como ocurre todas las temporadas, el triunfo de la recuperación para el comercio local queda, también este año, pendiente de la climatología, si bien, tal y como ha recordado López, "varios hoteles ya han registrado llenos en verano y esperamos una temporada en la que la ocupación va a ser inigualable a otros años en las mismas fechas".

HORARIOS PRECOVID. Lo que sí tienen claro en estos comercios es que, a nivel de horarios de verano, y teniendo en cuenta las altas expectativas, volverá la normalidad de la prepandemia, con aperturas hasta la madrugada, un horario que cada vez adoptan más establecimientos en Sanxenxo durante la temporada estival, al igual que los puntos más turísticos del Mediterráneo. "Volvemos a los horarios anteriores a la covid, los originales de veraneo, en los que la gente va a las tiendas después de cenar, hasta la una de la mañana, como en Puerto Banús o Ibiza", señaló la propietaria de Muñeca de Trapo. La misma imagen se repetirá en Amey & co, que amplía también hasta la 1.00 horas. "No podemos cerrar a las nueve, que es cuando la gente sube de la playa", aseguró su responsable, Marta Gil.

Y, para hacer frente a la situación a la que se enfrentan estos comercios, la contratación de personal durante el verano será clave en esta temporada, en contraposición con los anteriores veranos de la pandemia, en los que muchas tiendas como Muñeca de Trapo frenaron la ampliación de la plantilla, que ahora vuelve a subir. También es el caso de Amey & co e Hypatia, desde donde, asegura Patricia Gallego, "faremos un esforzo extra. Primeiro no que respecta ao persoal, agora xa temos a unha persoa fixa todo o día e todo o ano, e imos ter de reforzo como mínimo unha ou dúas máis, porque o ano pasado xa non dabamos. Será un cambio importante", explicó.

Ahora, los comercios que tienen producción propia apuran la confección de los productos que saldrán a la calle en pocas semanas, en una apuesta de lleno por un verano en el que, pese a que la mayoría de los establecimientos comerciales antes mencionados abren todo el año, han decidido depositar sus esperanzas de futuro. "Hay mucha subida de precio y eso implica que los caprichos se acortarán, pero soy positiva", manifestó Marta Gondar, desde O Faiado da Loba. Para Amey & co, a la que el traslado a su actual ubicación le pilló de lleno con la pandemia, su tercer verano será la clave del éxito tras un invierno que "ha sido muy duro". Con la maquinaria ya a todo gas, ahora solo les queda esperar el sol.

Vestidos, kimonos y decoración, lo más vendido
La fidelidad de los veraneantes es uno de los ingredientes que sostienen a las tiendas más chic del comercio local. "Tenemos clientas que vienen todos los años tres veces al día", aseguraron desde Muñeca de Trapo. Por ello, cambiar las colecciones rápidamente y tener pocas unidades para que no se vean repetidas, es algo que funciona en Hypatia, donde lo que más se vende son vestidos, kimonos y seda de la India, mientras que en O Faiado da Loba triunfan las alfombras de fibras naturales, cestos, lámparas y vajillas.