Comienza la cuenta atrás para conocer el diseño del nuevo Pazo de Lourizán

El jurado que deberá resolver el concurso de ideas remitió a las comisiones administrativa y técnica la documentación de las propuestas presentadas para seleccionar a las ocho mejores
Visita del presidente de la Xunta y autoridades al Pazo, el pasado 31 de julio. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Visita del presidente de la Xunta y autoridades al Pazo, el pasado 31 de julio. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La Xunta activó este martes el reloj de la cuenta atrás para conocerse el futuro del Pazo de Lourizán y su entorno. El primer paso fue constituir el jurado que tendrá que elegir el proyecto ganador de entre los ocho finalistas del concurso de ideas.

El grupo, que mantuvo una primera reunión telemática, está presidido por Ángel Bernardo Tahoces, gerente de la Axencia Galega de Industria Forestal. Entre sus componentes figuran el vicepresidente de la Deputación, Rafael Domínguez, y representantes de distintos departamentos del Gobierno autonómico (Presidencia, Turismo, Medio Rural, Montes, etc.), así como arquitectos.

Serán los encargados de elegir la mejor solución para recuperar y darle nuevos usos al conjunto de Lourizán, que presenta un estado semirruinoso.

Una de sus primeras decisiones consistió en remitir la documentación de las propuestas presentadas a las dos comisiones -técnica y administrativa- que se han creado al efecto para evaluar los diferentes proyectos y después elegir los ocho mejores en una primera criba.

En cuanto a los plazos para conocer una resolución, fuentes de la Consellería de Medio Rural matizaron que "é un proceso en marcha e haberá que agardar a que se complete, para coñecer a iniciativa gañadora do concurso".

En cualquier caso, las directrices quedaron muy claras en el concurso de ideas y los aspirantes se quedaron con poco margen de maniobra para especular. El pliego respetaba punto por punto las sugerencias de la Fundación RIA, presidida por el arquitecto David Chipperfield, que desarrolla desde 2021 el trabajo de reordenación de los usos de la finca y su puesta en valor.

Un hotel. El elemento central, el Pazo, tiene singularmente definido su futuro y el servicio que tendrá cada espacio en el mismo.

Se propone la introducción parcial de uso hotelero en el Pazo, como principal elemento de dinamización de la finca. Se pretende que el hotel sea,como mínimo, de cuatro estrellas, considerando el valor cultural y patrimonial del edificio y el lugar donde se encuentra. La implantación y el diseño de las estancias necesarias deberán tener en cuenta las necesidades de un hotel de esta elevada categoría, conjugándolas con el valor patrimonial del edificio.

La superficie interior total es de 2.444 metros cuadrados, mientras que las terrazas suman 209 m2. La propuesta es que la zona de oficinas destinada a empresas forestales se sitúe en el semisótano porque se define como "enclave idóneo para firmas que quieran posicionarse a diferentes escalas autonómico, nacional e internacional del sector forestal".

El ganador se sabrá en febrero

La Xunta apura los plazos para llevar a cabo uno de sus proyectos estrella en la ciudad, en el que invertirá unos 18 millones de euros en tres años. Los plazos que maneja la Axencia Galega da Industria Forestal es que antes de fin de año se conozcan los ocho finalistas y que el ganador se sepa en febrero.

Comentarios