viernes. 23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo

Miguel Rosendo proclama que nunca quiso "romper la libertad" de nadie

Miguel Rosendo, a su salida de la última sesión del juicio. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Miguel Rosendo, a su salida de la última sesión del juicio. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La acusación asevera que el líder de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel se "apropió" de las mentes de sus acólitos a través del "engaño espiritual" ► La causa quedó vista para sentencia tras una sesión de más de nueve horas

En la trigésima sesión del juicio conocido como de los 'Miguelianos' llegó el turno de los informes finales de las partes. El Ministerio Fiscal considera probada la "estructura" sectaria del grupo y los delitos de abusos cometidos por Miguel Rosendo que se desprenden de varias testificales. Por su parte, la acusación particular mantiene que el líder y fundador de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel tuvo una "conducta criminal" con los que eran sus acólitos. 

Por la Audiencia de Pontevedra han desfilado, además de los acusados, 118 personas, entre testigos y peritos.

La causa quedó este martes vista para sentencia en la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, tras una trigésima sesión que se ha alargado más de nueve horas. El tribunal tendrá que dictar antes del día 11 de diciembre –fecha en la que se cumplen los cuatro años de prisión preventiva del líder del grupo, Miguel Rosendo– o el acusado principal saldrá en libertad provisional pues ya no caben prórrogas. 

MIGUEL ROSENDO. El líder de la Orden y Mandato San Miguel Arcángel, Miguel Rosendo, hizo uso de su última oportunidad para dirigirse a la sala para asegurar que "nunca" quiso "romper la libertad" de nadie en el seno de esta organización, reconocida por la Iglesia como asociación pública de fieles.

Rosendo ha tenido palabras de agradecimiento para su abogado y para quienes "han creído" en su inocencia, y ha dado gracias a Dios por haber podido conocer a todos los que formaban parte de la extinta orden, incluidas las personas que lo acusan de abusos sexuales y coacciones.

Ha afirmado que le "duele profundamente" que lo señalen como líder, fundador de la orden de los Miguelianos o como "padre". Por lo demás, ha aseverado que "nunca" la orden "desobedeció ningún mandato de la Iglesia", y ha añadido que todo cuanto hizo fue "puesto en manos y conocimiento de los obispos".

La Fiscalía considera probada la "estructura" sectaria de los Miguelianos y los 'abusos' de Rosendo

INFORME DE LA FISCALÍA. El fiscal de la causa, Juan Pablo Martínez, ha sostenido que tras la prueba practicada considera probada la "estructura" de "secta" de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel con Miguel Rosendo "en la cúspide" y que de las diferentes testificales se desprende que "no se hacía nada sin el consentimiento" del líder. 

El fiscal ha manifestado que en los Miguelianos se produjo una "despersonalización" de los miembros propia de una "estructura" de "asociación ilícita" y ha descrito cómo el líder fue "fraguando la docilidad de las víctimas" en base a una técnica de "premios" y "castigos", así como que varios testimonios han reconocido que Rosendo se convirtió en alguien "imprescindible" para ellos. 

Por todo esto, el Ministerio Fiscal pide de 66 años de prisión para Miguel Rosendo por un delito de asociación ilícita, 12 contra la integridad moral, cinco de coacciones y tres contra la libertad sexual –uno de agresión sexual continuado y dos de abuso sexual continuado–. 

El fiscal se ha ratificado en sus peticiones para los otros seis miembros de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel acusados. Mantiene que Ivana Lima, Belén Esmerodes, José Carlos Acevedo e Iria Quiñones sean condenados a dos años de prisión por asociación ilícita. No obstante, para los acusados –y también considerados víctimas– Esteban Riobó y Dolores Espiñeira el Ministerio Fiscal ha reducido la petición de pena a 11 meses de prisión y 12 meses de multa a razón de seis euros cada día, un total de 2.160 euros. 

Asimismo, el fiscal pide que se aplique la "libertad vigilada" como medida de seguridad y "tratamientos externos" para que sean asistidos psiquiátricamente ya que aprecia en ellos "eximentes incompletas de afectación de la capacidad intelectiva y volictiva", es decir, que ve comprometidas sus capacidad de decisión y su voluntad.

La abogada de la acusación, Ana Reguera, ha manifestado que Rosendo se 'apropió' de las mentes de los miembros del grupo a través del 'engaño espiritual' 

"PASIVIDAD" DE LA IGLESIA. Respecto a la responsabilidad civil subsidiaria del Obispado de Tui-Vigo, que se fundamentó en que "la constitución y funcionamiento de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel estuvo amparada y actuaba al servicio y bajo la dependencia del Obispado", el fiscal ha añadido que hubo una "actitud pasiva" por parte de la Iglesia al no reaccionar en 2006 cuando la madre de un miembro de la Orden alertó al obispo Luis Quinteiro Fiuza de "comportamientos raros" en el grupo.

INFORME DE LA ACUSACIÓN PARTICULAR. La abogada de la acusación, Ana Reguera, que representa a familiares y exmiembros de la Orden, ha manifestado que Rosendo se "apropió" de las mentes de los miembros del grupo a través del "engaño espiritual" y de una sucesión de "episodios fantasmagóricos" asumidos por las presuntas víctimas "sin cuestionárselos". 

La acusación particular, por su parte, solicita un total de "82 años" de prisión para el líder de la Orden, al que considera autor de una veintena de infracciones penales, incluidos delitos de agresión sexual continuada, coacciones, lesiones psíquicas, contra la integridad moral, estafa o subsidiariamente de apropiación indebida y contra los derechos de los trabajadores. 

DEFENSA. Por su parte, el abogado de Miguel Rosendo, Marcos García Montes, ha insistido en solicitar la libre absolución de su cliente y su inmediata puesta en libertad provisional, a punto como está de cumplir el próximo 11 de diciembre el tope de cuatro años de prisión preventiva.

"No quiere venganza, ni –tiene– deseos de perjudicar a nadie, sino su libertad e inocencia", ha proclamado García Montes.

Miguel Rosendo proclama que nunca quiso "romper la libertad" de nadie
Comentarios