"¿Cómo defiendes una guerra?"

La delegación del IES Luís Seoane superó el duro trago de representar a Rusia en Unesmun, el modelo de la ONU que busca fomentar el diálogo y la cooperación mediante el debate
Delegación de alumnos del IES Luís Seoane en Unesmun. DP
photo_camera Delegación de alumnos del IES Luís Seoane en Unesmun. DP

"¿Cómo defiendes una guerra?". Fue la pregunta que se formuló un grupo de siete estudiantes de 1º de Bachillerato del IES Luís Seoane que la semana pasada participaron en Unesmun, el modelo de Naciones Unidas organizado para la Red de Escuelas Asociadas a la Unesco, de la que forma parte el instituto de Monte Porreiro.

Carlota Torres, Uxía Torres, Brais González, Emma Arosa, María Jesús Abelleira, Laura Rey y Ainara Álvarez forman este grupo, coordinado por Jesús Escariz, profesor de Filosofía. Es la sexta edición de Unesmun, la primera para este equipo y, al igual que en 2021, para su desconsuelo, se celebró en formato online.

El Modelo de Naciones Unidas (MUN) aplicado a la enseñanza persigue fomentar entre la juventud una educación en y para el diálogo, promoviendo valores como la cooperación y la consecución de acuerdos por medio del debate, por lo que tienen que llegar a una resolución conjunta. En los debates, que se celebraron en las tardes del 31 de marzo y el 1 y 2 de abril para adaptar los horarios a las nuevas incorporaciones, de República Dominicana y México, participaron 24 centros educativos de todo el mundo.

En Unesmun participaron 24 escuelas de todo el mundo y cada una representó a un país con puesto en la ONU, elegido al azar

La preparación comenzó a principio de curso, pero no fue hasta hace unos dos o tres meses que supieron a qué país tendrían que representar en los cinco órganos de la ONU. El azar quiso asignarle a la delegación pontevedresa el papel de Rusia de entre todos los países que forman parte de la organización.

"Nos vimos metidos en un marrón del que no sabíamos como salir. Incluso pensamos en no participar", recuerdan. Y eso que en esos momentos todavía no se había producido la invasión de Ucrania. "Daquela eramos optimistas, eu pensaba que non ía pasar nada -admite el docente-. Cando estalou a guerra vimos que ía ser moi difícil de defender". "Pensabamos que non iamos ter argumentos", apunta Carlota. "¿Cómo defiendes una guerra? No tienes argumentos contra eso", añade María Jesús.

CINCO TEMAS. Siguiendo el modelo de Naciones Unidas, a cada alumno -debatieron cinco por delegación- le correspondió un órgano, con su respectivo tema: eliminación de la discriminación racial (Asamblea General), protección del patrimonio histórico mundial (Consejo Ejecutivo), trabajo doméstico no remunerado (ONU Mujer), transición energética (Consejo Económico y Social) y violencia sexual en conflictos armados (Consejo de Seguridad).

Así, Jesús explica que los temas que se iban a debatir "eran outros", pero que aunque "nunca defenderon o conflito", no podían evitar el telón de fondo, sabiendo, además, que estallaría una crisis institucional en pleno debate "e a ONU non lle pode dar as costas ao resto do que pasa no mundo". Prepararon cuatro escenarios de crisis, relata María Jesús. "Que mataran a Putin, que mataran a Zelenski, que la OTAN mandara todas sus tropas a Rusia y un bombardeo nuclear".  ¿Les tocó alguna de estas? No. "Nos cayó el conflicto del Sáhara entre España y Marruecos", recuerdan con sorpresa.

"Preparamos cuatro escenarios de crisis y al final nos tocó el conflicto del Sáhara entre España y Marruecos"

El secreto para ponerse en el papel de los rusos, "o máis difícil de defender", explica Carlota es "deixar os teus ideais a un lado" y también , coinciden todos, estar "muy bien informados" y buscar toda la legislación posible para apuntalar sus argumentos. "É difícil non tomalo como algo persoal". "Queriamos que os alumnos se cresen rusos, pero que non se volveran rusos", apostilla el docente.

La idea central del proyecto es que los estudiantes trabajen como verdaderos miembros de la ONU, representando a un país, por lo que tienen que conocer al dedillo las leyes de la correspondiente nación y cómo llegar a pactos diplomáticos con otras. Es, apunta María Jesús, "como un juego de rol", en el que estuvieron muy atentos a las alianzas internacionales para preparar "las defensas y ataques" a los diferentes contrincantes del debate. "É un simulacro que busca acordos entre potencias extremas", apunta Jesús. "Casi todos iban contra Estados Unidos", recuerdan, mientras "Colombia y Noruega fueron con un perfil bajo". "Te centras más en los rivales tradicionales de Rusia".

TIEMPO LIBRE. Los jóvenes, al que su profesor define como "un alumnado moi participativo" en otros proyectos que se desarrollan en el instituto, coinciden en que Unesmun, que preparan durante "muchas tardes", le ayuda a "mejorar la oratoria y a buscar documentación", pero que también les quita tiempo. ¿Cómo lo hacen? "Sacrificando horas de sueño y clases que tenemos que recuperar después". 

Es por eso que tienen serias dudas de si podrán seguir con la actividad el próximo curso, ya en el complicado y trascendente 2º de Bachillerato. "Si aún fuera presencial [en Madrid]... Así se ve de una forma totalmente diferente".