La competencia ilegal de Amazon en la ciudad tiene 59 años y roba 'a la carta'

Un servicio de 'delivery' tan eficaz como variopinto: desde caros güisquis hasta ropa de marca y embutidos
Material incautado en la operación Cardhu. DP
photo_camera Parte del material incautado a 'Amazon' por la Policía Local. DP

Quien más quien menos ha utilizado en alguna ocasión el comercio online, un servicio que se disparó durante los meses del confinamiento y que acabó asentándose entre las prácticas de gran parte de la sociedad.

Pero siempre hay quien recela de emporios como el del magnate Jeff Bezos y, en vez de financiar plataformas de intermediarios, prefiere apostar por emprendedores locales, que en ocasiones resultan incluso más económicos.

Ese contexto fue el que animó a un vecino de Monte Porreiro de 59 años a reorientar su actividad profesional y apostar por el delivery. Así, sus clientes le hacían encargos, él los completaba con sorprendente prontitud y a continuación los entregaba tras percibir el correspondiente pago. El cliente satisfecho y el empresario todavía más.

Un negocio redondo y muy próspero de no ser por un matiz: que el vendedor no tenía proveedores convencionales, sino que adquiría los artículos al descuido en tiendas y negocios de Pontevedra. Es decir, robaba a la carta.

Sus andanzas son bien conocidas por la Policía Local desde hace años. Ya en 2018 le intervinieron unas hojas con anotaciones de encargos de piezas de ropa que pretendía robar, junto con nombres, edades y tallas, así como elementos para eludir las alarmas de los establecimientos: ganzúas, papel de aluminio, etc.

En ocasiones, el caco utilizaba las consignas de céntricos supermercados para esconder los pedidos. Ese mismo año 2018, los policías le requisaron la llave del cajón de un súper que escondía piezas de ropa hurtadas.

El hombre es conocido en el ambiente policial y entre sus 'clientes' con el apodo de 'Amazon', por su rapidez a la hora de conseguir y entregar la mercancía

'AMAZON'. Este delincuente es conocido tanto en el ambiente policial como entre sus clientes con el apodo de Amazon, por su rapidez a la hora de conseguir y entregar la mercancía. Su último encargo fue abortado por la Policía Local el pasado día 11, cuando una patrulla lo localizó en Monte Porreiro caminando con dos bolsas de plástico.

Al ver a los agentes, cambió de ruta y apuró el paso camino de su casa, pero fue abordado antes. Portaba cuatro botellas de güisqui marca Cardhu, diez envases de panceta curada, dos pares de zapatillas Adidas y Pull & Bear de distintas números, pantalones Adidas, papel de aluminio, cinta de carrocero que asemeja la forma de las alarmas de seguridad y un total de 1.550 euros.

Ante la incongruencia de las explicaciones aportadas sobre el origen y el destino final de estos productos, los policías acabaron incautándose de los mismos –que quedaron custodiados en dependencias policiales– mientras que el sospechoso será investigado por un presunto delito de hurto.