El compost tiene lista de espera

La demanda de abono natural de los centros de compostaje se dispara en Pontevedra ►El Concello tiene 103 peticiones pendientes de atender y una red de mil vecinos que usan este fertilizante en huertos o jardines
Vecinos observando el funcionamiento de un compostero comunitario ubicado en el barrio de Campolongo. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Vecinos observando el funcionamiento de un compostero comunitario ubicado en el barrio de Campolongo. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La demanda de compost se dispara en Pontevedra. Así lo ponen de manifiesto los datos de los centros de compostaje instalados por el Concello en distintos barrios de la ciudad. La red de vecinos adheridos a este sistema, que permite recoger el abono que se produce tras el reciclaje de basura orgánica, está formada por mil vecinos. En la actualidad, hay una lista de espera de 103 particulares (familias o viviendas) que están pendientes de recibir una remesa de fertilizante para su uso privado, como en huertos o jardines.

En el primer semestre de 2022, el plan de compostaje comunitario produjo 114.700 litros de compost. "Todos estes litros foron reutilizados, cumprindo ao cen por cen as premisas da economía circular e, incluso, quedaron demandas sen atender por falta de compost", explica la Concellería de Residuos, que dirige Raimundo González Carballo.

Del total de abono ecológico certificado entre los meses de enero y junio, 112.500 litros fueron entregados a 231 particulares. Los 2.200 litros restantes se destinaron a la Concellería de Medio Natural y Desenvolvemento Sostible, que los utilizó en las huertas urbanas de la ciudad.

El Concello espera atender pronto las 103 peticiones de compost que tiene en cartera, una situación muy distinta a la vivida el año pasado, cuando el excedente de este producto orgánico obligó a colocar grandes sacos al lado de los centros de reciclaje para que los vecinos se autoabasteciesen.

El reclamo del compost, "de altísima calidade", ha aumentado desde entonces. Y el Concello lo atribuye a tres factores: "a importancia dos produtos de quilómetro cero, a produción propia e as novas formas de vida derivadas da pandemia".

En la actualidad, la ciudad dispone de 35 composteros comunitarios repartidos en distintas zonas. Las últimas islas para depositar biorresiduos estaban previstas en la Rúa das Devesas, en A Parda; en la avenida de A Coruña, en O Burgo; en el Camiño Vello de Castela; en el Parque de Amalia Álvarez y en Campolongo. En este último barrio se proyectaron dos centros: uno en el Parque da Seta y otro en Alcalde Hevia, que supondría la ampliación del que ya hay en la zona.

El objetivo municipal con el nuevo contrato de basuras es que la red de islas de reciclaje en los barrios llegue al centenar. Este tipo de instalaciones constituyen una de las tres patas sobre las que se apoya el Plan Composta. Las otras dos son los composteros individuales, que se han repartido de forma gratuita en las parroquias del rural, y los contenedores marrones instalados en todo el casco histórico y parte del ensanche de la ciudad.

Aunque ahora es voluntario, el reciclaje de restos de comida será obligatorio cuando se renueve el servicio de basuras. De esta manera, Pontevedra aspira a cumplir con la actual legislación medioambiental, que tratar de reducir los residuos que se envían a incinerar dándoles una segunda vida.

La licitación del contrato de basuras se demora

La licitación del contrato de basuras de Pontevedra se demora. Está pendiente de que la Oficina Central de Evaluación, que es un organismo que depende del Ministerio de Hacienda, dé el visto bueno a este proceso. El organismo estatal ha solicitado al Concello nueva documentación y aclaraciones respecto a los pliegos del concurso, que cambiará por completo el sistema de recogida y tratamiento de residuos en la capital provincial.

SERVICIO PRORROGADO. El actual servicio de basuras está prorrogado. La moratoria, de un año, expirará el 9 de junio de 2023. La firma Prezero es la encargada de gestionar este contrato. El cambio de nombre de la concesionaria fue informada por la Xunta de Goberno local el pasado 11 de abril, después de que la compañía alemana comprase la antigua Cespa, la filial de medio ambiente de Ferrovial.

6,28 MILLONES. Pontevedra pagará este año 6,28 millones de euros por el servicio de basuras. El incremento se debe a la revisión de precios. 214 millones de euros El de las basuras será el mayor contrato de un servicio público en la historia del Concello de Pontevedra. Se licitará con un presupuesto de 214.041,60 euros y un plazo de duración de 20 años.

Comentarios