Los comuneros de Xeve estudian financiar la batalla judicial contra la A-57

El colectivo decidirá el día 20 en asamblea si ayuda a Adega con los gastos derivados del recurso contra el segundo tramo de la circunvalación
Jesús Castro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Jesús Castro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La Comunidade de Montes de Santo André de Xeve estudiará la posibilidad de financiar la batalla judicial contra la A-57. El colectivo decidirá el próximo 20 de abril si ayuda a Adega con los gastos derivados del recurso contencioso-administrativo que se presentará en la Audiencia Nacional para tratar de frenar la construcción del segundo tramo de la circunvalación, entre los núcleos de A Ermida (Marcón) y Pilarteiros (Xeve). Lo hará por medio de una asamblea que se celebrará a las 18.00 horas en la Casa da Cultura, en el lugar de Sobral.

La entidad parroquial está afectada por el trazado de la carretera, que el Ministerio de Transportes resucitó el año pasado con la actualización del estudio de impacto ambiental. Así lo asegura su presidente, Jesús Castro, que señala que la obra perjudicaría la zona de la Rega da Moura, de propiedad comunal.

La ayuda que plantea este colectivo asciende a 750 euros, que pagarían una parte de los 9.500 euros que se necesitan para llevar este asunto a los tribunales. "De aprobarsse, a achega sería para defender que se paralice unha infraestrutura que non vemos necesaria", destaca Castro.

Adega ha iniciado una campaña de recaudación de fondos para sufragar los gastos de este litigio. A cada afectado se le solicita la cantidad de 250 euros, según el presidente de la Comundade de Montes de Santo André de Xeve, que confía en que esta batalla en la Audiencia Nacional logre frenar un proyecto que Transportes quiere ejecutar.

Todos los partidos políticos e instituciones coinciden en la necesidad de completar la circunvalación de Pontevedra, cuyo primer tramo entre Vilaboa y el núcleo de A Ermida, en la parroquia de Marcón, finalizará este año tras más de un lustro de retraso. Los grupos municipales de BNG, PP y PSOE también reclaman al Estado que el diseño del segundo tramo de la A-57 tenga el menor impacto posible. Pero vecinos de Xeve y Bora y distintos colectivos ecologistas muestran un rechazo frontal a un proyecto que piden meter en el cajón.

Comentarios