El Concello de Pontevedra ampliará el alcantarillado a zonas sombra del rural

Abilleira anuncia en el Pleno nuevos proyectos para llevar el servicio a dos aldeas de Bora y Cerponzóns que no estaban incluidas en el plan de mejoras del contrato con Viaqua

Los tres grupos de la Corporación apoyaron este lunes la moción para extender el saneamiento a todas las casas del rural. GONZALO GARCÍA
photo_camera Los tres grupos de la Corporación apoyaron este lunes la moción para extender el saneamiento a todas las casas del rural. GONZALO GARCÍA

El Concello de Pontevedra ampliará el alcantarillado a zonas sombra del rural. La concejala del Rural, María Xesús Abilleira, confirmó este lunes en el Pleno que ya están en redacción los proyectos para llevar este servicio básico a dos aldeas de Bora y Cerponzóns que no estaban incluidas en las obras que se están ejecutando en las parroquias y que forman parte de las mejoras del contrato del agua, que gestiona la empresa Viaqua. 

Las actuaciones se llevarán a cabo en O Tombo (Bora) y A Meán (Cerponzóns) y reafirman el compromiso del Gobierno local con la extensión del saneamiento a viviendas que quedaban fuera de la actual red. El anuncio de Abilleira se produjo durante el Pleno municipal, que debatió una moción del PSOE que solicitaba al Ejecutivo que preside el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores su apoyo para instar a Viaqua a rematar la red de fecales y el abastecimiento de agua "o antes posible" y a diseñar un plan de “expansión” para que las casas sin este servicio puedan contar con él.

La iniciativa del segundo partido de la oposición se aprobó por unanimidad de los tres grupos de la Corporación. BNG y PP respaldaron la propuesta, que los socialistas aprovecharon para cargar contra la gestión de sus exsocios de gobierno en Pontevedra. El concejal Marcos Rey criticó el retraso de las obras de saneamiento, que tenían que estar listas en octubre de 2021; señaló que en parroquias como Verducido "non hai ningunha casa conectada" y que la ejecución de estas obras dejarán fuera de este sistema "a máis de 30 casas, a miña incluída". 

La edil del Rural evitó el cuerpo a cuerpo con Rey. Limitó su intervención a exponer el grado de ejecución de los trabajos para completar el saneamiento, que llegará "ao 99" de los domicilios, y a admitir la demora de los mismos, que también detalló. 

Abilleira aludió a la pandemia del coronavirus, a la crisis de suministros y al mal tiempo como tres factores que han ralentizado el despliegue del saneamiento. Pero recordó que "o principal obstáculo" para estas actuaciones son dos: "a tardanza nas acometidas individuais" por parte de algunos vecinos, a los que se les ha dado más tiempo del previsto para que no tengan que pagar de su bolsillo la apertura de zanja para el enganche y el posterior asfaltado, y la dificultad para gestionar permisos con particulares para que las tuberías pasen por sus propiedades. 

La obtención de estas autorizaciones ha sido especialmente difícil en Verducido, parroquia en la que reside el socialista Marcos Rey. Finalmente, y tras meses de negociaciones, la mediación de un tercero logró que un vecino facilitase a Viaqua los terrenos para completar el saneamiento en la parroquia. Las obras, presupuestadas en más de dos millones de euros, empezarán en julio. Los permisos para construir una pequeña depuradora en Fragoso, en Santo André de Xeve, también se resisten. 

En la actualidad, el alcantarillado está ejecutado en cinco de las doce parroquias que aún carecían de él. Son Campañó, Marcón, Salcedo, Lérez y Tomeza. En las siete restantes, el grado de ejecución varía: en Santo André de Xeve está hecho el 70% en la zona Norte y el 95% en el Sur; en Santa María de Xeve, Lourizán y Alba se ha llegado al 99%; en Bora y Cerponzóns al 95% y en Verducido al 80%.

El retraso en la ejecución de las obras también motivó la reacción del PP. Su portavoz, Rafa Domínguez, pasó de perfil por este debate, aunque señaló que el plan "va tarde, mal y a rastro". También recriminó al PSOE que ahora, en la oposición, “se dé cuenta de que en el rural hay carencias” y que, cuando gobernaba con el BNG en bipartito, “no dijese nada”.

"Non imos negar que se incumpren os prazos, pero son proxectos complexos e houbo contratempos que, na maioría dos casos, non son responsabilidade da empresa", señaló la edil del Rural, que evitó poner fecha al final de estos trabajos, que darán servicio a 3.155 vecinos del rural e implicarán una inyección económica sin precedentes. "É a maior inversión feita na historia do rural”, dijo Abilleira tras citar los más de 58 millones de euros que se destinarán al saneamiento y a la extensión de la traída municipal.