El Concello evalúa los daños del parque forestal de A Fracha: "É desolador"

Medio Rural dio por controlado este lunes el incendio, que arrasó 380 hectáreas en los municipios de Pontevedra y Ponte Caldelas, dos días y medio después de empezar a arder
 
Vista del incendio de A Fracha desde el mirador de A Canicouva. DP
photo_camera Vista del incendio de A Fracha desde el mirador de A Canicouva. DP

Dos días y medio después de iniciarse las primeras llamas en Xustáns (Ponte Caldelas), la Consellería de Medio Rural dio por controlado a las 12.05 horas de este lunes el incendio de A Fracha, que arrasó 380 hectáreas entre este municipio y Pontevedra.

En esos momentos también la concejala de Protección Cidadá de la capital, Eva Vilaverde, hacía balance de la afección del fuego en el municipio, sobre todo en el parque forestal de A Fracha, una de las joyas del bosque pontevedrés.

"No miradoiro da Canicouva non chegou a entrar, porque se fixo un cortalumes e freou na pista xusto de debaixo, pero hai unha parte do parque forestal que si está afectado -explicó-. Xa estivemos o sábado facendo unha inspección ocular, pouco máis".

Durante esta semana "pasarán os técnicos para avaliar cal é a situación, que medidas hai que adoptar e cales non, porque tampouco sabemos a afección exacta das prantas e árbores". Algunas, apuntó a edil, "están queimadas, pero non sabemos se algunha é recuperable. Terán que valorar os técnicos ata onde se produciron os danos e que medidas se adoptarán para recuperar esa parcela", que se emplaza "pasando o miradoiro, cara arriba», en alusión al Couto das Forcadas.

"É desolador ir alí e ver toda a superficie, todo o val, o preto que chegou a algunhas casas, porque había unha fronte cara o Vilar e Ponte Sampaio e outra cara o miradoiro. Foron momentos tensos, de preocupación, e de contacto permanente cos veciños, que eran a prioridade". Y "moi preocupados", insistió, "porque isto se pode repetir e é un inferno constante pasar todos os veráns así".

También se refirió a la situación que se generó tras el corte de luz realizado en A Canicouva en la misma noche del viernes. "Enterámonos polos veciños, preguntamos e dixéronnos que era por protocolo de control de incendios, para controlar o avance do lume, focos, orientación... O problema é que pola mañá seguía cortada e empezou a descoordinación e as queixas dos veciños, con información contraditoria. Despois empezaron a dar luz con xeneradores".

Hasta las ocho de la mañana del sábado la Xunta había desplegado cinco técnicos, 27 agentes, 64 brigadas, 43 motobombas, cuatro palas, una unidad técnica de apoyo, ocho aviones y diez helicópteros para extinguir el fuego. También se desplegó la Unidad Militar de Emergencias (Ume). "Non escatimaron en recursos", admitió la concejala, que felicitó a todo el operativo implicado.

Comentarios