viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

El Concello financiará el diseño de los planes para explotar y proteger el monte

El edil del Rural, Alberto Oubiña (derecha), se reunió el miércoles con miembros de la Mancomunidade. D. FREIRE
El edil del Rural, Alberto Oubiña (derecha), se reunió el miércoles con miembros de la Mancomunidade. D. FREIRE
Se destinará 80.000 euros a un convenio con las Mancomunidades para la reordenación de los terrenos forestales de Pontevedra

El Concello financiará el diseño de los planes de ordenación forestal que las comunidades de montes deben tener hechos por Ley. Y lo hará con cargo a un convenio de 80.000 euros que firmará con la Mancomunidade de Montes de Pontevedra, de la que forman parte 14 entidades comunales: Ponte Sampaio, Verducido, San Andrés de Xeve, Santa María de Xeve, Castro Lampán (Bora), Salgueiral (Bora), Lourizán, Lérez, Tomeza, Salcedo, Marcón, Mourente, Campañó y A Canicouva. 

La elaboración de estos proyectos, que subvencionarán las arcas municipales, determinarán los usos de las más de 2.600 hectáreas de superficie comunal que existen en Pontevedra. En estos documentos se deberán plasmar cuestiones como la gestión presente y futura del monte; los lugares donde se prevén realizar plantaciones y qué tipo de árboles se utilizarán y la creación de zonas de defensa forestal ante hipotéticos incendios o riadas. 

El concejal del Rural, Alberto Oubiña, explicó este jueves que la inversión permitirá "ter un monte ordenado que redundará non beneficio xeral tanto para a cidade como para o rural". 

La elección de la Mancomunidade como intermediario responde a criterios de eficacia. Las únicas instituciones comunales que no participarán de los convenios son Mourente, Campañó y Marcón. Las dos primeras ya cuentan con sus propios planes de ordenación forestal, mientras que la tercera lo elaborará al margen de las ayudas del Concello. 

El edil del Rural, Alberto Oubiña, asegura que las obras para el parque forestal de A Tomba, en Campañó, está pendiente de informe

Oubiña recordó, por otra parte, que la reunión con miembros de la Mancomunidade –que tuvo lugar el pasado miércoles– sirvió también para analizas otra de las patas de trabajo municipal en materia medioambiental: la creación de parques forestales. El de A Tomba, en la parroquia de Campañó, está pendiente de un informe. Este espacio, situado muy cerca del campo de fútbol de hierba sintética, ubicado al lado del colegio Los Sauces, contará con una superficie de 67,98 hectáreas. 

El parque forestal de A Fracha está en proceso de tramitación y el de Verducido, emplazado en O Pontillón do Castro, ya ha sido adecentado. 

INCENDIOS. Otra de las líneas de trabajo del programa Monte Vivo gira en torno a la prevención de incendios. El objetivo es crear una especie de anillo verde que sirva de barrera natural contra posibles fuegos. Para ello habrá que hacer cortafuegos y plantar árboles más resistentes, eliminando así eucaliptos, una especie que los expertos catalogan como pirófita. 

Mourente y Campañó ya tienen planes de ordenación del monte. Marcón lo elaborará al margen de las ayudas municipales

Esta iniciativa, que bordea las competencias municipales, tendrá que hacer frente a su principal hándicap: los propietarios privados. El Concello apelará a la voluntariedad para poder limpiar o acondicionar parcelas de terceros y construir allí las veredas, que podrán ser de distintos tipos: rozas del monte, plantación de nuevos árboles o una solución intermedia entre ambas fórmulas. 

La Mancomunidade de Montes de Pontevedra tendrá, nuevamente, un papel esencial en este plan. Será la encargada de identificar y localizar los solares de titularidad privada que puedan formar parte de la nueva fase del Monte Vivo, que este año se incorporará a la campaña ecologista del Concello: el Efecto PO2.

Entre 2007 y 2012 se invirtieron 2,4 millones en repoblar terrenos quemados
La oleada de incendios registrada en 2006 obligó a la corta de madera quemada y a la restauración posterior de las superficies que fueron pasto de las llamas en Pontevedra. Entre 2007 y 2012, las comunidades de montes –a través del plan municipal Monte Vivo– invirtieron 2,4 millones de euros en la repoblación forestal. De este dinero, el Concello aportó más de un millón.

Más cortafuegos
Aquella primera edición del plan Monte Vivo se recupera ahora, aunque con otra filosofía. El objetivo es que, por un lado, el monte tenga usos productivos a través del cultivo de distintas especies. Por otra parte, también se quiere reducir el impacto de posibles incendios con más cortafuegos y menos eucaliptos.

24 hectáreas al año
Los fuegos arrasaron una media de 24 hectáreas al año en Pontevedra entre 2007 y 2012. En 2006 se registraron más.

El Concello financiará el diseño de los planes para explotar y...
Comentarios