Condenado por aprovecharse sexualmente de su prima cuando tenía once años

La Audiencia Provincial, que entendió los hechos perfectamente acreditados, condenó al investigado a una pena de diez años de prisión
Entrada principal de la Audiencia de Pontevedra. GONZALO GARCÍA
photo_camera Entrada principal de la Audiencia de Pontevedra. GONZALO GARCÍA

La víctima tenía once años, tal vez menos (no quedó del todo claro el inicio de los abusos), y el agresor, más de 40. Aprovechándose de la relación de confianza, "prevaliéndose de la situación de superioridad que le daba ser primo de la menor de trece años", comenzó a ganarse su confianza desde que ella tenía muy corta edad. "Continuando con su progresión delictiva y en una pluralidad de ocasiones", continúa la sentencia. El acusado, primo segundo de la víctima, abusó sexualmente de ella de forma continuada, hasta que, cuando la niña había cumplido los doce, el acusado fue sorprendido in fraganti por su propia madre.

A consecuencia de los hechos, la víctima sufrió un cuadro ansioso compatible con el síndrome de estrés postraumático que se genera en estos casos, persistiendo "un deterioro del funcionamiento a nivel social e interpersonal", explica el dictamen.

Por todo ello, la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, que entendió los hechos perfectamente acreditados, condenó al investigado a una pena de diez años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales cometidos sobre una menor de trece años.

A esta pena se añade, en concepto de responsabilidad civil por los daños causados, el pago de una indemnización de 20.000 euros.

Contra el dictamen, el penado podrá recurrir ante el Tribunal Supremo.