jueves. 20.02.2020 |
El tiempo
jueves. 20.02.2020
El tiempo

Condenados por robarle los clientes a su jefe y hacerle la competencia

Juzgados de Pontevedra. ARCHIVO
Juzgados de Pontevedra. ARCHIVO
Tras ser despedidos, sustrajeron información confidencial y fingieron que eran los únicos representantes de Bayer en Pontevedra

El Juzgado de lo Penal número 2 ha resuelto un caso de pirateo industrial con la condena de los dos acusados a dos años de prisión para cada uno, tras reconocer que se apropiaron de información confidencial de su antigua empresa para montar una nueva, quedarse con 400 clientes y fingir ante ellos que eran los únicos representantes de Bayer en la zona de Pontevedra.

La trama se gestó a finales de 2017, cuando ambos fueron despedidos de la empresa Socel S.L. Uno de ellos, I.A.B. era socio fundador y desde 2014 se encargaba del área de agricultura; P.P.G. fue contratado en febrero de 2017 como comercial. El primero se negó a firmar un acuerdo de confidencialidad y el segundo no superó el periodo de prueba.

De forma deliberada y previamente pactada, entre septiembre y noviembre, los dos decidieron apropiarse de un listado completo de unos 400 clientes que incluía, además de sus datos personales, la estrategia de venta utilizada con cada uno y un álbum con mil productos distribuidos por Socel, una información "tremendamente valiosa y sensible para la empresa".

Mientras tanto, I.A.B. creó la empresa Agrogalia S.L. junto a otras tres personas (entre ellas, la novia de P.P.G.), dedicada a la misma actividad que Socel y en la que el acusado realizaba la misma labor que en su anterior puesto. Su compinche fue contratado un mes después como comercial.

Sirviéndose de la información que habían sustraído, visitaron a varios clientes de Socel afirmando que esa empresa ya no era la representante de productos fitosanitarios de Bayer en la zona de Pontevedra y que ahora lo era Agrogalia, logrando con este engaño un jugoso beneficio que la afectada cifró en 500.000 euros. No obstante, el acuerdo de conformidad cifra en 115.000 euros la indemnización final a abonar.

Condenados por robarle los clientes a su jefe y hacerle la competencia
Comentarios