Tres condenados por trapichear con drogas en distintos puntos de la Boa Vila

La Audiencia dictó sentencia tras confesión de los acusados de los hechos ocurridos en Palamios, calle Estación y avenida de Marín
Calle Palamios. GONZALO GARCÍA
photo_camera Uno de los condenados fue interceptado el pasado año en la calle Palamios. GONZALO GARCÍA

Que los puntos de venta de drogas en la ciudad de Pontevedra se hallan muy repartidos en el momento actual es una realidad incontestable, y una clara muestra de ello son las tres sentencias dictadas en el plazo de una semana por la Audiencia Provincial en virtud de las cuales se condena a tres personas por venta de sustancias en puntos tan dispares como la calle Palamios, la avenida de Marín y la calle Estación.

El primer acusado, que respondía por los hechos ante la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, reconoció los hechos en aras de una reducción de pena, que finalmente quedó fijada en un año y medio de prisión. El individuo fue interceptado el 27 de febrero de 2021 después de venderles cuatro papelinas de cocaína a dos individuos en las inmediaciones de la calle Palamios. El tribunal consideró acreditada la atenuante de drogadicción expuesta y probada por el investigado antes de la vista oral, lo que le sirvió para eludir el ingreso en un centro penitenciario tras lo ocurrido.

El segundo de los encausados es un pontevedrés de 58 años con numerosos antecedentes policiales y penales por diversos delitos que, según detalla la sentencia, o están cancelados o no afectan en este caso a efectos de reincidencia. En su caso, la Policía le interceptó sobre las 18.00 horas del 10 de marzo de 2021 en la calle Estación después de vender una dosis de cocaína con una pureza próxima al 95 por ciento a un tercero. Le fueron incautados, además, 50 euros que, según parece, procedían de la misma actividad ilícita.

En la sentencia, dictada igualmente por la vía del acuerdo entre las partes, se refleja una pena de un año y medio de cárcel que no cumplirá, siempre y cuando no cometa ningún delito en los próximos 36 meses. Además, se le impone el cumplimiento de tres meses y medio de trabajos en beneficio de la comunidad para eludir la prisión.

PAGO EN YUANES CHINOS. El tercer dictamen condenatorio procede de un caso curioso: la investigada es una mujer que efectuó una venta de drogas por la que cobró diez euros y cinco yuanes chinos.

Los hechos relatados ocurrieron sobre als 20.45 horas del 10 de marzo de 2021 en la avenida de Marín, en el estacionamiento disuasorio cercano a las antiguas naves de Malvar. Allí entregó la dosis de cocaína a otra mujer, que fue la que realizó tan peculiar pago.

En su caso, también eludirá la prisión, siempre y cuando no delinca en los próximos dos años.

Las tres sentencias dictadas tienen carácter fime y ya no pueden ser recurridas.