Viernes. 16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo

Condenan a O Mulo y sus socios a 128 años de cárcel por el alijo del 'Coral I'

O Mulo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
O Mulo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La Audiencia impone 11 años al capo, 13 menos de lo que pidió Fiscalía, y entre 6 y 8 años para los tres miembros del clan del Golfo afincados en España

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha vuelto a condenar a Rafael Bugallo Piñeiro, O Mulo, a dos penas que suman once años de cárcel por su participación en el intento de introducción de algo más de 1.200 kilos de cocaína que fueron aprehendidos en el buque Coral I en enero de 2015.

El capo cambadés, uno de los narcotraficantes más activos del siglo XXI, ha vuelto a librarse de una condena mucho mayor, pues el tribunal le absuelve del delito de pertenencia a organización criminal en grado de jefatura, lo que hace que la pena final sea muy inferior a la que el fiscal Antidroga solicitaba en un principio para él, que ascendía a 24 años.

Las penas han sido similares para los miembros de la tripulación del buque, que confesaron los hechos

El fallo incluye multas que no serán satisfechas y que rozan los 600 millones de euros para la mayor parte de los procesados. Los socios de Felo (otro de los apodos que emplea O Mulo) han sido condenados a penas de entre cuatro y ocho años de prisión, incluidos los tres integrantes de la organización colombiana que componían la oficina sudamericana del clan del Golfo en Galicia, Over Alberto Vence, Gerardo Holguín y Juan Manuel Ramos. Sorprende comprobar que las penas han sido similares para los miembros de la tripulación del buque, que confesaron los hechos, que para los narcotraficantes detenidos en tierra, muchos de los cuales dijeron desconocer el delito que se les atribuía. En total, el clan de O Mulo ha recibido una condena que suma 128 años de prisión por el alijo del Coral I.

El presidente de la sala segunda de la Audiencia, José Juan Barreiro, declara probado que os procesados Rafael Bugallo Piñeiro, Jaime Iván Bolados Geraldo, José Benito Vieites Reboeiras, Pedro Miguel Brea Gago e Juan Carlos Nogueira Oubiña "estiveron a traballar nunha nave industrial situada en Cabana de Bergantiños, nunha embarcación tipo planadora ou embarcación rápida de recreo de alta velocidade, carente de calquera medio de identificación, coa finalidade de achegarse a outras embarcacións en mar aberto para transbordar a droga que transportasen ata a costa". Se trataba del núcleo duro del grupo de O Mulo en Galicia. El dictamen añade que "a fisionomía e finalidade desta embarcación era a de poder percorrer grandes singraduras en mar aberto a altas velocidades aparentando ser un buque pesqueiro".

O Mulo une esta condena a la que dictó la misma sala hace escasos meses por el alijo de la planeadora en llamas de la playa de A Lanzada

El relato del juez subraya que todos ellos se concertaron en los últimos días de 2014 para iniciar la fase final del narcotransporte, estableciendo contacto con el Coral I (la embarcación nodriza que transportaba la droga) siguiendo las órdenes del fallecido Jorge Iván Salazar Castaño, el mayor narcotraficante colombiano afincado en Europa en aquel momento. El fallo señala que la Policía tuvo constancia, fruto de los seguimientos y las vigilancias, del punto exacto en el que se hallaba el buque, por lo que procedió a su abordaje antes de que partiese la citada lancha ubicada en Bergantiños para recoger la droga. A continuación, los agentes arrestaron a los narcos que se hallaban en tierra, comenzando por O Mulo, que se ocultaba en un zulo de su chalé de Corvillón, en el centro de Cambados.

La sentencia también considera probado que la lancha disfrazada de pesquero hallada en la nave de A Costa da Morte estaba preparada para salir al mar (algo que negaron los acusados). En cuanto a la motivación de las rebajas en las penas respecto a la petición fiscal, el juez expone que el grupo de O Mulo era un grupo y no una organización criminal, dado que se trataba de dos o más personas puestas de acuerdo para delinquir, pero no quedó acreditado que conformasen un colectivo que, con carácter indefenido y claros repartos de funciones, se dedicase a ello (lo que les otorgaría, según la jurisprudencia, el apelativo de organización).

O Mulo une esta condena, que podrá ser recurrida ante Tribunal Supremo, a la que dictó la misma sala hace escasos meses por el alijo de la planeadora en llamas de la playa de A Lanzada (ocho años y medio). En el horizonte tiene, además, un nuevo juicio, en este caso de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de estupefacientes.

Condenan a O Mulo y sus socios a 128 años de cárcel por el alijo...
Comentarios